Rafael Gumucio sobre Violeta Parra: "Su gesto de suicidio fue político, quería llamar la atención"

Imagen RafaelGumucioWEB

El autor de Nicanor Parra, rey y mendigo, opina sobre la relación de éste con su hermana y de ella con sus hijos.



¿Tenía conocimiento de la existencia de esta carta?

Había hablado con Sabine y muchas veces me dijo que me la mostraría, pero quizás por una cuestión de timidez preferí no verla. Es raro que no se haya publicado antes porque Nicanor se la mostró a mucha gente, es una carta semi pública. No sé cuánto de Nicanor y cuánto de Violeta hay en esa carta porque esta es una transcripción que él hizo en los años 80, ya que el original se perdió. De todas formas he visto otras cartas de ella y tienen el mismo tono.

¿Cree que conocer esta carta cambia en algo la imagen pública de Violeta?

Creo que despeja un poco la idea de que ella se mató por amor, que era una sentimental, una pobre mujer enamorada de un suizo. La carta es de una gran violencia y el gesto de suicidarse es un gesto político, quería llamar la atención, al margen de que también estaba desesperada. La carta habla de una mujer dura y lúcida para escribir, un verdadero volcán.

¿Qué le parece lo que dice sobre sus hijos?

Con sus hijos hay un conflicto que es lo más polémico de la carta. Los dos hijos empezaron a brillar con luz propia, tenían una cantidad de éxito fruto de su propio esfuerzo, pero también una gran cantidad de contactos que la Violeta sentía que se lo debían a ella. Es una mezcla compleja de sentimientos, porque para el clan Parra ninguno está solo, los hijos y nietos son todos parte del mismo proyecto.

¿Qué le llamó la atención del contenido de la carta?

Es reforzar la idea de que Violeta no era una mujer común, era una fuerza de la naturaleza y esa comparación que Nicanor hace con Rimbaud no me parece del todo descabellada, ella era un ser poético que vivía la poesía y el arte de manera existencial. No supo nunca mantener la distancia de su cuerpo y de su arte, que es lo que Nicanor trató de enseñarle de manera desesperada; que ella tuviera una vida regular, civil y que se pudiese acoplar con su arte. Ella en cambio se levantaba a las 6 de la mañana y estaba en la onda Violeta Parra todo el día.

Se nota en su carta que Violeta se sentía menospreciada.

Creo que es algo injusto pero muy propio de ella, porque Violeta tuvo mucha valoración, fue inmensamente popular y conocida y tuvo bastante apoyo en su vida, lo que pasa es que una artista de su tamaño en un país como éste obviamente le queda chico, pero no es culpa del país, digamos. Si hubiese nacido en Brasil o Argentina, otro gallo le cantaría. Mercedes Sosa fue quien la hizo popular a nivel latinoamericano justamente porque era argentina y allá el folclore y la música de raíz tienen un lugar que no tiene en Chile y Mercedes Sosa, que es una enorme cantante, necesitaba una compositora del tamaño de su talento y la encontró en Violeta Parra.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Chieko Asawaka, líder de este proyecto, perdió la visión por completo a los 14 años, lo que la motivó a crear el dispositivo que utiliza inteligencia artificial..