Elton John versus Freddie Mercury: porqué Rocketman no logró el fenómeno de Bohemian Rhapsody

cosa

Aunque ambas 'biopics' retratan a iconos de la música, la forma de contar cada historia, el factor comercial y la leyenda construida detrás de cada uno son algunos de los puntos que separan a estas producciones. En Chile, las diferencias de cifras de taquilla entre ambas son gigantes. Aquí, un grupo de críticos intentan descifrar por qué se dio tal desbalance.



Casi 50 años después de su formación, Queen ha vivido uno de los renacimientos más célebres de los últimos años. Y a diferencia de muchos músicos o agrupaciones que reviven sus años de gloria a causa de tragedias –como la muerte de un artista-, la banda encabezada por Freddie Mercury lo hizo a partir de la cinta biográfica Bohemian Rhapsody (estrenada en noviembre de 2018).

https://www.youtube.com/watch?v=01Sn153r9RY

El proyecto fue en éxito de taquilla, registrando a la fecha US$ 903.6 millones en el mundo. Todo eso despertó gran interés en la obra e historia de la banda. En su mes de estreno, por ejemplo, la música de Queen fue la más escuchada en Spotify, y sus éxitos incluso protagonizaron campañas publicitarias.

El buen resultado hizo que otras películas centradas en figuras de la música -y sobre todo de los 70- tomaran impulso. Fue el caso de Rocketman (2019), filme biográfico basado en la vida del astro británico Elton John, dueño de 50 años de carrera, títulos incontables y más de 300 millones de discos vendidos en el mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=Q7BEpxdkt2Q

Pero este filme dramático dirigido por Dexter Fletcher, también detrás de Bohemian Rhapsody -al lado del director Bryan Singer-, no logró el mismo desempeño que el proyecto de los hombres tras Don't Stop Me Now.

Desde su estreno a fines de mayo, ha facturado US$ 66,7 millones en Estados Unidos, quedando en el sexto lugar de las biografías sobre músicos: un ránking que lidera justamente Bohemian Rhapsody (US$ 216,4 millones totales).

En Chile, en tanto, contabilizó solo 15 mil espectadores en su primer fin de semana en cartelera; en tanto, la cinta de Queen en ese mismo lapso hizo 220.665 espectadores

Hasta ayer, además, Rocketman registraba 38 mil asistentes desde su debut el 30 de mayo, muy distante a Bohemian... y a otras recientes cintas del género, como Nace una estrella (alrededor de 87 mil espectadores totales), o Mamma Mía: vamos otra vez (82.921 espectadores totales).

¿Por qué Rocketman no enganchó al público al nivel de Bohemian Rhapsody? "También me he preguntado lo mismo, en especial porque siento que Rocketman es un muy buen musical", comenta el crítico de cine, René Martín.

Ese parecer es transversal: si bien ha obtenido críticas divididas, medios internacionales como Telegraph la han descrito como "emocionante, apasionante: un triunfo deliciosamente entretenido". Revista Rolling Stone, en tanto, la calificó como "el Bohemian Rhapsody de Elton John, con más sexo, drogas y con una interpretación espectacular de Taron Egerton" en el papel del compositor.

De hecho ese es uno de los primeros puntos en que ambas cintas se distancian: una es para todo espectador, y la otra calificada para mayores de 14 años. "En el caso de Bohemian Rhapsody la historia fue blanqueada, sanitizada respecto a la verdadera biografía de Freddie. Se soslayaron elementos centrales de su vida, y eso en beneficio de la aceptación de un público más masivo y sobre todo familiar. Una decisión estratégica de los productores", dice el crítico de música Marcelo Contreras, apelando sobre todo a la homosexualidad de Mercury y su diagnóstico de VIH, abordados en segundo plano en el filme.

Rocketman, además, apeló al género del musical, capturando a un público más específico. "Yo detesto los musicales", comenta el locutor radial y crítico de música, Alfredo Lewin. "Sin embargo Rocketman me encantó. Pero en el boca a boca se comentó que era un musical, que era fantasía, que no era la 'biopic'. Acá la gente vuela y todos cantan, y pensamos en La la land. Ahí se hizo un daño en la previa", considera.

"En varios aspectos Rocketman es una película más elaborada y de vocación menos masiva que Bohemian Rhapsody, y además más satisfactoria en términos artísticos", dice el crítico de cine Joel Poblete. "De partida, más que una biografía de un músico en el sentido tradicional del término, es un musical, o más bien una fantasía musical en torno a la vida del artista", añade.

¿Incidirá también la trayectoria y leyenda que arrastra cada figura? Los críticos se dividen. "Aunque indudablemente Elton John es un artista inmenso y su legado musical en la cultura popular es enorme", analiza Poblete, "quizás su impacto es menos transversal y masivo en una película que el de Freddie Mercury, que con Bohemian Rhapsody fue capaz de trascender distintas generaciones, llegando incluso a los más jóvenes que no conocían tanto la música de Queen".

El crítico René Martín concuerda: "Quizás Elton John, al estar vivo y coleando, no está a la altura de la leyenda imperecedera de Freddie Mercury. Quizás simplemente Queen es más grande que John".

Lewin discrepa. "Elton en Estados Unidos, para la taquilla, podría haber sido tres veces más popular que Mercury y Bohemian Rhapsody, porque Elton es un fenómeno americano. El más americano de todos los británicos de la historia". Y continúa: "No es que la gente quiera más a Mercury. Todo lo contrario: la gente quiere más a Elton John y Elton tiene suficiente catálogo, sino más, de grandes éxitos que Queen. El tema es cómo se manejó la editorial, la moral y la épica de la película de Queen. Y el empuje que le dio la compañía detrás, como nunca antes había visto".

"Hablamos de dos artistas que son extraordinariamente exitosos", suma Marcelo Contreras, "pero sí hay un elemento que juega en favor de Queen y que tiene que ver con la característica épica de su música y que finalmente involucra a una figura que está muerta".

Finalmente, cabe mencionar, cada cinta contó con el beneplácito de sus protagonistas y por ende, con una construcción deseada y específica de cada estrella: mientras los miembros vivos de Queen asesoraron el proyecto (accediendo incluso a las variaciones e inexactitudes que pudo tener la historia), John fue parte de los productores de la película -como también su esposo, el cineasta y publicista David Furnish-. Sobre esto, Lewin acota: "Si me preguntas si Freddie Mercury hubiera querido tener una película como Bohemian Rhapsody, me cabe en duda. Creo que Mercury habría preferido tener una película como Rocketman, a la altura de reflexionar sobre su propio pasado".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.