Denise Rosenthal en su cuarto propio

Denise Rosenthal web 1

Foto: Valentina Mora

Con un nuevo single -"Tiene sabor"-, que se suma a su material inspirado en problemas y perspectivas femeninas, la cantante y compositora chilena se explaya con Culto sobre cómo desarrolló su visión artística, los costos de la exposición mediática y se refiere a la tensión que ha rodeado Viña 2020, en que debuta como artista en solitario.




Antaño considerado un punto importante para la proyección internacional, un debut en el Festival de Viña suponía un momento crucial para un nombre emergente. No es así para el caso de Denise Rosenthal (29), la cantante -e integrante del jurado de la competencia- que se subirá por primera vez al escenario de la Quinta Vergara como solista este viernes 28 de febrero.

https://culto.latercera.com/2020/02/28/denise-rosenthal-mensajes/

A doce años desde su participación en el evento como parte del grupo musical de la serie Amango, la artista ha construido una identidad musical en la escena pop a punta de singles escritos y compuestos por ella como "Cambio de piel", "Isidora", entre otros. Y en el último tiempo registra hitos como su presentación en el Movistar Arena o su dueto junto a La Mala Rodríguez.

Aunque reconoce que el debut en el certamen viñamarino la encuentra en un buen momento en lo profesional, pues afirma sentirse "súper cómoda, tranquila, más segura conmigo misma con lo que he construido e ido generando", prefiere tomárselo con cautela.

"Siento que la manera más sana de poder trabajar e ir cumpliendo las metas que me voy poniendo respecto a mi carrera, es enfocarme 100% a trabajar a perfeccionarme, a entregar un buen producto, para finalmente construir un show que no busque solamente entretener, sino que busque comunicar, entregar un mensaje, proponer una identidad, un proyecto musical novedoso", asegura en conversación con Culto.

Pero esta edición de Viña resulta especial. Como en otros momentos de la historia, no ha quedado al margen de la contingencia debido al estallido social, que motivó la referencia de artistas como Mon Laferte, Francisca Valenzuela, Ricky Martin o Ana Gabriel. En el caso de Denise Rosenthal, cada noche ha lucido una polera con la imagen impresa de alguna mujer. Pasaron: la defensora de la niñez, Patricia Muñoz; la abogada y sufragista Elena Caffarena; la activista ambiental Macarena Valdés; la Premio Nobel de literatura, Gabriela Mistral; y la socióloga e intelectual feminista Julieta Kirkwood.

"Estamos en un contexto histórico social que conlleva a que sea un festival único -afirma-. Por ende para mí va a ser un festival importante ya que es un escenario que representa la música popular, y cuando yo decidí hacer música me propuse tratar de ser y habitar el espacio del mainstream tratando de marcar la diferencia; de hacer un proyecto que pueda 'camuflarse', marcar diferencia en cuanto a contenido, a temática, propuesta musical".

-Pero ¿es Viña un escenario propicio para levantar demandas o afirmaciones políticas?

-Me parece que es un espacio propicio para habitar desde la industria popular generando contenidos diversos, generando espacios de diálogo, de congregación. De reivindicar esos espacios. Creo que está en nosotros, los exponentes de la música ver cómo habitamos los espacios culturales. Acostumbramos a escuchar en la música popular temáticas que tienen contenido que buscan entretener, lo que también está super bien que existan, pero sí creo que de un tiempo a esta parte se ha comido a los otros proyectos que han querido habitar este espacio, generando un equilibrio entre las distintas gamas de la música popular".

[caption id="attachment_119856" align="alignnone" width="818"]

Foto: Valentina Mora[/caption]

Ser como nadie

Fue en 2008 cuando la joven Denise Rosenthal subió por primera vez al escenario del Festival de Viña del Mar como integrante de Amango, el proyecto de serie juvenil que también tenía un grupo musical asociado. Eran los días en que comenzaba su camino como artista. Esa presentación, asegura, le hizo tomar decisiones a posteriori.

"Yo tenía como 18, era bastante chica igual. Entonces vi a la gente gritar 'antorcha, antorcha', y yo miraba a mis compañeros y me decía 'chuta, estoy en este lugar, pero ¿haciendo qué?, estoy en un proyecto que en realidad tiene fecha de expiración, que no le interesa mayormente a la industria, no es algo que vaya a trascender profundamente, ¿por qué estoy acá?' y ahí es donde me empezaron a aparecer muchas dudas respecto a qué era lo que quería, como quería habitar la música. Desde ese momento me puse a estudiar mucho, a escucharme, a tener espacios en mi intimidad".

Con los años, la cantante pareció hallar su voz artística. En sus últimos sencillos como "Agua segura", "Ni un fruto" y el recientemente estrenado "Tiene sabor", la artista ha trabajado una perspectiva de género que ha incorporado temas como las relaciones abusivas, el empoderamiento femenino, entre otros.

"Creo que los procesos son cíclicos y la mujer de un tiempo a esta parte ha estado buscando reivindicar sus derechos y encontrar un espacio para seguir construyendo un lugar más equitativo, más constructivo -detalla-. Sería poco probable que eso no afecte a la cultura. Hay una mayor presencia de mujeres y eso es buenísimo porque se pueden generar nuevos referentes femeninos".

https://www.youtube.com/watch?v=mPoTEi055zc

La artista cuenta que no fue sencillo llegar hasta el punto actual, sino que más bien fue un camino de ensayo y error.

"No hubo un punto, hubo muchos puntos, muchos clics, muchos intentos fallidos, mucha frustración, muchos fracasos. Me he equivocado, exploré en caminos que no eran los correctos, me he tenido que enfrentar a la crítica no sintiéndome 100% madura en mis conocimientos musicales, pero poco a poco he ido encontrando la forma de comunicarse, de sentirme cómoda con mi música".

"La opción que he decidido yo es más compleja y es más larga, que es tratar de hacer mi propia identidad desde la música, forjar mi propio camino -agrega-. Y eso significa que ha estado mucho más expuesto mi camino. Me he enfrentado a exponer y visibilizar todos esos procesos creativos que muchos artistas lo tienen en su interna. Me dicen 'ya, pero ¿como quien quieres ser?' y yo digo: como nadie, po ¿por qué uno quisiera ser como alguien, si una es compositora, mi ambición máxima es ser la mejor versión de mi".

[caption id="attachment_119854" align="alignnone" width="790"]

Foto: Valentina Mora[/caption]

El amargor de la exposición

Iba a lanzarse en noviembre, pero finalmente, "Tiene sabor" fue dado a conocer junto a su videoclip dirigido por Franco Bertozzi, el pasado 20 de febrero ad portas del debut en la Quinta Vergara. Antes, cuando el estallido social llevaba algo más de un mes, el contexto la llevó a tomar la decisión de adelantar la salida de "Ni un fruto".

"'Tiene sabor' Iba antes, pero en ese momento encontré que no tenía mucho sentido sacar ese single -asegura Denise-. 'Ni un fruto', representaba mucho mejor mi sentir y el contexto de lo que me estaba pasando, así que adelantamos ese single y lo enrocamos".

-Precisamente, en "Tiene sabor" incluyes un recitado en que aseguras que "Me gusta ser el centro de atención, pero me aburre la exposición/Realmente a veces no sé cómo lidiar con esa presión, y la verdad no sé rapear, solo quería tener más tiempo para hablar" ¿como lidias para mantener tu intimidad en una carrera que te exige exponerte mucho?

-Me acompleja mucho la exposición, es dolorosa, y es una decisión que uno tiene que tomar todos los días. Pero lo hago porque siento que verdad a través de mi música y a través del trabajo que estoy haciendo puedo contribuir, puedo aportar algo. Me hubiera gustado haber escuchado canciones así cuando era pequeña, que me pudieran fortalecer. Vivimos en un sistema que se alimenta de tu inseguridad. Y eso es lo que propongo, el camuflarme y ver de qué manera desde adentro puedo hacer el cambio.

-¿Has recibido críticas al respecto?

-Mucha gente me dice, 'pero no entiendo ¿por qué haces publicidad entonces, por qué te vendes al sistema?' al final soy parte del sistema. En algún momento de mi vida puede ser que me vaya a la chucha a vivir al cerro, y me absorba en la naturaleza, en mi independencia, haga una realidad paralela donde pueda decir, '¿sabes? soy 100% consecuente, no creo en el sistema y no voy a vivir en el sistema', pero lamentablemente ahora no lo soy. Entonces ¿qué puedo hacer? ¿atacar al sistema? ¿pero cuál es la solución? yo tampoco tengo una solución de cómo sería un mejor sistema. Lo que realmente puedo hacer, es ver de qué manera desde adentro puedo generar esos cambios y eso es lo que he intentado hacer hasta ahora. Lo que vale la pena toda esa exposición, esa frustración, es porque efectivamente puedo hacer algo.

[caption id="attachment_119855" align="alignnone" width="818"]

Foto: Valentina Mora[/caption]

-¿Y los costos?¿agota esa exigencia constante de tener respuestas?

-Es parte de estar en la exposición, hay cosas que he tenido que aceptar por más de acuerdo o en desacuerdo que esté, y es un trabajo constante. A mi modo de ver lo más importante, la conclusión a la que siempre llego es tratar de ser lo más honesta y transparente posible. Si hay algo de lo que no puedo hablar, o no se, lo digo abiertamente. La verdad, uno se enferma si trata de satisfacer o cumplir las expectativas que las otras personas proyectan en ti. Al ser una persona pública, al final es un reflejo de lo que las otras personas quisieran o esperan que yo fuera. Pero uno tiene que tratar de enfocarse en lo que te haga bien.

Denise relata que el recitado final de "Tiene sabor", surgió durante el proceso de composición. "Cuando hago las canciones, generalmente las hago de una", asegura.

"Esta se hizo en base a no se, cien capas de voces, entonces las voces eran los elementos rítmicos, los elementos melódicos. Todo partió desde ahí. Después hago la base, hago la estrofa, el coro, y...chucha, se me acabó el tiempo ¿qué hago? tengo que hacer un rap, y me puse escribir. Ahí dije, 'voy a recitar, me da lo mismo'. Se lo mostré a un par de personas, para preguntarles su opinión, me decían que era la mejor parte. Al principio no estaba segura, me daba como un poco de pudor, porque igual está como justo en esa línea delgada de que es como divertido, pero te puede dar pudor"

-¿Y cómo lo ves finalmente?

-En verdad es un ejercicio de honestidad. Y creo que lo que he aprendido, y lo que he visto también, es que en los ejercicios de honestidad, la empatía, es como un instinto por más escondida que esté en la cotidianeidad. La empatía es algo que se ha perdido en nuestra sociedad completamente, cuando uno logra conectarse con la honestidad de otra persona, instintivamente, se puede empatizar. Y eso es algo característico de la música, es mi mayor ambición.

*

Para este año, se espera que la artista lance un nuevo álbum, cuya producción se realiza en Los Ángeles, California. "Yo hago una preproducción de los temas acá. Luego me voy a LA, a trabajar en la producción final. Ya está tomando forma, estoy muy contenta con el resultado, logré algo que estaba buscando hace mucho tiempo. Me emociona mucho escuchar los temas y decir 'guau lo pude hacer', algo más cercano a lo que tenía en mente solo que tal vez en algún momento no tenía las herramientas suficientes para utilizarlas y manejarlas como yo quería".

Pero si hay un tema país presente en la agenda y ha generado reacciones en la música popular, es el próximo plebiscito del 26 de abril.

-¿Te han contactado de alguna campaña para el plebiscito?¿participarías si te lo pidieran?

-Creo que estoy en una posición pública que es compleja, porque lo que me gustaría realmente es que la personas sean libres de poder manifestarse, educarse, tomar una decisión desde todas las aristas. Que ellos mismos sean capaces de reflexionar y efectivamente sean capaces de encontrar la manera de poder hacerse cargo de los problemas que existen en nuestra sociedad. Siento que es muy poco cuidadoso de mi parte influenciar o no a una gran población porque no siento que ese sea mi camino.

https://www.youtube.com/watch?v=LnyD4n7m18w

Comenta