Marcos García de la Huerta, el ingeniero que se convirtió en filósofo y obtuvo el Premio Nacional de Humanidades

Marcos García de la Huerta

Marcos García de la Huerta

Ayer recibió de manera unánime el galardón el intelectual, de 82 años, doctor en Filosofía e ingeniero comercial, autor de títulos como Memorias de Estado y Nación. El académico creó el Programa de Doctorado, dictado en la Facultad de Filosofía y Ciencias Sociales de la U. de Chile.


"Alto y delgado; su rostro largo y huesudo recuerda esos semblantes de Castilla que inmortalizaron las telas del Greco", así describía a Marcos García de la Huerta Izquierdo una periodista de revista Cosas en 1980. Era una entrevista para hablar de filosofía con un experto de la Universidad de Chile.

"El profesor dispuesto a no ocultar su pensamiento", señaló el artículo donde García de la Huerta comentaba su trabajo más reciente, La Técnica y el Estado Moderno. Allí desentrañaba la relación entre el pensador Martin Heidegger y el nacionalsocialismo alemán.

Para 1980 García de la Huerta tenía 44 años y no se limitó a describir la situación que vivía el país. "Lo que veo en el presente con más claridad es una gran oscuridad", respondió en la entrevista, quien se formó en el Colegio San Ignacio y primero estudió Ingeniería Comercial en la U. de Chile. Luego Filosofía en el Instituto Pedagógico. "Todas las sociedades atraviesan por diferentes crisis y no se hunden por eso en el vacío", agregó el académico, quien ayer recibió, a sus 82 años, el Premio Nacional de Humanidades, en el Ministerio de Educación.

"Cuando estudiaba Ingeniería yo me quería cambiar como al tercer año, pero hubo oposición en mi casa. Entonces decidí quemarme las pestañas estudiando y sacar la carrera y luego Filosofía", señala García de la Huerta a Culto/ La Tercera.

La decisión del jurado que le otorgó el Premio Nacional de Humanidades fue unánime por "su constante preocupación por fomentar el desarrollo de la filosofía y las humanidades; y en su reconocida trayectoria a nivel nacional e internacional, promoviendo los valores de pluralismo, tolerancia y diversidad", señaló el acta y destacó "su contribución a una reflexión filosófica con sentido histórico y público, arraigado en los problemas del país. Asimismo, ha contribuido a la formación de académicos e intelectuales".

García de la Huerta es autor de una treintena de artículos y 15 libros, entre los que se encuentra Reflexiones americanas y Memorias de Estado y Nación. El intelectual se impuso a candidatos como el antropólogo José Bengoa, el filósofo Gastón Soublette y la ensayista Adriana Valdés. García de la Huerta recibirá un diploma, $ 21 millones y una pensión vitalicia de 20 UTM ($ 960 mil).

Nuevas miradas

"Espero estar a la altura de este premio y dignificarlo. Esta semana tuve otra buena noticia, en menos de 72 horas, porque me otorgaron en la universidad la medalla rector Juvenal Hernández", dijo ayer Marcos García de la Huerta, en la sede del Mineduc de Alameda.

El académico estaba acompañado de la ministra de Educación, Marcela Cubillos, y del jurado. Este último estaba integrado por el rector de la U. de Chile, Ennio Vivaldi; la rectora de la U. de Aysén, María Teresa Marshall, en representación del Consejo de Rectores; el presidente de la Academia Chilena de Ciencias Sociales, José Luis Cea y la ganadora anterior, la psicóloga Elizabeth Lira.

"Es una satisfacción muy grande, después de haber trabajado tanto tiempo en el plano de la filosofía recibir este galardón, que es el reconocimiento máximo que se otorga al cultivo de las humanidades", señaló García de la Huerta, quien es doctor en Filosofía por la Universidad de París. Además posee estudios de Filosofía Moderna y Contemporánea en la Universidad Ludwig Maximiliam de München, Alemania, y es profesor titular de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Chile. También dirigió la Revista de Filosofía.

Fue en esa casa de estudios donde creó, en los 80, el Programa de Doctorado con menciones, dictado en conjunto con la Facultad de Filosofía y Ciencias Sociales de la misma universidad.

"En dictadura teníamos un grupo de trabajo que era parte de la Academia de Humanismo Cristiano. Yo trabajaba en el departamento de Estudios Humanísticos y teníamos estrecha relación con universidades de Francia. Allí fue que pensamos en crear el Programa de Doctorado en Filosofía", cuenta García de la Huerta, quien se prepara por estos días para exponer en octubre en el País Vasco. "Es una conferencia basada en mi proyecto actual, una tesis económico filosófico", agrega y afirma que la economía es importante "para entender el mundo contemporáneo. La economía me dio una perspectiva de los acontecimientos", comenta el galardonado.

[caption id="attachment_96175" align="aligncenter" width="283"]

Memorias de Estado y Nación

Ejemplar de Memorias de Estado y Nación (2010).[/caption]

Comenta