Gremio del libro se reúne, confirma fundación y una nueva feria nacional

Aunque aún no se constituye legalmente, los representantes del mundo editorial han acordado la creación de la fundación y la realización de un encuentro literario en conjunto para el 2020.


Mientras sigue la espera sobre los detalles de la edición 2019 de la Feria Internacional del Libro de Santiago (FILSA) -no se hará en la Estación Mapocho-, que se anunciarán a fines de junio, las distintas organizaciones representantes de editores, libreros, distribuidores y escritores se han enfocado en buscar la manera de trabajar en conjunto la realización de actividades en torno al libro.

Así la Cámara Chilena del Libro, Editores de Chile, la Sociedad de Escritores de Chile (SECH), Cooperativa Editores de la Furia, la Corporación de Letras de Chile y el Observatorio del Libro y la Lectura de la Universidad de Chile, han acordado la creación de una fundación que, aunque aún no está constituida legalmente ni tiene definido su directorio, ya tiene planes para el próximo año.

La idea de crear una fundación surgió en 2018 cuando el conflicto en el gremio produjo la división y ausencia de algunas entidades en FILSA, que organiza la Cámara Chilena. La feria sufrió una notable baja de asistencia. Además, en paralelo, se desarrolló el primer Festival de Autores de Santiago (FAS), que reunió a los integrantes de la Corporación del Libro y la Lectura.

"El propósito que tienen la fundación es tener representación de todos los firmantes y en igualdad de condiciones. El foco principal es que a través de la fundación se pueda trabajar en conjunto para un proyecto de una feria país para el segundo trimestre del 2020", explica Viviana Azócar, gerenta de la Cámara del Libro.

Si bien aún no se han entregado mayores detalles, el encuentro definido para el segundo trimestre del próximo año es un nuevo proyecto que busca tener la participación de libreros, escritores, editores, centros de estudio, distribuidores, y universidades nacionales y extranjeras. "Es un proyecto renovado y que va a representar todas las visiones", añade Azócar.

A pesar de que el nuevo encuentro tiene detrás a las organizaciones en su conjunto, cada una de ellas tendrá la libertad de seguir llevando adelante las ferias del libro ya instaladas. La Primavera del Libro, el Festival de Autores (FAS), la Furia del Libro y la misma FILSA seguirán teniendo sus ediciones anuales en los distintos puntos de la capital.

Comenta