Moyenei Valdés y el hombre que mató a su padre: "La gran lección es que todavía puede suceder lo nunca antes visto"

moyenei

Moyenei Valdés.

Este lunes la cantante chilena Moyenei Valdés, reconocida por su trabajo como solista y a bordo del colectivo Mamma Soul, dará un concierto gratuito en el Museo de la Memoria. Radicada en México desde 2006, llega a un Chile convulsionado y luego de encontrarse de frente con el hombre que le disparó a su padre en 1989. Acá, detalla los preparativos del documental que prepara con la historia, critica los dichos de Alberto Plaza y recuerda la enorme influencia que recibió de Joe Vasconcellos.




Moyenei Valdés (41) viene de dar una serie de talleres musicales en comunidades fuera de Santiago y cuenta que en septiembre pasado terminó de filmar un documental sobre su padre, Raúl Valdés Stoltze, el militante socialista y muralista que el sábado 8 de julio de 1989 rayaba en una pared la leyenda: "No más exclusión: Almeyda senador". Allí recibió un disparo por la espalda de José René Poblete Vega, de 26 años y guardia de seguridad del lugar. El dirigente de izquierda fue trasladado en ambulancia hasta la Posta 3, donde falleció como consecuencia de una herida en uno de sus pulmones. La cantante, que en 2016 se encontró de frente con el asesino de su padre, dice hoy que "la gran lección es que todavía puede suceder lo nunca antes visto".

https://culto.latercera.com/2019/03/09/jorge-gonzalez-disco-tributo-2019-canciones/

Sobre el filme que lleva por nombre La herencia, asegura que "la banda sonora está increíble y se podrá ver en el 2021". Poco antes de volver a México, Moyenei tendrá una fecha de despedida este lunes 20 de enero con un concierto gratuito.

-¿Por qué en el Museo de la Memoria?

-Creo que es un espacio natural de expresión de quienes hemos sido parte de la historia reciente de Chile y hemos podido transmutar el dolor a través del arte. Estas tres semanas he dado talleres, terapias y conciertos en comunidades en regiones. Y cerramos el viaje con la despedida en concierto en el museo. Ha sido gratuito para ofrecer un presente a mi gente. Este viaje es para mi una ofrenda. Ha sido súper fuerte vivir desde lejos todo el proceso social del despertar del país.

https://culto.latercera.com/2018/08/31/sol-serrano-no-partidaria-los-museos-empate/

-¿Cuál crees que es el rol de la memoria, especialmente en un momento como el actual?

-Es fundamental porque toda experiencia social, por dura o hermosa que parezca, necesita ser recordada. Ya sea para hacerla más grande o para no repetirla. Que repitamos patrones de conducta tiene que ver con temas no resueltos, como lo es la herida de Chile. Es un tema que no se ha co-creado, desde la instancia civil ni política, no ha habido la voluntad de co-crear herramientas de sanación colectiva. Se malentiende que esta herida es solo para la gente de izquierda o de las víctimas, pero puedes ver que afecta a toda la población. Los países desarrollados han entendido esto, como en el caso del Holocausto, han habido procesos de sanación colectiva. En Chile, esta herida abierta, más la desigualdad, generó una patología social que crea ira, rabia y violencia que solo ha podido ser canalizada con la destrucción de los espacios públicos. ¿Por qué? Porque estos han sido coptados por el mundo privado. La cultura ya no es un derecho social, es un negocio, ahora se llama entretenimiento. La salud ya no es un derecho fundamental, tampoco la educación. Entonces todas las vías de desarrollo humano en este país están mal administradas, implementadas de maneras miserables y violentas contra la población. Todo este tema del estallido social es un remezón del alma de Chile que dice: ya basta. Entonces, si no estuviera en nuestra memoria todo lo que ha ocurrido recientemente, la quema de libros, la tortura, la persecución política, creo que seguiríamos aguantando que nos pisotearan sin saber qué hacer. Pero nuestro país viene de una cultura de la solidaridad, de la transformación, de la olla común. Por suerte esto sigue vivo y ha resurgido. Entonces la memoria, por la contingencia, es muy importante para co-crear un nuevo Chile que está pidiendo un buen vivir. Lo que los estudiantes secundarios nos están enseñando es a que quede grabado en la memoria para el futuro y sembrado en el presente.

-¿Cómo ves a Chile desde afuera?

-Desde afuera ha sido para mí un poco frustrante porque siempre he sido una artista que ha estado al servicio del proceso social. Desde lo contestatario pero también desde la reflexión. Desde el entendimiento de que se pueden generar procesos de transformación colectivos muchísimos más grandes de lo que pensamos. Se le agradece a la prensa internacional que ha viralizado la información que viene desde Chile. Pero para los que vivimos afuera nos pone en una situación súper fuerte, de desesperación, de no saber qué hacer, cómo ayudar. Así que ha sido súper mágico poder venir acá en este contexto y hacerse útil. He estado haciendo conciertos, talleres, terapias y yendo a comunidades (en regiones) porque Santiago no es Chile. Y me encanta volver al formato pequeño, a lo que las comunidades pueden hacer. Ha sido un néctar poder venir, dentro de la complejidad del momento, y servir al propósito mayor que es colaborar con un movimiento social que quiere crecer.

-Mencionas conciertos, talleres y terapias. ¿En qué consiste ese trabajo?

-Los talleres son una metodología de trabajo que yo diseñé hace cinco años. Desarrollé un método para la buena utilización de la voz y para sembrar un sonido propio. La idea es que las personas puedan llegar a un nivel de expresión vocal superior y poder expresarnos abiertamente. Entonces es una terapia funcional, fisiológica y emocional de desbloqueo. He viajado por el mundo haciendo esta terapia y la quise traer a Chile, compartirla con talleres abiertos. Estoy muy contenta porque está enfocada en la sanación, en que podamos irnos liberando de distintas ataduras y sublimar nuestro paso aquí por la tierra.

-¿Qué reflexiones han podido sacar en limpio estas tres semanas que llevas en el país?

-Chile se está transformando. Nunca más volverá a ser el mismo. Que Chile no se rinde, que la dignidad se está haciendo costumbre y, también, que nos queda mucho por aprender, por entender, por avanzar. Y me llevo también la frescura de la esperanza de la gente, de la organización barrial. Los chilenos están entendiendo que todo puede cambiar. Estoy agradecida de haber llegado en este momento. No fue casual, cambié mis vacaciones por venir al país. Me preguntaban por qué iba a Chile si acá estaba la violencia, las bombas pero yo necesitaba formar parte de este momento. He participado saliendo de la ciudad, yendo a las comunidades, compartiendo estos talleres, en círculos de sanación, círculos de mujeres, haciendo conciertos en lugares más pequeños. Era mi manera de honrar el trabajo que se está haciendo a nivel barrial.

-Alberto Plaza ha sido un crítico activo del estallido social. Hace poco dijo: "Tanta importancia se le ha dado a las minorías, que han terminado por gobernar el país". ¿Cómo lo ves tú?

-Alberto es un ignorante y lo quiero decir con todas sus letras. Estuve por casualidad viendo algunas cápsulas que está sacando este colega, con un grado de fascismo indiscutible. El hombre está enajenado, se nota que su palabra está basada en un concepto de separación. Es absurdo permitir que una persona con ese grado de ignorancia y odio tenga acceso a dirigirse a las masas, pero, bueno, todo queda dentro del marco de la diversidad. Me parece absurdo lo que dice. Las minorías son ellos, literalmente él se está mirando en un espejo y se está hablando a sí mismo, y se les ha dado tanta importancia que terminaron por gobernar nuestro país. Además, Alberto no ha vivido casi nada acá, ha estado en Miami la mayor parte del tiempo desde la vuelta a la democracia, que es otra burbuja. Desde que llegué, me la he pasado recorriendo la ciudad porque quiero aprender, quiero mirar, para que cuando me entrevisten hablar con conocimiento. La palabra de Alberto Plaza no tiene ninguna validez. Es una persona destructiva, odiosa que carece de sabiduría.

https://culto.latercera.com/2018/11/18/alberto-plaza-claro-que-no-da-lo-mismo/

-En la misma línea de un país que no ha sido capaz de cerrar las heridas de la dictadura, se encuentra el caso de tu padre. En 2016 te reuniste con el hombre que le disparó y dio muerte en 1989. ¿Qué sacas en limpio de estos meses que han pasado?

-Creo que somos seres en constante transformación. Ese es el mantra de la canción "Cambia todo cambia" que para mí es un himno. Un asesino pudo arrepentirse de corazón y suplicar perdón de manera honesta. Lo digo así porque él podría haber cerrado la puerta de su casa pero se atrevió a mirarme a los ojos, a llorar y abrir su corazón. Creo que todo puede transformarse, lo que no significa que debamos olvidar lo que pasó. Fue una sorpresa para mí que pidiera perdón. La gran lección es que todavía puede suceder lo nunca antes visto.

-Hiciste un documental sobre tu padre, llamado La Herencia, ¿en qué proceso está?

-Pensé, como no soy cineasta, que en un año estaría listo, pero no. Recién en septiembre del 2019 terminé de filmar, entonces ahora estamos en la etapa de posproducción. Lo que puedo adelantar es que la banda sonora está increíble. Se podrá ver en el 2021.

-Pasando al ámbito musical, fuiste parte del grupo Mamma Soul, que en su momento marcó un hito. Sin embargo hace más de una década que estás en México. ¿Sigues conectada con la música que se hace en Chile? ¿Qué proyectos te llaman la atención y por qué?

-Me encanta estar buscando y escuchando la música de Chile. El canto de Julián Herreros, de Los Celestinos, es lo que me ha marcado este año. Todavía hay cantores populares jóvenes que rescatan una raíz muy profunda de lo que significa la música tradicional chilena y eso me conmueve profundamente. Es como un "detente y mira hacia atrás para poder avanzar hacia adelante". Es muy interesante lo que culturalmente me ha transmitido escuchar a Julián Herreros, es para mí la revelación del 2019. Sus proyectos grupales y solistas son ver un trabajo artístico y de virtuosismo musical que es realmente un aporte para la música chilena.

-En México hay una artista chilena que se ha transformado en un fenómeno de masas: Mon Laferte. ¿Conoces su música? ¿Y qué te parece su rol dentro en el estadillo social?

-Me parece fantástico que haya utilizado todos los medios a su alcance para visibilizar lo que estaba sucediendo aquí en ese momento. Lo aplaudo de pie. Nunca he sido fan de su música pero reconozco en ella todos sus méritos y virtudes artísticas y personales. Me pone muy contenta que sea reconocida como lo merece.

https://culto.latercera.com/2019/04/01/joe-vasconcellos-lollapalooza/

-Miles Davis dice en su autobiografía que "la sensación más fuerte que he experimentado en mi vida (con la ropa puesta) fue cuando oí por primera vez a Diz y Bird juntos". ¿Tienes alguna experiencia similar?

-Ver a Joe Vasconcellos cuando tenía 14 años. Quedé con la boca abierta al ver este hombre chileno, medio brasileño, medio italiano, mucho más joven y guapísimo además. Me dejó boquiabierta verlo introducir a Chile toda la música afro-brasileña, con los tambores, incluso con un poco de bossa nova, pero con un sonido personal y único. Esa misma noche lo conocí, de ahí en adelante tenemos una gran amistad. Me apoyó mucho, junto a Pedro Foncea, de los De Kiruza, y Lalo Meneses, de Panteras Negras. Siento que, ahora que lo cuento, inevitable e inconscientemente pude extraer parte del néctar de estos tres personajes y crear un estilo propio.

https://culto.latercera.com/2018/07/19/moyenei-valdes-frente-al-hombre-le-disparo-a-padre/

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.