Marcial Sánchez, doctor en Historia: "La Iglesia se convirtió en otra institución que abusa"

Marcial Sánchez

Marcial Sánchez

El director de la colección Historia de la Iglesia en Chile reflexiona sobre el actual lugar de la Iglesia Católica a partir de los ataques a diferentes templos. El especialista cree que es "una respuesta a situaciones que ocurrieron" y señala, a un mes del estallido social, que "la Iglesia esta vez llega tarde".



Este martes fue la Iglesia de la Veracruz en el barrio Lastarria, monumento histórico que sufrió graves daños por un incendio producido después de las 20 horas. El pasado viernes violentistas quemaron bancas de la parroquia de la Asunción, en plena avenida Vicuña Mackenna. Mientras que hay antecedentes, desde el inicio del estallido social, de más templos afectados: la Catedral de Valparaíso, la iglesia San Pedro de Coquimbo y el Santuario María Auxiliadora de Talca. En todos, han quedado rayados contra la Iglesia.

Marcial Sánchez, doctor en Historia y director de los cinco tomos de la colección Historia de la Iglesia en Chile, publicada por editorial Universitaria, se refiere a los últimos hechos ocurridos como al lugar de la Iglesia tras las demandas sociales.

[caption id="attachment_107344" align="aligncenter" width="409"]

Iglesia Lastarria

Horas antes del incendio, el frontis rayado de la iglesia Veracruz.[/caption]

¿Cómo interpreta estos ataques?

La eclosión social que hoy existe es de búsqueda y respuesta a abusos que se han cometido desde hace mucho tiempo. Esa eclosión social tiene dos vertientes: una es pacífica y la otra es violenta. Y cuando uno analiza la pacífica, uno ve mucha gente inmiscuida en una petición de cambio desde las bases. La vertiente violenta, habitualmente, en cualquier parte del mundo, canaliza su rabia a la luz de algunas estructuras establecidas. Por ejemplo, se destruyen bancos y algunas cadenas de supermercados. Y en el caso de la Iglesia Católica, hace un año y medio que está en el ojo del huracán debido a los abusos a menores por parte de sacerdotes y religiosas. Esto es un detonante moral y ético, donde la credibilidad de la institución se ve menoscabada.

Por eso se repiten los rayados. El viernes, la Iglesia de la Asunción decía "Iglesia cómplice" y la puerta de la Iglesia Veracruz decía "Violadores"…

Esto ocurre porque hay un sector de la Iglesia que ha mantenido silencio hasta el día de hoy, sin asumir las culpabilidades. El enojo y la rabia de las personas que queman estos lugares sacros pasa por una respuesta a situaciones que ocurrieron. La Iglesia abusó del pueblo y se puso de espaldas al pueblo y con eso se convierte en otra institución que abusa.

[caption id="attachment_107343" align="aligncenter" width="599"]

Bombero trabajan en incendio en iglesia en el barrio Lastarria

Bomberos en Iglesia de la Veracruz en barrio Lastarria. FOTO:AILEN DÍAZ/AGENCIAUNO[/caption]

El rector de la UC, Ignacio Sánchez, señaló que lo de la Iglesia de la Veracruz es "un acto irracional".

Yo no estoy de acuerdo. Al revés, creo que son personas muy racionales, porque quienes hacen daño eligen el lugar. ¿Por qué no quemaron la casa de al lado? Lo que sí, tienen un código dentro de su conducta establecida, probablemente por años, y tiene que ver con ser seres inadaptados socialmente.

¿La Iglesia ya no es una institución representativa de la sociedad?

Yo creo que sí, hay sacerdotes y religiosas que siguen estando con la gente. Y me refiero en términos reales, no solo en las protestas, sino que trabajando a diario. Pero hoy la jerarquía de la Iglesia Católica no tiene la fuerza que tuvo antaño, entonces la gente no la escucha. Y no es porque no quiera escucharla, es porque no le cree, ya que no han sido consecuentes muchas veces con el hábito que visten. Ahora, otra cosa, la Iglesia es un elemento físico, patrimonialmente es relevante, pero con esto la comunidad pierde un lugar donde se congrega. Sin embargo, la Iglesia viva, no es el templo ni la jerarquía, es la gente. Y yo creo que se nos está mostrando, a cada instante, el rostro de Cristo sufriente en la cruz, en cada joven que está siendo reprimido, en cada persona que pierde un ojo, en cada Carabinero que está en la calle. Ese rostro se ha ido visibilizando paulatinamente.

Entiendo que desde el estallido social la Conferencia Episcopal ha emitido dos comunicados públicos. ¿Qué opina de ellos?

El obispo Celestino Aós habla de que "hay que cambiar la Constitución", pero es obvio que eso debe ocurrir. Creo que la Iglesia esta vez llega tarde. Aunque debo rescatar a los sacerdotes que trabajan con la gente en la calle. Incluso acompañando en las manifestaciones. Con respecto a romper los objetos religiosos, yo creo que quienes lo hacen saben lo que está haciendo, saben qué significa ese simbolismo.

¿En otro momento de la historia, la iglesia recibió este tipo de ataques?

En el caso chileno, ataques tan certeros como este, no. Pueden ser los antecedentes de hace algunos años, de la Iglesia de la Gratitud Nacional, que intentaron quemarla. En el siglo XIX, en España, hubo protestas tan fuertes, que quemaron varias iglesias después de una corrida de toros. Esto ocurrió producto, justamente, de posiciones que estaba tendiendo la Iglesia ante la población. En la actualidad creo que debe haber una recomposición moral y ética en nuestro país, donde todas las iglesias deben ser partícipes, la Iglesia Evangélica, la Católica, la Judía y la Ortodoxa.

[caption id="attachment_107342" align="aligncenter" width="441"]

Historia de la Iglesia en Chile

Primero tomo de la colección

Historia de la Iglesia en Chile

(2009).[/caption]

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.