Art of life, la obra maestra de la música japonesa

Art of life Yoshiki X Japan 2

Estrenada en julio de 1992 y lanzada oficialmente en agosto de 1993, la composición -autobiográfica- de Yoshiki tomó dos años para ser grabada con X Japan y la Royal Philharmonic Orchestra de Londres.



Al hablar de grandes bandas en occidente, los nombres salen con rapidez. De hecho, podríamos realizar una lista de acuerdo a décadas. Sin embargo, eso no pasa con los artistas del otro lado del mundo. Eso sí, no es un tema de calidad (en que, también podemos realizar una división por épocas), pues tienen exponentes deslumbrantes; sino que es por la poca difusión que estos han tenido en nuestras tierras, brecha que ha ido acortándose en las últimas dos décadas.

Ahí, Japón es uno de los países que más aporta al panorama, con bandas como L'Arc~en~Ciel, The Gazette o Luna Sea, que han girado por el mundo; estilos más urbanos, como Nujabes; grandes compositores de cine, como Joe Hisaishi; o tendencias, como el city pop. Dentro de todo ese panorama nipón, hay un nombre que es imposible pasar por alto: X Japan.

Conocido inicialmente como X, el grupo asiático formado en la década de los '80 por Toshi (cantante) y su mente maestra Yoshiki (baterista, pianista y compositor) ha sido uno de los emblemas de la música japonesa.

Canciones como "Kurenai", "X", "Endless rain" y "Forever love", por mencionar algunas, los han llevado a destacar tanto en su país como fuera de este. Sin embargo, en su discografía hay una composición que se lleva gran parte de las loas a la banda: "Art of life". Con 29 minutos de duración -incluyendo un solo de piano de cerca de ocho minutos-, es la canción más ambiciosa de X Japan.

https://www.youtube.com/watch?v=0eqmkgSeYjI

Previo a "Art of life"

Antes de hablar de la obra maestra de X Japan, hay que repasar la figura de Yoshiki Hayashi.

Nacido el 20 de noviembre de 1965, sus incursiones en la música se dieron tempranamente: comenzó a tocar el piano a los cuatro años, misma edad en que conoció a Toshimitsu Deyama (conocido como Toshi). Ambos resultarían claves para el otro. Mientras Yoshiki se adentró más y más en el piano -con compositores como Beethoven, Bach y Rachmaninov, entre otros-, llegados sus diez años formó junto a Deyama su primera banda. Todo aquello lo repasó Hayashi en una entrevista a raíz del documental We Are X.

https://www.youtube.com/watch?v=VGEwNxZdqnI

Tras varios cambios de nombre y formaciones, llegaron a una especie de marca definitiva. En 1982 ambos junto a Yuji "Terry" Izumisawa fundaron X, aunque las modificaciones estructurales seguían, mientras se aventuraban con demos. No fue sino hasta 1988 en que las cosas se estabilizaron: Hide, Pata y Taiji pasaron a ser parte del grupo, a la par en que lanzaban Vanishing Vision, su primer álbum de estudio.

Solo un año después, vino un salto mayor con Blue Blood, su segundo disco, el cual reversionó algunos temas de su debut y sumó varios éxitos, como "X" y "Endless rain". Aunque al hablar de saltos, luego vino el intento por otro mayor: su siguiente trabajo musical, que concentró grabaciones en Estados Unidos, tenía previsto su lanzamiento en dos discos. Al menos, esa era la idea de la banda, pero las fechas previstas para salir al mercado con un nuevo CD y los tiempos de grabación jugaron en contra. Por lo mismo, Sony desistió de la idea de esperar y decidió lanzar solo un disco.

Así, en julio de 1991, Jealousy vio la luz, convirtiéndose en uno de los más exitosos de la banda, superando el millón de ventas.

Ahora, el punto es... ¿qué tenía planificado la banda para ese segundo CD? La historia dice que eran tres canciones: "Standing sex", "Sadistic desire" y "Art of life". Pero, ¿por qué solo tres? La razón es clara: la última de la lista duraba 29 minutos. De paso, fue el principal motivo del retraso en las fechas, pues grabaron y regrabaron hasta el cansancio.

Cabe destacar que un caso similar ocurrió ligeramente después con Dream Theater. La banda norteamericana planeaba que su segundo álbum, Images and words, fuese de dos discos, pero el sello rechazó la idea. Una de las canciones rechazadas de esa segunda parte fue "A change of seasons", que vio la luz como EP en 1995.

Dos semanas de composición, dos años de grabación

Ya a inicios de los '90 la banda tuvo que cambiar su nombre a X Japan, debido a que otro grupo estadounidense se llamaba X. En paralelo a ello, los integrantes sostuvieron muchas conversaciones con Sony. Una de ellas fue clave. Yoshiki, sabrá él si en broma o en serio (o ambas), le preguntó a los ejecutivos de la discográfica, en medio de una conversación sobre promociones radiales, por qué todos los temas deben tener una duración de 3 a 5 minutos. El mismo baterista recreó el diálogo en una entrevista a Nippon project:

Sony (en respuesta a la duración de los temas): Porque es fácil de promocionar, pero puedes hacer lo que quieras.

Yoshiki: Y bueno, si les digo que hice una canción de treinta minutos, ¿qué harían ustedes?

Sony: Por supuesto que la vamos a promocionar.

Yoshiki: Hmmm, interesante.

El desafío fue tomado de inmediato por el también pianista. "Luego fui a casa y comencé a escribir una melodía de treinta minutos, bueno, no de treinta. Traté de hacerla de diez minutos y fracción, pero la idea que tenía seguía viniendo a mi cabeza", contó.

Para plasmar esa media hora de música, Yoshiki estuvo encerrado dos semanas en su casa, con las cortinas cerradas, aislado de todo el mundo. A medida que avanzaba la obra, las primeras ideas de la letra comenzaron a surgir. "(En esa época) comencé a pensar acerca de mi vida, lo que he vivido. Porque yo era... no sé cómo explicarlo... fui suicida tras perder a mi padre. No quería vivir, así que no sabía cómo sobrevivir. Si no fuera por la música, probablemente no estaría acá", aseguró en una entrevista en Brasil, en declaraciones que recoge el sitio Jame-World.

Si componer una canción de treinta minutos durante dos semanas parecía algo complejo, lo más dificultoso vino después. La grabación de todo comenzó en abril de 1991 y terminó en junio de 1993. El proceso comprendió tres días para registrar baterías; muchas tomas vocales de Toshi, en las cuales se buscaba un inglés lo más fluido posible; y el apoyo de la Royal Philharmonic Orchestra de Londres.

Pese a las fechas en que se grabó, el tema hizo su debut por completo el 30 de julio de 1992. Hace 28 años y durante una presentación en solitario, Yoshiki mostró su composición más compleja en el Nippon Budokan de Tokio.

https://www.youtube.com/watch?v=BUlBYgPOaV8

Viendo la luz

Tras todo lo sucedido entre 1991 y 1993, "Art of life" fue lanzada oficialmente el 25 de agosto de 1993. El disco llevó el mismo nombre de la canción, siendo además la única pista del CD. La portada tiene una fotografía de Yoshiki y destaca la utilización de la marca "X Japan" por primera vez en un álbum.

A diferencia de la performance de julio de 1992, ahora se podía escuchar la incursión de la batería, la voz y los solos de guitarra eléctrica, que ganan tanto protagonismo como el piano durante las distintas secciones.

Dada la particularidad de la canción, no era tarea fácil tocarla en vivo. Sin embargo, finalizando el mismo 1993, X Japan realizó un concierto doble en el mítico Tokyo Dome, recinto en donde se presentan los músicos japoneses más exitosos -y que un año antes recibió a los Guns N' Roses en la cúspide de su fama-. Así, los días 30 y 31 de diciembre tocaron temas como "Endless rain", "X", "Standing sex", "Sadistic desire" y "Tears", por mencionar algunas. Además, ambas jornadas tuvieron en el repertorio a "Art of life".

https://www.youtube.com/watch?v=OP6jEdUQeZg

"Un corazón eternamente sangrando"

Tras un par de años más en actividad, que contaron con un nuevo álbum llamado Dahlia (1996), X Japan anunció su disolución en 1997. Al igual que cuatro años atrás, el show de despedida con los fans se realizó en el Tokyo Dome el 31 de diciembre, aunque esta vez no incluyeron "Art of life" en su repertorio.

No tuvo que pasar mucho tiempo para una pésima noticia para el grupo y sus seguidores: en mayo de 1998 encontraron sin vida el cuerpo del guitarrista Hide, por lo que el recital final fue, sin quererlo, otra despedida.

Una década tuvo que pasar para que X Japan se reuniera. Tokyo Dome volvía a ser el punto de encuentro, siendo los días 28, 29 y 30 de marzo de 2008 los escogidos para retomar contacto con los seguidores.

En la primera jornada y tras diez canciones, con un receso incluido en el show, "Art of life" fue la escogida para finalizar el repertorio. Pese a que no la tocaron por completo, contó con un holograma del fallecido guitarrista. Sin embargo, en el tercer día de recitales, la banda ejecutó la otra parte del tema.

https://www.youtube.com/watch?v=tKsx7qpKNH8

Con X Japan de vuelta y la música japonesa más difundida en el mundo, principalmente por la masificación del internet, la banda comenzó a presentarse en distintos lugares del planeta. Asia, Norteamérica, Europa y Sudamérica fueron parte del X Japan 2011 world tour. En este último continente, se presentaron en Chile, Brasil, Argentina y Perú (sumando otro recital en México).

El Teatro Caupolicán fue el escogido para el show de Yoshiki, Toshi y compañía. El 9 de septiembre de 2011 los fanáticos repletaron el recinto de calle San Diego, el que, al igual que el concierto de retorno del 30 de marzo, comenzó desde el segundo movimiento de "Art of life". Aquella fue la última canción de la noche.

https://www.youtube.com/watch?v=iuQEVO4Ru9A

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.