Los daños que dejó el incendio a la Corporación Sinfónica de Concepción

sinfónica

El edificio de la Corporación Sinfónica de Concepción.

La sede de la tradicional institución, que data de 1934 y posee cinco cuerpos estables y una escuela de música, fue objeto de un ataque incendiario el pasado domingo, durante las manifestaciones en la capital del Biobío. Su directora, Priscila Osses, detalla aquí las pérdidas avaluadas en más de $ 3 millones, y que incluyen una sala de ensayo y un piano vertical, además de equipos y todo el sistema eléctrico.


Faltaban 10 minutos para las 21 horas del domingo recién pasado. Hasta la Diagonal Pedro Aguirre Cerda, en pleno centro de Concepción, habían llegado cientos de personas para sumarse a las manifestaciones pacíficas que ya superan los 10 días en todo el país. Sin embargo, a esa hora la sede de la Corporación Sinfónica de dicha ciudad, cuya historia se remonta a 1934 y es una de las instituciones culturales de mayor tradición en la región, fue objeto de un incendio que rápidamente escaló hasta la techumbre del edificio, en la esquina con calle San Martín.

"Según los registros de algunos vecinos, en medio de un enfrentamiento entre encapuchados y Carabineros un grupo de cinco personas que iba con napoleón abrió las dos puertas de acero y la reja de nuestro acceso de escape", cuenta la presidenta de la institución, Priscila Osses. "Ingresaron y se llevaron material de escuela; mesas, sillas y un montón de cosas que teníamos en ese sector. Los auxiliares guardan ahí incluso balones de gas, y todo eso fue incendiado en el patio que tenemos y que colinda con un supermercado Santa Isabel que en los últimos días ha sido saqueado e incendiado en varias ocasiones", agrega.

[caption id="attachment_105890" align="aligncenter" width="730"]

Así quedó la sala de ensayos que fue quemada el domingo pasado.[/caption]

Tres compañías de Bomberos acudieron al lugar y controlaron rápidamente las llamas del edificio de más de 80 años de historia. Horas más tarde, cuenta Osses, confirmaron que "el incendio fue intencional y con acelerantes químicos". Y agrega: "A mí en lo personal me dio la impresión de que el atentado estuvo dirigido a nosotros, porque ya no había más que saquear en el supermercado, y una vez adentro se dieron cuenta de que no era ni una bodega ni nada, ahí solo hacemos clases".

Los daños quedaron a la vista recién a la mañana siguiente: se quemó completamente una sala de ensayos que solía ser utilizada por el ballet de la corporación, uno de sus cinco cuerpos estables, además de un piano vertical, parte del equipo técnico (un proyector y un telón blanco) y todo el sistema eléctrico. El avalúo completo de las pérdidas superaría los $ 3 millones, según Osses, sin contar las reparaciones que habrá que hacer en el edificio.

"Hoy recién vienen los maestros, porque como estamos en el epicentro de las manifestaciones no hemos podido abrir", advierte. "Esta tarde podremos ingresar y ver si es que se puede recuperar algo de la sala, que está completamente inutilizable. Los espejos están todos quebrados por el calor, los techumbres y ventiladores están dañados y toda la red eléctrica se quemó, así que además estamos sin luz. Se perdió también el piano vertical que teníamos ahí y que cuesta arriba de $ 1.200.000, además de un data y un telón que estaban nuevos, también de $ 1 millón y que estaban recién instalados para nuestras clases. Yo estimo solo en estas pérdidas unos $ 3 millones, pero el monto será mayor dados los daños en el edificio", agrega.

La Corporación Sinfónica de Concepción es una entidad autónoma, sin fines de lucro y de lunes a sábado funciona, hasta las 18 horas, como una escuela de música que cuenta con más de 300 estudiantes. Por la tarde y hasta las 21 horas, en tanto, el espacio es utilizado en su totalidad por sus cinco elencos permanentes: el Coro polifónico, Ballet folclórico, Conjunto criollo, Baile sinfónico y Cuna sinfónica.

[caption id="attachment_105891" align="aligncenter" width="719"]

Los daños ascienden inicialmente a unos $ 3 millones, sin contar los arreglos que habrá que hacer en el edificio.[/caption]

Todos, dice Osses, participarán de un concierto comunitario previsto para este sábado, con el ánimo de recaudar fondos para apalear los costos y pérdidas del incendio.

"Estos grupos los integran al menos 200 jóvenes de la ciudad, y tenemos a 35 profesores de distintos instrumentos, además de una orquesta de niños con Síndrome de Down y hasta un taller de apoyo para orquestas de niños que vienen de colegios municipales", explica la presidenta de la institución. "Esa es la razón que nos tiene más tristes, por qué a nosotros nos tocó esto, si estamos al servicio de la comunidad y todas nuestras actividades son gratuitas. Entonces, no entiendo el sentido de este ataque, pero nos vamos a poner en pie tarde o temprano", resume.

Comenta