Álvaro López: “Que Los Bunkers hubiéramos pedido permiso o no para tocar en Plaza Italia daba lo mismo”

ALVARO-LOPEZ-16678

Foto: Mario Tellez.

El cantante habla del retorno de su grupo en diciembre, de por qué fue sólo por dos shows y analiza cómo los músicos han enfrentado la crisis: "Todo el mundo artístico previo al estallido también es responsable".



El cantante Álvaro López (40) cuenta que hace un tiempo se miró con algo de vergüenza con su hermano Gonzalo (37), bajista y con quien ha compartido militancia en dos proyectos de distinta estatura en el cancionero chileno del nuevo siglo, Los Bunkers y LOPEZ. “Ahí nos dijimos ‘¿no estamos dejando entrar a la gente muy al patio de nuestra casa cuando éramos chicos? ¿No será mucho?’”, recuerda el artista ante lo que significó el preámbulo de un plan tan espontáneo como íntimo.

https://culto.latercera.com/2019/12/30/mejores-discos-chilenos-recomendados-culto/

Desde hace unos meses, los hermanos protagonizan una iniciativa sin una brújula fija, pero que les ha permitido regresar a su raíz más pretérita: ambos se juntan sin mayor compañía a tocar en recintos estrechos y shows acotados, para despachar a dúo el mismo repertorio que ejercitaban en su natal Concepción cuando apenas superaban la pubertad.

"Es un show que tiene que ver con nuestra vida como hermanos, lo que escuchábamos cuando chicos, lo que cantábamos con nuestros padres, la música que fue la base del camino que seguimos, incluyendo a Los Bunkers. Leonardo Favio, Adamo, las cosas que se pueden llevar al formato más guitarrero. Me reencontré con mi hermano en esos momentos que compartíamos hace mucho en la casa, pero también puedo decir que él se ha convertido en un tremendo bajista. Yo lo encuentro el mejor de Chile", califica el intérprete.

Una complicidad familiar que se amplificará en los próximos días y que tendrá su examen mayor en las dos presentaciones que el proyecto Hermanos López ofrecerá como parte del ciclo gratuito Feria Popurrí, el mercado itinerante de música, cultura y emprendimiento que organiza la firma Mallplaza en sus distintas sedes y con diversas figuras de la música nacional. Ellos estarán el domingo 26 en Mallplaza Oeste y el viernes 31 en Mallplaza Vespucio (ambos a las 20 horas).

https://culto.latercera.com/2019/12/14/los-bunkers-ultima-banda-que-importa/

"Que sea gratuito y en una feria donde entran un montón de expresiones artísticas lo encuentro bacán. Es súper bueno que este tipo de entidades comerciales le devuelva la mano a lo que significa históricamente entrar a un mall a gastar plata. Y sobre todo si son propuestas artísticas diferentes y no sólo unos monos que ponen en una terraza a tocar música de matrimonio mientras la gente come, sino que devolver la mano realmente con arte. Es una respuesta a lo que está pasando, se están dando cuenta que un centro comercial es un lugar de convergencia de gente y que el rollo de sólo ir con la tarjeta en la mano a gastar está pasado de moda", postula López en días en que el vínculo entre los músicos y las marcas abre otra clase de sensibilidades.

"No me complica, para nada. Siempre va a ser bienvenido un escenario donde puedas subirte a mostrar tu arte, sea en las alturas de Machu Picchu, como Los Jaivas, o en un centro comercial".

En las veredas, como imaginé

Pero en el trayecto reciente del vocalista hay un recital gratuito que no sólo escala entre los más significativos de su carrera, sino que también entre los más comentados del último año en el país. El viernes 13 de diciembre, Álvaro López se volvió a mirar en un escenario junto a sus compañeros de Los Bunkers, luego de cinco años sin tocar juntos y arriba de un camión que se instaló en plena Plaza Italia, misma escena que replicaron 24 horas después en la Universidad de Concepción, como parte de un estallido social que trasladó varias frases del cancionero del quinteto a las pancartas callejeras y los rayados en las murallas.

"Habíamos estado hablando poco con los cabros, pero empezamos a comunicarnos cada vez más ya cuando empezó a quedar la cagá. Y de a poco nos empezamos a pololear. Fue como 'oye y si…' (pone cara de coqueteo con otra persona). A ver quién lo decía primero. Alguien lanzó la bengala y todos lanzaron la misma, ya sea de Chile o de México, y de parte de todos fue como 'sí, estamos esperando todos este momento, démosle'".

https://culto.latercera.com/2019/12/13/camion-regreso-los-bunkers/

"Todos sentíamos una responsabilidad con el país, no era que todos estábamos esperando tirar la bengala por una cosa del grupo, sino que estábamos esperando tirar la misma bengala por las circunstancias que estaban ocurriendo. Estaba cada día quedando más la cagada. Digamos que Piñera nos obligó (se ríe). Piñera tiró la bengala. Sentíamos que era nuestra responsabilidad hacer algo y cada vez se hacía más necesario".

¿Por qué?

Porque somos músicos, somos artistas y siempre teníamos esa mirada con respecto a nuestro entorno. Y las cosas estaban pasando justamente y nos necesitaban justo ahora.

El músico cuenta que el grupo se juntó a ensayar una semana antes de la presentación, en una pequeña sala rodeada de edificios y bajo un secretismo que los obligaba a salir cada uno por separado para no levantar sospechas. De hecho, barajaron también otros lugares para concretar la resurrección en vivo. "Una de las cosas que no queríamos hacer era ligarnos a un partido político o una persona. En ese caso, un estadio siempre tiene que ver con alguna municipalidad, por ejemplo. Incluso en un mismo estadio se fue volviendo imposible, porque estaban todos preocupados por la seguridad y estábamos haciendo todo a pulso. Y ahí diseñamos un plan maestro, apareció el bus y lo hicimos no más".

https://culto.latercera.com/2019/12/18/el-mejor-disco-de-los-bunkers/

¿Por qué pensaron en solo dos shows?

La idea era hacer un solo momento, no una gira. Que se notara el simbolismo de lo que se estaba haciendo. Que no se tomara como que nos estábamos 'aprovechando' de juntar, porque no lo sentíamos. De juntar tipo 'vuelven los Bunkers', con todo un plan de marketing atrás. Queríamos hacer algo lo más simbólico posible, llegar y tomarnos la ciudad, que fuera sorpresivo, sin promoción ni algo comercial.

Igual hubo críticas en redes sociales que apuntaban a que estaban aprovechando el estallido para volver.

Me pareció obvio. Estamos en un mundo de haters, de trolls, de ridiculeces. Hubo voces como el intendente, que después de que se han tomado por meses la ciudad, después que la gente se tomó las calles, donde todos los viernes se junta a la gente a hacer lo mismo, ¿en el concierto de nosotros se dieron cuenta que quizás podían hacer una ley anticonciertos? O Alberto Plaza, que encontró que estábamos haciendo un acto de matonaje. O voces más ridículas, que dijeron que estábamos financiados desde Venezuela o Rusia.

"Además, con Los Bunkers siempre fuimos conocidos por nuestra integridad. No teníamos para qué explicarnos. Fueron lo suficientemente ridículas las opiniones como para intentar responder. Daban risa".

https://culto.latercera.com/2019/11/30/historia-los-bunkers-mino-chile-desigual/

Tras el show, el intendente Felipe Guevara dijo que tendría "tolerancia cero" con manifestaciones sin permiso y a partir de ahí se empezó a acordonar Plaza Italia con Carabineros. ¿Qué les pareció esa consecuencia?

Tiene que ver con la línea del gobierno: se vienen a dar cuenta de algo que viene ocurriendo hace dos meses. Terminamos tocando en un punto donde las odiosidades se empezaron a tomar las cabezas, donde había violencia, donde algunos vecinos estaban chatos. Pero… sorry. Para mí era necesario. Y para el país era necesario. ¿Qué quieres que les diga? ¿O sea, después de todo lo que ha pasado vienen a considerar un concierto un acto de matonaje? No sé qué tan diferente fue a lo que estaba ocurriendo todos los viernes. Me siento honrado por ser la excusa de que se le haya caído la teja a esta gente (se ríe). No nos preocupó.

"Lo que diga el intendente frente al concierto es de un nivel de ridiculez… Si hubiéramos pedido permiso o no daba lo mismo. O sea, ellos no tienen permiso, ellos no tienen la autoridad para dar permiso, ya la perdieron. Nunca lo planteamos (pedir permiso)".

Más que con las controversias, López se queda con las emociones: "Fue bonito. Ya al ensayar las canciones me empezó a tiritar la pera. Nos costó un poco aceitar las bisagras, sabemos que con Los Bunkers es un tipo de entrega musical para las que nuestros engranajes actuales ya estaban medios oxidados. Fue súper emocionante".

https://culto.latercera.com/2019/11/06/los-bunkers-receso-indefinido/

¿Les gustaría volver a hacerlo?

No lo sabemos, eso quedó en punto suspensivo, para el futuro. Era tanta la necesidad de que se notara que esto era por las circunstancias por las cuales fue organizado, que ni siquiera entre nosotros se dio la chance de pensar en otra cosa. Pero nunca la figura ha dejado de ser 'receso indefinido', nunca hemos sido ex Bunkers. No creo que suceda de modo inmediato, pero siempre se puede dar. Además, no estamos agarrados de las mechas, por supuesto que está siempre la posibilidad.

López agrega que nunca le sorprendió que los temas de su banda -como "Miño" o "Canción para mañana"- tuvieran una segunda vida como soundtrack de la crisis. "Nosotros en los 2000 siempre tuvimos una mirada crítica y ese escepticismo de decir '¿cómo chucha nadie cacha lo que está pasando?'".

https://culto.latercera.com/2019/02/07/cancion-para-manana-bunkers/

También suma una reflexión cuando recuerda los inicios del siglo XXI: "Incluso todo el mundo artístico previo a esto (el estallido) también es responsable. Hay toda una cultura que nosotros aceptamos, en que nosotros nos enguatamos. No sé, era todo muy lindo. Estaba muy la cagada y nadie dijo nada. Nosotros con Los Bunkers tampoco es que nos lavemos las manos como Pilatos diciendo 'ooh, hicimos "Miño"', pero sí podemos decir al menos que somos parte de una generación donde la cultura debió decir algo. Los artistas deberíamos haber sido más punta de lanza de algunas cosas".

Luego sigue: "Cuando pasó la crisis, mucho artista se empezó a juntar y escuché a muchos de ellos decir: 'nosotros tenemos la sensibilidad de saber leer el pueblo'. O sea, compadre, no seai cara de raja. En vez de ser simplemente un traductor de lo que está pasando, un lector de las cosas, y no ponerte en un escenario o púlpito de artista a decir 'esto está mal, compañero'. Toda la gente se daba cuenta de lo que estaba pasando y los artistas parecían los que lo traducían de forma menos directa".

¿Siente que en estos años hubo músicos que no tomaron la bandera de lo que estaba pasando?

Hubo artistas que tomaron la bandera de lo que pasaba y hubo canciones hablando de lo que estaba ocurriendo, pero en el momento de los quiubos habría que decir "nosotros fuimos parte de eso, nosotros somos responsable de ese Chile". Eso. Yo hice canciones sobre lo que estaba ocurriendo, pero yo fui parte de ese Chile y me siento responsable. Así de simple. Los artistas con los que yo marco distancia son con los que han tenido reacciones ahora, pueden ser actuales o de otras épocas, pero ninguno ha dicho 'yo soy parte de esa generación y por eso comparto responsabilidad'. Tenga responsabilidad o no. Ahora con el estallido vi mucho comentario del tipo 'nosotros si entendemos al pueblo y la huevá". Y ese discurso no me parece. Yo aún estoy masticando lo que está ocurriendo. Hay colegas que ven la tele y al tiro se pegan un poema y lo suben a Twitter. A mí me cuesta un poco más".

https://culto.latercera.com/2019/11/30/paul-mccartney-mino-los-bunkers/

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.