La historia secreta de los amplificadores Marshall

Jim Marshall 4

Guitarristas como Slash, Tom Morello y Gary Moore han estado marcados por el sonido de los míticos amplificadores británicos. Sin embargo, los intereses iniciales de Jim Marshall, el hombre tras estos equipos, estaban desapegadas al mundo de las seis cuerdas. Acá repasamos su historia.


Remontarse a la historia de la guitarra eléctrica es hablar de varias figuras. Ahí aparecen Leo Fender y Les Paul, quienes comandaron las piezas más icónicas en el mundo de las seis cuerdas, con las Stratocaster de Fender y las Les Paul de Gibson. De esta última compañía, también aparece el nombre de Seth Lover, quien creó las cápsulas dobles, conocidas como humbuckers, que cancelan el ruido de las pastillas simples. Pero además de todos ellos, hay alguien otro infaltable en la lista: Jim Marshall.

Nacido el 29 de julio de 1923, Marshall destacó por los amplificadores que llevaron su apellido a partir de la década del '60. Así, músicos como Lemmy Kilmister, Pete Townshend, Gary Moore, Slash, Tom Morello, James Hetfield, entre tantos otros, tuvieron el sonido definido en este camino, en vez de ir por Fender o Vox.

Sin embargo, cabe destacar que los inicios musicales de Jim distaban bastante del mundo guitarrístico...

Algo de historia

Apenas superó su infancia enfermiza, en la que vivía enyesado por problemas en sus huesos y que lo alejó de una educación escolar convencional, Jim Marshall trabajó desde los 13 años. En un principio, una zapatería y una fábrica de mermeladas fueron sus primeras incursiones laborales. Tras ello, pasó al mundo de la música, primero como bailarín de tap, luego como cantante y finalmente como baterista.

Así, en la década del '40, su talento en la percusión lo trasladó a la docencia. En la cartera de alumnos tuvo a exponentes que destacaron años más tarde, como Mitch Mitchell (Jimi Hendrix Experience) y Mickey Waller (The Steampacket, The Jeff Beck Group, Little Richard).

Su vínculo con la música lo llevó más allá: en 1960 fundó una tienda de música, ubicada en Hanwell, al oeste de Londres. Ahí es donde partió el experimento que definiría su vida y también de gran parte del rock. "Todos los bateristas solían traer (a la tienda) a sus grupos con ellos. Así fue como conocí a guitarristas como Pete (Townshend) y Ritchie (Blackmore)", aseguró Jim Marshall, en declaraciones que recoge una web oficial a modo de obituario. "Me siguieron insistiendo con las guitarras y los amplificadores, así que decidí intentarlo", añadió el baterista. Considerando el costo de los equipos estadounidenses, a Jim se le estaba abriendo un nicho que no podía dejar escapar.

Apoyado por Dudley Craven y Ken Bran, Marshall probó distintas fórmulas, usando como referencia el Fender Bassman 5F6-A. Cinco intentos resultaron fallidos, hasta que un sexto fue la luz al final del túnel. Así, en septiembre de 1962 el primer amplificador de la marca vio la luz, llevando por nombre JTM45. Su particularidad radicaba que pasaba de los 30 watts en sonido limpio a 45 watts en distorsión.

La demanda continuaba

Marshall pasó de tener a su fundador, Craven y Bran, a trabajar con 16 personas, fabricando 20 amplificadores a la semana. En sintonía con ello, los requerimientos de distintos artistas por tener un abanico más amplio de opciones fueron en aumento, por lo que Jim buscó algo distinto que ofrecer.

Ahí es cuando, en la necesidad de tener más "volumen" -solicitada por Pete Townshend-, aparecieron las cajas con dos altavoces de 12'' pulgadas. En esos experimentos, Marshall sintió que no estaba logrando lo que quería, por lo que duplicó los parlantes. Así es como nació el cabinete 4x12 que, acompañado de los cabezales de la marca, se convirtió en uno de los estándares para las bandas a la hora de tocar en vivo. A raíz de la potencia de sus productos, Jim Marshall recibió el apodo de "El padre del ruido".

En 1965, el mismo Townshend le solicitó ir por más: su deseo era tener una caja grande de 8x12. "Quería algo que fuese más poderoso que una metralleta, quería volar a la gente en todo el mundo", declaró el guitarrista de The Who a NPR. Sin embargo, tuvieron que replantearse la idea, pues en su ejecución era poco práctica, sobre todo para quienes transportaban los equipos de las bandas. Finalmente apilaron dos cabinetes de 4x12 y el cabezal en la cúspide, postal que marcó el rock de los '60 y '70 con un muro de amplificadores, llevando el nombre de "Marshall stack".

Ya pasando a la década del '80, la ahora empresa de amplificadores volvió a la carga con el JCM800 (1981). Aquel cabezal destacó en el sonido de guitarristas como Slash, Tom Morello, Zakk Wylde, James Hetfield y John Frusciante, por mencionar algunos.

La despedida

Tras sufrir varios accidentes cerebrovasculares y desarrollar cáncer, Jim Marshall falleció el 5 de abril de 2012.

"Si bien toda la familia Marshall Amplification lamenta el fallecimiento de Jim y lo extrañará tremendamente, todos nos sentimos más ricos por haberlo conocido y estamos felices de saber que ahora está en un lugar mucho mejor -que ahora es mucho más ruidoso-", publicaron vía comunicado desde la empresa británica tras el deceso.

Uno de los primeros en enviar sus condolencias y agradecimientos fue Slash. El guitarrista de Guns N' Roses, conocido por tener una configuración cargada a cabezales Marshall (teniendo incluso algunos fabricados personalmente para él), tuiteó que "el Rock N Roll no será lo mismo sin él, ¡pero sus amplificadores vivirán para siempre!".

Pese a ser conocido por usar muros de amplificadores Vox AC30, Brian May fue otro de los que se unió a las condolencias al pionero musical. "Estoy muy triste al saber que Jim Marshall ha fallecido. Él tuvo un gran impacto en el desarrollo de la música rock, casi imposible de dimensionar. Es difícil incluso imaginar cuán diferente se habría visto y sonado la música rock en vivo sin ese monolito icónico, el Marshall Stack", aseguró el guitarrista de Queen.

Nikki Sixx de Mötley Crüe lo despidió con algo de humor, asegurando que Marshall "es responsable de algunos de los grandes momentos en la historia de la música" como también de la pérdida auditiva de los músicos.

*Créditos de las imágenes de la nota: sitio web oficial de Jim Marshall (obituario).

Comenta