Sueños infantiles contados por niños de Lo Hermida

cien niños esperando un tren

Cien niños esperando un tren.

En medio de una población marginal de la capital chilena, el documentalista Ignacio Agüero registró en 1977 los pormenores de un taller de cine para niños a cargo de la maestra Alicia Vega. En las reuniones, retratadas en la película Cien niños esperando un tren, los niños narran sus propias experiencias en dictadura.


En la población Lo Hermida de Peñalolén, en la ciudad de Santiago de Chile, una profesora organiza un taller de cine en 1977. Lo hace para niños que nunca han visto películas ni menos entrado en un cine. La mujer les muestra los cortos de Disney, los clásicos de Chaplin y elaboradas piezas de stop motion ruso, entre otros registros. La experiencia resulta luminosa, improbable y aleccionadora: los menores desarrollan storyboards con sus propias experiencias en dictadura, deslizando sus ideas y sentimientos. Allí dibujan violentos operativos policiales y vecinos muertos por la represión militar.

[caption id="attachment_107195" align="aligncenter" width="960"]

Alicia Vega.[/caption]

Las jornadas que se realizan los días sábado, a cargo de la maestra Alicia Vega, son registradas por el documentalista Ignacio Agüero y dan forma a Cien años esperando un tren, película estrenada una década después de su filmación.

"El universo de Alicia abarca vidas completas de niños, jóvenes y adultos y permite que en cada una de ellas aparezcan preguntas intelectuales a nivel cotidiano", explicó su director Ignacio Agüero en una reciente entrevista con La Nación.

"Treinta años después —dice allí—, las poblaciones callampa siguen existiendo bajo el nombre de 'campamentos', muchos de los niños del documental no cumplieron su sueño, la brecha social parece haberse agudizado y los estándares de pobreza alcanzan nuevas definiciones".

Entrevistada por Culto, Alicia Vega, que siguió con sus talleres de cine para niños, dice que con el paso de los años "hay cosas que se mantienen: sigue habiendo hermanos que interactúan por primera vez entre ellos cuando llegan al taller y hacen un trabajo juntos. Es lógico, pues cuando uno va a sus casas se da cuenta de que no tienen espacios para compartir en familia. No hay una sola mesa donde se sienten juntos", reflexiona.

Tal y como en la experiencia cinematográfica de exponerse a una película en una sala oscura, en Cien años esperando un tren los niños movilizan su imaginación de la mano de la tallerista, y mueven nuestros propios pensamientos durante todo el tiempo que dura la cinta.

https://youtu.be/XfcnPsdCggk

Cien años esperando un tren se encuentra disponible en el sitio OndaMedia.

https://culto.latercera.com/2019/06/16/alicia-vega-maestra-cine/

Comenta