Sebastián de la Barra, organizador de Lollapalooza Chile: "Seguramente el trap va a seguir siendo importante"

Paloma-MamiWEB

El productor analiza las innovaciones de la reciente versión de la cita y proyecta lo que viene para su décimo aniversario, en 2020.


240 mil personas en tres días y más de 130 artistas actuando en ocho escenarios. Son las cifras generales que deja la novena edición chilena de Lollapalooza, el mayor evento de música en vivo en el país, que nuevamente dio muestras de ambición y crecimiento con un Parque O'Higgins extendido en hectáreas y una parrilla que se amplía en géneros y se adapta a un público objetivo cada vez más joven.

"Quienes criticaron a ciertos artistas se han podido dar cuenta que hay tener una visión mucho más amplia y respetuosa. Pasó con Damas Gratis y con Américo, por ejemplo, que algunos creían que no encajaban en la línea Lollapalooza, pero a fin de cuentas son parte de los carteles más eclécticos que hoy vemos en los grandes festivales del mundo, que escapan de la tradición", explica Sebastián de la Barra, uno de los directores de la productora Lotus, firma a cargo de la cita en Santiago desde 2011.

Si se trata del fin de ciertas tradiciones (y el comienzo de otras), la apuesta de la reciente versión del evento por el trap y el género urbano en general, con más de una decena de exponentes locales y extranjeros, fue uno de los aciertos de la cita según De la Barra. Incluso lo ocurrido con Paloma Mami, el show más visto vía streaming de la historia de la cita, quien desbordó el escenario Lotus con una exitosa, caótica y breve presentación.

"Sin duda la vamos a seguir apoyando para que vuelva a un escenario mayor", dice el productor, quien cree que el urbano "es un género que está entrando con fuerza y que hay que ir evaluando y observando. Seguramente el trap va a tener una importancia en los próximos festivales. Iremos viendo año a año, pero lo claro que es vamos a seguir sumando diversidad", comenta.

En ese sentido, los realizadores de Lollapalooza ya tienen en la mira su próxima edición, la décima en el país, para la que buscan "sorprender y repasar los diez años". Por ahora, si bien no está contemplado seguir ampliando al recinto o la cantidad de asistentes, hay ideas que se evalúan para 2020, como volver a utilizar el Teatro La Cúpula del parque y llevar algunos shows paralelos a lugares emblemáticos de Santiago. "El festival se va a quedar por siempre en Chile", asegura el productor.

Comenta