Mo Yan, Premio Nobel de Literatura chino: "Creo que influenciar una política es algo circunstancial o secundario"

Invitado por la Universidad Diego Portales, el autor de Sorgo rojo fue nombrado Doctor Honoris Causa de la casa de estudios. Tras la ceremonia, realizó su conferencia Mis recursos literarios: Los ríos y la literatura.


Cuando Mo Yan (Shandong, 1955) recibió el Premio Nobel de Literatura en 2012, su discurso giró en torno a anécdotas de su vida, su trayectoria, y el recuerdo de su madre fallecida en 1994. Más que dar agradecimientos, el autor contó una historia. "Soy un cuentacuentos. Me han dado el Premio Nobel por mis cuentos", dijo.

Son esas historias las que Mo Yan suele relatar y vincular con su obras. Vestido de traje y corbata, y ante una audiencia de alrededor de 300 personas que repletó el auditorio de la Biblioteca Nicanor Parra, el escritor chino de 65 años fue nombrado Doctor Honoris Causa de la UDP. Tras la entrega del reconocimiento por parte del rector Carlos Peña, el autor ofreció su conferencia Mis recursos literarios: Los ríos y la literatura, y posteriormente se dio unos minutos para atender la larga fila de seguidores que se acercaron con el objetivo obtener una firma en sus libros.

[caption id="attachment_93729" align="aligncenter" width="900"]

Fotos: Patricio Fuentes/ La Tercera.[/caption]

En su conferencia Mo Yan contó acerca de su fascinación por los ríos, sus viajes por Sudamérica, los autores latinoamericanos que ha leído, el realismo mágico y cómo sus recuerdos de infancia se trasladan a su obra.

"Los ríos son los vasos sanguíneos de la tierra. Sin ellos hay desierto. Son fuentes de cultura y civilización, y por supuesto, recursos literarios", dijo el escritor, quien recientemente participó de la Feria Internacional del Libro de Lima. "Había visto grandes ríos, pero ninguno como el Amazonas en su grandeza, hermosura y vitalidad", recordó el autor de Sorgo rojo, sobre el viaje que lo llevó a conocer el río más largo del mundo.

Nacido en una familia de campesinos en la provincia de Shandong, Mo Yan debió abandonar la escuela a los 11 años, cuando estalló la Revolución Cultural. Hasta los 17 años se dedicó a trabajar la tierra, luego a los 18 entró a una fábrica de algodón, hasta que en 1976 ingresó al Ejército Popular de Liberación. Fue en esa etapa cuando comenzó a escribir y a acercarse fuertemente a la literatura.

"He leído muchas obras latinoamericanas y soy consciente de que lo que leí es solo una pequeña parte de la literatura, pero me impresionó", dijo Mo Yan sobre escritores como Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Alejo Carpentier, Pablo Neruda y Julio Cortázar.

Influenciado por William Faulkner y García Márquez, Mo Yan dice que hay historias que no ha podido contar. Una de ellas, la de un amigo divorciado que lleva mucho tiempo soltero y cuyos motivos para separarse han sido secretos. Para conocer la historia, "le ofrecí dos botellas de vino y cigarros", dijo el escritor chino. "Si la escribo sería considerada una mala copia de García Márquez", agregó el autor.

Crítico del régimen chino en sus novelas y vicepresidente de la Asociación de Escritores del Partido Comunista, el autor ha sido ampliamente cuestionado por su cercanía con el gobierno. "¿Se puede galardonar con este premio a un escritor, que se mantiene lejos de la actual lucha política en China? Yo considero que esto es casi insoportable", dijo el artista Ai WeiWei cuando Mo Yan ganó el Premio Nobel.

Sobre el impacto de su obra, Mo Yan destacó lo ocurrido con su novela Rana (2011), donde aborda la política del hijo único implementada en China en 1979. "Está basada en la vida de mi tía, ginecóloga y que trabajó en la compañía de planificación familiar", contó el autor. Cuatro años después de la publicación del libro, China abandonó la política del hijo único, aunque ahora solo se permiten dos hijos por pareja.

"No puedo dimensionar la influencia de mis libros, en especial de Rana, pero creo que influenciar una política específica es algo circunstancial o secundario, el objetivo es llegar a los lectores, darles lecciones y guías para cuando se encuentren con cuestiones complicadas en su vida", concluyó el autor.

Comenta