Vince Gilligan reveló todos los posibles finales de Breaking bad

white

Walter White en la escena final de Breaking bad.

Cuando la serie sobre el profesor que cocinaba metanfetamina terminó en 2013, su creador describió y analizó escenas que finalmente no fueron incluidas en la historia, y que, de haber estado, hubiesen cambiado completamente el desenlace de Breaking bad.


Breaking bad retornó a la memoria de todos los espectadores hace un par de meses. Aún habiendo terminado hace más de un lustro, la película recién estrenada El camino, que cuenta la historia posterior de uno de sus personajes principales, Jesse Pinkman, convocó a los fans de uno de los shows mejores calificados de todos los tiempos.

A pesar del tiempo, la crítica sigue incluyendo el final de Breaking bad entre los rankings de los mejores finales de la historia de las series, y es que el trabajo detrás de ese epílogo constó de una meticulosa elección que comentó su creador Vince Gilligan en 2013 en Breaking Bad Insider podcast de la AMC, donde, junto a una de las editoras, Kelley Dixon, deconstruye escenas y giros narrativos que fueron descartados como posibles finales de la serie.

El final de Skyler

"Hablamos con el equipo de escritores cada opción, cada permutación disponible, cada posibilidad", explicó Gilligan. Una de ellas era que Skyler se fuera con Walter White a vivir su nueva vida en New Hampshire, pero nunca pudieron resolver cómo ella iba a seguirlo después de haberse enterado qué pasaba con Hank, y menos cómo en esas circunstancias Walter Junior iba a acompañarlos también, ya que no podían forzarlo contra su voluntad.

Después de esa versión descartada, pensaron en una situación más compleja en el desenlace pero más fácil en la acción: "Teníamos una versión donde Skyler se va con Walter a un motel. Y él está hablando con ella mientras ella está en el baño, diciéndole que todo va a estar bien, que tiene un plan. Finalmente Walter comienza a llamarla y como no contesta fuerza la puerta del baño y se encuentra con ella muerta en una tina llena de sangre, o algo de ese estilo. Era bastante oscuro, por eso se descartó", sentenció.

Un mundo sin Jesse y el posible final de Walter Junior

En 2007, antes de la primera temporada, cuando solo tenían grabado el piloto, Gilligan compartió una idea que luego fue calificada de retorcida por el resto de su equipo de escritores. En un principio Jesse Pinkman iba a morir en la primera temporada, o a más tardar en la segunda, ya que lo iba a torturar y matar un narcotraficante.

"Walter White iba a estar tan lleno de rabia con este narcotraficante responsable de la muerte de su compañero que iba a querer tomar venganza. Lo toma muy personal", explicó. "Walter logra atrapar a este hombre, un personaje muy malvado que nunca apareció finalmente en la serie, y lo mantiene atrapado en un sótano en alguna parte, lo llena de cables que lo conectan a un rifle a la distancia".

La idea era que Walt comenzara a cortar trozos de este tipo con mucha precisión, cauterizando con un soplete, de manera muy sádica, y que la única manera de salir de esa situación es que este hombre se disparara a sí mismo con el rifle a distancia. Entonces, algo terrible ocurre.

"Walter Junior iba a llegar de alguna manera a este lugar, e iba a ver a este pobre hombre amarrado y casi sin piernas. Siendo el dulce personaje que es, lo intentaría ayudar ofreciéndole agua y llamar a la policía, pero cometería el error de decir su nombre", narró el productor.

Este malvado personaje se daría cuenta que está hablando con el hijo de su captor, por lo que decide activar el mecanismo del rifle y matarse, para que la bala atravesara a Walter Junior también. Esta línea narrativa fue descartada muy pronto, pero hubiese cambiado por completo la historia de Breaking bad en sus 5 temporadas.

La nueva vida de Walter White

"Hablamos de toda esta nueva vida que Walter iba a tener cuando se fuera a New Hampshire con su nueva identidad. Hablamos de que tuviera una nueva licencia de conducir con auto nuevo, una nueva casa, incluso hasta una nueva esposa y un nuevo trabajo", comentó el creador de la serie.

Se refiere a un largo pasaje de su vida donde se iba a dar cuenta que extrañaba su antigua cotidianidad, por lo bueno que era haciendo metanfetamina y por el respeto que le tenían en esa industria. La serie lo iba a mostrar siendo nuevamente profesor de química, incluso se discutió que fuese cocinero, y que cocinara todo con tanta meticulosidad y detalle que el espectador se diera cuenta inmediatamente que Heisenberg extrañaba su antigua vida en el mundo de la droga.

El uso de la M60

Cuando en el primer capítulo de la última temporada de Breaking bad se muestra a Walter White guardando en su maletero una ametralladora M60, los escritores aún no sabían qué era lo que iba a hacer el personaje con ella. Lo único que sí sabían era que ninguna persona común o especial necesita una M60 para matar a un solo individuo, así que iba a ser ocupada para algún tipo de masacre.

Antes de que fuese ocupada en el último capítulo para matar a los captores de Jesse Pinkman, la M60 fue pensada para que Heisenberg escapara de la policía, pero esto fue descartado. "Walter White lleva temporadas intentando que no lo capturen, y sería impensado que se entregara a la policía, sin embargo, siempre queda en él esa sensación de querer confesar, para obtener el reconocimiento que merece. Quiere que lo descubran porque quiere obtener el mérito de haber sido quien fue en el mundo de la metanfetamina, por eso, una pelea así con la policía no era posible", dijo Gilligan.

En otra versión, Jesse Pinkman es entregado a las autoridades y termina en la cárcel. La ametralladora en esta versión iba a servirle a White para rescatar a Pinkman de su celda, matando a todo quien se interpusiera en su camino. Su creador descartó rápidamente esa escena: "El problema es que, independiente de lo malo que se ha vuelto conforme avanza la serie, uno nunca quiere ver a Walter White matando a gente buena, solo a gente que es más malvada que él".

Un presagio de El camino

"Pensamos que sería cool que después de los créditos en el último episodio, se viera el destino final de Jesse Pinkman", describe Vince Gilligan en el podcast.

En la serie, Walter salva a Jesse de ser disparado y luego lo deja ir. Con una última mirada se despiden y Jesse se va manejando a toda velocidad, y luego no se sabe nada más de él.

"Pensamos en la idea de solo poner el sonido de una puerta de bus abriéndose, y luego ver muchos pies de gente bajándose, hasta que ves lo zapatos de Jesse Pinkman. La cámara se abre y muestra al bus alejándose, al mismo tiempo que se ve este enorme cartel que dice 'Bienvenido a Alaska'. En ese momento lo ves caminar al centro de este pueblo con dos maletas en la mano, y luego se corta la escena, todo se va a negro".

Un final que hubiese dejado claro qué es lo que pasa con uno de los personajes más importantes de la serie, pero que esperó su tiempo, justo para revivir a Pinkman, ahora en una película, a más de una década desde que comenzó la aventura de Walter White con la metanfetamina.

El camino: una película de Breaking bad está disponible en Netflix.

Comenta