Serie inspirada en caso Cardoen retrata el tráfico de armas durante la transición

berko 4

Basada en la novela El arte de callar de Roberto Brodsky, Fox estrena hoy una ficción que combina mafia, prostitución y narcotráfico. En conversación con Culto, su director Nicolás Acuña (El reemplazante), y los protagonistas Daniela Ramírez y Benjamín Vicuña —quien interpreta a "una mezcla entre Roberto Brodsky y Mónica González"—, detallan el policial que revive un crimen real: "Es un retorno a la democracia en el que Pinochet sigue manejando y ejerciendo el poder desde las sombras", aseguran.



En una habitación del Hotel Carrera, el periodista británico Jonathan Moyle de la revista Defence Helicopter World, descansa tras una jornada de reporteo en la Feria internacional del aire y el espacio (FIDAE). "No es una feria de aviones, es un mercado de armas", dice el periodista Boris Berkowitz a su editora, quien le responde: "Si publicamos eso, nos cierran el diario".

Pero Moyle no invierte el tiempo a solas en relajarse, sino en repasar archivos que aluden a tráfico de armas en Chile. Así transcurre lo que será su última noche con vida. Al día siguiente, una mucama encontrará su cuerpo colgando de la barra del clóset, lo que fue determinado por las autoridades como un suicidio sadomasoquista.

Boris Berkowitz, un periodista sumergido en el hastío de la venta de temas vacíos y el fracaso de su vida personal, se ve envuelto en una historia criminal que hace que se reencante con su profesión al punto de arriesgar su propia vida.

Fueron cuatro años de trabajo para el cineasta Nicolás Acuña (Los Archivos del Cardenal, El reemplazante). Cuando el productor Pablo Rosenblatt le ofreció adaptar la novela de Roberto Brodsky -El arte de callar (2004, Sudamericana)-, le gustó la idea por las temáticas que trata. "Si bien ocurre en los 90, instala un tema que está más vigente que nunca", dice Acuña a Culto.

El realizador menciona que ha trabajado con destacados periodistas de investigación, María Olivia Monckeberg entre ellos, un oficio que califica como "importante y peligroso"; justamente el foco de la serie Berko, ficción que lleva a la pantalla una historia desencadenada por un crimen real.

[caption id="attachment_93912" align="alignnone" width="900"]

Goya Toledo como Lara Eyzaguirre y Benjamín Vicuña como Boris Berkowitz en Berko: el arte de callar.[/caption]

Benjamín Vicuña es quien encarna a su protagonista, Boris Berkowitz, quien con la idea de escribir un reportaje sobre "Las estrellas de la noche" -pensando que lo que vende es el sexo y las drogas-, ingresa a una red de tráfico de armas, prostitución y mafia política. Un encuentro fortuito en el marco de la FIDAE, es su enlace con un caso aún más grande.

"Se cruza la ficción con la realidad", explica Benjamín Vicuña en las oficinas de Fox en Chile. "La realidad que la gente busca saber, o que se debería enterar, que es el asesinato de Jonathan Moyle. (...) Esta serie ayuda a reconstruir y hablar de cosas que muchas veces se olvidan y son importantes para las nuevas generaciones".

El actor ya había trabajado con Acuña en Sitiados y Los Archivos del Cardenal -que también tocaba una fibra histórica y compleja como lo es la defensa de los derechos humanos durante la Dictadura-. "Berko se estrena en un momento coyuntural complejo, lo que pasa con Cardoen y la extradición a Estados Unidos...son temas que son incómodos, como el rol que tuvo Pinochet los primeros años de democracia", dice Vicuña.

Siguiendo el formato propio de las miniseries -que se ha hecho cada vez más común en las producciones británicas y estadounidenses-, consta de cuatro episodios que, en palabras de su director, fácilmente se pueden ver de una sola vez.

La voz narradora de Berkowitz acompaña al espectador en una serie de sucesos que comienzan con un suicidio, y crecen como una bola de nieve tras la misteriosa muerte de Moyle. La clave, es una joven scort -interpretada por Daniela Ramírez- que sabe más de lo que debe.

[caption id="attachment_93911" align="alignnone" width="900"]

Benjamín Vicuña como Boris Berkowitz y Daniela Ramírez como la scort Divina Day en Berko: el arte de callar.[/caption]

"Divina Day es el punto de acercamiento a la verdad, una testigo de los crímenes que tiene muchos secretos y juega una doble vida. Creo que ella es una especie de amuleto. La motivación para entrar a la historia", explica Ramírez. Lo más complejo, confiesa la actriz, fue sacar su femme fatale, pero destaca, sobre todo, la relevancia social de esta historia.

"En esos tiempos no existían las redes de comunicación actual, por lo que la prensa oficial o las noticias que se daban día a día era lo que se sabía. Habían un sin fin de cosas que se estaban silenciando, y lo que mejor lo retrata son las licencias de Pinochet. De alguna manera, tenía licencias para hacer y deshacer dentro de este pacto que hizo para volver a la democracia", manifiesta Ramírez.

"Una mezcla entre Roberto Brodsky y Mónica González"

Los realizadores se ciñeron a la novela al momento de concretar la serie. La investigación de Brodsky fue la mayor fuente porque lo que más interesaba a Nicolás Acuña y Pablo Rosenblatt era -más que contar una verdad histórica- dar a conocer el punto de vista de este periodista y lo que él vivió.

Alejandro Goic, por ejemplo, encarna a un personaje inspirado en Carlos Cardoen y su vínculo con el tráfico que armas -que hasta hoy sigue en investigación-. "Más que revelar verdades, me interesa instalar temas y que los espectadores puedan empatizar con las historias de vida, con el mundo interior de los personajes", detalla el cineasta.

El mismo protagonista es una mezcla entre el autor Roberto Brodsky y la periodista Mónica González, dice Nicolás Acuña. "Pero más que nada, íconos que tienen que ver con el periodismo de la resistencia, con las convicciones del oficio".

[caption id="attachment_93913" align="alignnone" width="900"]

Benjamín Vicuña como Boris Berkowitz y Daniel Muñoz en Berko: el arte de callar.[/caption]

Berkowitz pasa las horas tocando la batería en la soledad de su casa, lidiando con reporteo de temas -a su juicio- irrelevantes, y con la pérdida de su esposa e hijo contra un hombre mayor. Su vida da un giro al entrar a terreno hostil. "Termina lidiando con mafia, con tráfico de armas, con gente realmente pesada. Es un tipo que nunca había tomado un arma, solo una grabadora o una máquina de escribir", precisa Benjamín Vicuña.

Inspirado en cintas como The Post, Argo y Spotlight, el actor chileno desclasifica haberse nutrido de la parte "romántica" del periodismo de investigación y la relevancia de la ética profesional, sobre todo en tiempos álgidos. "[Berkowitz] Se encuentra con un retorno a la democracia en el que Pinochet sigue manejando y ejerciendo el poder desde las sombras. Es un personaje crítico con el Estado, con la forma de las cosas, con la editorial... pero también tiene que vivir y por lo tanto es un empleado, un pésimo empleado, un tipo rebelde, pero inteligente".

*

Berko: el arte de callar, se estrena este viernes 9 de agosto a las 20.10 horas por Fox Premium y sus cuatro episodios estarán disponibles en Fox App.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.