Verónica Villarroel: "La situación del Teatro Municipal es terriblemente dolorosa"

1ee20-veronica-villarroel

La soprano chilena, una de las más importantes del país, se formó en el Municipal, que ayer debió despedir 59 trabajadores dentro de un plan de reestructuración para sanear su crisis financiera.


La cantante chilena Verónica Villarroel (1965) nació al mundo lírico en el Teatro Municipal en los años 80. Sus primeras óperas en el coliseo de Agustinas con San Antonio fueron La bohème de Puccini y Carmen de Bizet, interpretando a Musetta o a Micaela. En la segunda de las obras mencionadas acompañabaademás a Victoria Vergara, que era la gran soprano chilena del momento. Justamente a ésta última le sucedería Verónica Villarroel, una de las grandes cantantes líricas que ha tenido el país.

Formada en el mismo Coro del Teatro Municipal, Villarroel tiene hoy una academia de canto y además se presenta a menudo en recitales por todo el país. Su carrera artística la llevó del Municipal de Santiago a la Academia Juilliard de Nueva York y de ahí a escenarios como La Scala de Milán, el Covent Garden de Londres o el Metropolitan de Nueva York.

Actualmente está en Chile y observa con no disimulado dolor la crisis económica que afecta al Municipal. Tras los despidos de ayer de 59 trabajadores del área técnico-administrativa, del Coro y hasta del Ballet, la soprano habla con Culto.

"La situación es terriblemente dolorosa no sólo para los artistas del Teatro, sino que para todo Chile. Recuerde que este teatro le pertenece a todos los chilenos", dice. "No sé si se ha hecho antes, pero creo que este sería el momento de transparentar los números y entender porque se ha llegado a esta crisis económica", agrega.

Verónica Villarroel, que fue de cierta manera apadrinada por dos extranjeros (el tenor español Plácido Domingo y la soprano italiana Renata Scotto), estima que en las decisiones del Municipal debería haber más lugar para sus compatriotas. "Pienso que la decisión de seguir adelante con el Teatro Municipal, debe ser tomada solamente por chilenos. Debe ser supervisada por los chilenos para así lograr una buena administración, con un buen criterio", expresa sobre el teatro, actualmente dirigido por el francés Frédéric Chambert.

Acerca de las costosas producciones de ópera, cree que habría que priorizar los intérpretes locales. "Por supuesto  es económicamente más viable contratar más a artistas chilenos. Por ejemplo, que en las temporadas líricas la mayoría de los cantantes sean locales y se traigan menos intérpretes internacionales. Ahorraríamos en pasajes, hoteles y altos cobros de intérpretes de otros países. También nos daría más confianza para ir adelante a todos nosotros. Creo que talento nos sobra"#, dice.

Consultada sobre los despidos de 59 trabajadores, responde indirectamente:"Yo salí del coro del Teatro Municipal y creo que aún mantengo una relación hermosa con ellos. También es así con los bailarines y los tramoyas. Llevo al teatro en el corazón".

Comenta