El Louvre celebra a Leonardo Da Vinci

Imagen-''Leonardo-da-Vinci_-e-(3802826)

El museo francés exhibe la mayor muestra dedicada al genio florentino, a 500 años de su muerte. Distribuida en ocho salas, la exposición reúne pinturas, dibujos y cuadernos manuscritos.


Es la muestra más completa sobre Leonardo Da Vinci que se haya realizado en el mundo: reúne 160 de sus obras entre óleos, dibujos y escritos. El hecho de que sea Francia y no Italia quien la acoge generó una crisis diplomática entre París y el gobierno nacionalista de Matteo Salvini, que no quería ceder las obras en manos de instituciones de su país. Pero la justicia italiana dirimió a último minuto a favor del Louvre, y el Hombre de Vitruvio, una de las obras que proceden de ese país, fue colgada en las paredes del museo de la pirámide, cinco días antes de la apertura de la exposición.

Leonardo tardó hasta 15 años en terminar algunas de sus obras, por lo que fue todo menos un artista prolífico. Se le reconocen entre 15 y 17 pinturas, y de ellas 11 están en la muestra de París. En eso ayuda que el Louvre sea dueño de la mayor colección del genio florentino en el mundo, pues posee cinco de sus obras pictóricas: la Gioconda, ausente de la muestra pero expuesta en el Museo; La Virgen, el Niño y Santa Ana; San Juan Bautista; la Virgen de las rocas y La Belle Ferronière.

Louis Frank, uno de los dos comisarios de la exposición, asegura que "al contrario de lo que se ha escrito, Da Vinci no era únicamente cerebral. Pero una vez que encontraba la idea, algo que ocurría muy rápido porque era sumamente inteligente, la ejecución se volvía el objetivo y fin último de su trabajo". En esa ejecución prolongada, agrega, Leonardo encontró "la esencia de la ciencia de la pintura, la temible presencia de la vida".

Para entender la trayectoria del florentino, el Louvre ha decidido iniciar la muestra con una obra que no es de Leonardo sino de su maestro, el escultor Andrea De Verrochio. A través de la observación de su trabajo, y concretamente de Cristo y Santo Thomas, expuesto en la primera sala de las ocho que conforman la exposición, Leonardo entendió que "el drama" se expresa en la pintura "gracias al juego de la sombra y la luz".

[caption id="attachment_106117" align="alignnone" width="900"]

La muestra abarca las investigaciones científicas de Leonardo, como sus cuadernos dedicados a prototipos de máquinas voladoras.[/caption]

Según Vincent Deliuvin, segundo comisario de la muestra, en sus comienzos "Leonardo estaba obsesionado por la forma perfecta" y así se aprecia en su primer cuadro La Anunciación y en La Virgen del clavel, presente en el Louvre gracias a otro préstamo difícil del museo ruso del Hermitage. Pero el artista "se dio cuenta que esto llevaba a una obra muerta porque la forma perfecta no permite representar el movimiento y dar una expresión viva a la figura".

Leonardo concluyó que "la forma era una ilusión" en un mundo en perpetuo movimiento. Es en esta época que el florentino acuñó el término de "composición inculta", u obras inacabadas que permiten a veces casi exclusivamente la existencia del negro.

El mejor ejemplo es el San Jerónimo penitente, cedida por los museos Vaticanos o La Virgen en las rocas, expuesta igualmente en París. Con ese fin Da Vinci creó la técnica del sfumatto derivada de sus estudios científicos: al superponer distintas capas finas de óleo la pintura se transforma "en una ciencia divina capaz de recrear el mundo", explican los curadores.

La última Cena, que permanece en el refectorio del convento dominicano Santa María de Gracia en Milán, es el mejor ejemplo de este período donde, según Franck, Leonardo "inaugura el arte moderno" al imitar el movimiento de la vida. Pero también lo son Santa Ana y San Juan Bautista, que se pueden ver en el Louvre así como La Gioconda, visitada a diario por 20 mil personas en su casa parisina.

En su búsqueda "Da Vinci sintió que capturar el movimiento no le satisfacía. Quiso entonces comprender el interior de los fenómenos y las leyes de la naturaleza", enfatiza Franck. Por eso una sala de la muestra está dedicada a su trabajo científico. Además de decenas de páginas de sus códigos, la gran estrella es El Hombre de Vitruvio: "Una figura humana al interior del cubo y el círculo, dos figuras perfectas, para comprender las proporciones ideales del cuerpo humano", sentencia Deliuvin.

[caption id="attachment_106116" align="alignnone" width="900"]

El Hombre de Vitruvio salió de Italia gracias a un fallo judicial para exhibirse en el Museo del Louvre.[/caption]

En el Louvre reconocen que trasladar a la Gioconda al subterráneo donde tiene lugar esta muestra homenaje ponía en riesgo la obra y su presencia aportaría a esta exposición temporal un flujo de público difícil de manejar.

Los visitantes podrán en cambio adquirir un billete doble que les dará acceso a ambos espacios. Igualmente, al final de la exposición se propone un acercamiento al cuadro más importante de Da Vinci a través de lentes de realidad virtual.

Comenta