The Raconteurs: alta tensión y recarga

THE RACONTEURS 136

La energía que The Raconteurs transmite en directo logra soslayar que el grupo funciona como un pastiche de rock clásico de los 70 donde abundan los solos de guitarra y batería, con cambios de ritmo y pasajes más tranquilos con alternancias de guitarras acústicas como variable a los voltios.


"¡El que no salta es paco!" grita la gente a metros de La Moneda sin que nadie reprima. Sigue el tarareo de la melodía de "Seven nation army" de The White Stripes y luego "¡el pueblo unido jamás será vencido", todo mientras esperamos que The Raconteurs regrese para el bis esta noche de miércoles a pasos del palacio de gobierno en el teatro Coliseo. La banda de Jack White debuta en Santiago, y lo hace a escasa distancia de la zona símbolo del poder ejecutivo completamente cercada y custodiada por fuerzas especiales de carabineros, lo cual permite algunas excepciones como la temprana apertura de puertas del recinto y que la asistencia pueda sacar celulares durante el show, algo que Jack White —receloso de las nuevas tecnologías— suele prohibir. The Raconteurs ha bombardeado de rock clásico el viejo teatro y el público recibe la música brazos en alto como si deseara recargar energías en estos días de alta tensión y desgaste.

https://culto.latercera.com/2019/08/05/jack-white-third-man-records/

Un par de horas antes en la esquina de Alameda con Nataniel Cox un indigente envejecido prematuramente, parte de esa marea de pobreza extrema que se ha tomado la arteria en los últimos años, dormita diagonal a La Moneda en la esquina de Alameda con Nataniel Cox mientras sostiene el puño izquierdo en alto. La gigantesca bandera en el bandejón entre la sede de gobierno y el paseo Bulnes flamea apenas, mustia y opaca, tiznada del aire viciado de estas semanas. Escasos vendedores de merchandising hechizo están apostados en las afueras del teatro. Por un lado la crisis. Por otro The Raconteurs es una banda intermitente con apenas tres discos en 13 años, el último publicado en junio pasado bajo el título Help us stranger, el motivo de este debut en Chile.

La sala no está a tope pero hay suficiente público para semejar una caldera en la noche primaveral. The Raconteurs entra con todo y con Jack White al mando desde el primer momento. Él y el formidable batero Patrick Keeler, el mismo de The Afghan whigs, que hace años dieron un concierto memorable y casi sin público en Vitacura, envalentonan a la gente. Hacen palmas, levantan los brazos. Saben que este concierto es en el epicentro de una metrópolis que sigue estallando. La banda enhebra los acordes mullidos de "Bored and razed" hasta que sobreviene el chasquido, las guitarras relampagueantes con el bajo y la batería marcando un solo golpe como lo hacía The Who, que es el referente más inmediato de estos primeros minutos algo atronadores.

Cuanto sigue es una andanada de rock clásico donde cada músico, alineación que completan Dean Fertita en teclados y guitarra, Brendan Benson en guitarra y voz y Jack Lawrence en bajo, sigue las órdenes e interactúa con Jack White. El músico de Detroit mantiene esos detalles estéticos que le distinguen y que mostró cuando debutó hace 14 años en el estadio Víctor Jara con The White stripes, con roadies uniformados también atentos a sus gestos y exigencias para replicar las texturas de los discos. Un par de los tres micrófonos que usa distorsionan su voz y sus guitarras resuenan ásperas y volcánicas.

La energía que The Raconteurs transmite en directo logra soslayar que el grupo funciona como un pastiche de rock clásico de los 70 donde abundan los solos de guitarra y batería, con cambios de ritmo y pasajes más tranquilos con alternancias de guitarras acústicas como variable a los voltios.

Para un público en un trance histórico, el debut de The Raconteurs fue energía positiva emanada de fuentes clásicas, manuales sobre una manera de componer e interpretar rock muscular y masculino que cada vez se adentra más en el territorio de los recuerdos y las viejas costumbres. Un viaje hasta una música que todavía palpita vibrante aunque en vías de extinción.

https://culto.latercera.com/2018/07/19/jack-white-en-madrid-juanito-combo/

Comenta