Héctor Noguera: “Es la incertidumbre lo que más angustia”

Desde su casa, Héctor Noguera participa de la serie Historias de cuarentena, de Mega.

El actor de 82 años lleva más de un mes en cuarentena, donde ha pasado de la angustia al optimismo. El deporte, la lectura y la nueva serie de Mega amortiguan su encierro.


Instalado en su casa hace más de un mes, el actor y director teatral Héctor Noguera observa los cambios que ha producido la pandemia del coronavirus, además de las múltiples sensaciones que ha tenido en este tiempo. “Creo que los sentimientos siempre son encontrados, en cualquier situación. Hay situaciones trágicas que de pronto tienen un lado luminoso”.

Es lo que a su parecer ha ocurrido con la emergencia sanitaria y el encierro, tanto en su caso como en el del resto: el choque de sentimientos encontrados, llevados al límite por una crisis mundial y sorpresiva. “No pensamos que iba a llegar a Chile tan pronto y de la manera que llegó, tan violenta, enfermando a mucha gente y cambiando los hábitos de todos”.

El artista inició una cuarentena voluntaria a mediados de marzo junto a su esposa, la también actriz Claudia Berger. Y aunque es famoso por llevar una vida ligada al deporte, ha sido estricto: sabe que a sus 82 años debe tomar más precauciones y no desconoce los problemas que ha enfrentado su salud. En septiembre pasado, se sometió a una cirugía cardíaca tras detectársele una estenosis aórtica -estrechez en la aorta-, de la cual pudo recuperarse de forma rápida.

¿Eso lo pone en una situación más compleja respecto al virus?

Por la edad estoy dentro del grupo de riesgo y además tuve esta operación cardiológica, donde me pusieron una válvula en la aorta. Pero no sé la verdad, igual me tengo que cuidar por la edad. Yo me siento recuperado, y por suerte muy bien. Aunque claro, cada cierto tiempo me tengo que controlar.

¿Cómo ha sido su día a día?

Tengo una rutina de ejercicios que hago en la casa y que me he hecho yo mismo, con algunos ejercicios que son de yoga y de otro tipo. Camino bastante en el patio. Siempre he hecho natación, pero lo he tenido que dejar completamente, porque no se puede salir.

En cuanto a su familia, ¿han podido tener contacto?

Tenemos contacto por Zoom, por videollamadas, y a veces algunos de mis hijos han venido hasta la reja de la casa y conversamos un rato, ellos afuera y nosotros adentro. Así he visto a mis nietos también, todos con mascarillas y a través de la puerta. Sobre todo a las nietas, tengo muchas ganas de abrazarlas, algunas de ellas son más chiquitas. Pero hay una distancia física que tenemos que conservar, no sabemos hasta cuando.

Pensando en esa incertidumbre, ¿qué ha sentido en estos días?

Indudablemente el no poder salir, de repente uno se angustia, porque uno dice ¿cómo voy a estar siempre así? Es la incertidumbre lo que más angustia. ¿Cuánto va a durar esto? Y de pronto uno lee por ahí que dicen que es probable que esto no pase nunca, o sea que tengamos que vivir para siempre con este virus, entonces todas esas situaciones a veces provocan temor. Y por otro lado hay algo bueno, porque esa incertidumbre nos lleva a valorar el día. Lo mejor es vivir el día, porque las cosas cambian tan pronto, porque esto llegó como una sorpresa enorme, como llegó también el estallido social, entonces hemos tenido cambios profundos y muy importantes.

¿Qué ha hecho para enfrentar esos momentos más difíciles?

Dentro de lo dolorosa que es la situación, pensando que hay gente que está gravemente enferma, personas que han fallecido, familias que han sufrido la pérdida de personas que quieren, teniendo en cuenta ese trasfondo, creo que es importante valorar lo que se tiene hoy. Yo he redescubierto mi casa, he releído libros, he leído libros que jamás había abierto, he escuchado música, así que es importante darle un valor al presente.

La emergencia también afectó sus proyectos laborales. Pero las plataformas digitales han sido aliadas en estos tiempos. Por ejemplo, aunque Teatro Camino -de su propiedad- está cerrado, han comenzado a realizar talleres vía Zoom para todo público, donde él mismo hace algunas clases. Algo similar le ha ocurrido en TV: era parte de la próxima teleserie de las 20 horas en Mega, que comenzaría sus grabaciones en abril. “Eso quedó postergado indefinidamente, y surgió otro proyecto ahora”, cuenta refiriéndose a la serie Historias de cuarentena: una inédita iniciativa que Mega estrenó el lunes y que desarrolló a distancia, con cada uno de los actores conectados virtualmente. La trama sigue a un psicólogo (Francisco Melo) que atiende a sus pacientes vía web producto de la pandemia. Noguera personifica a un viudo que pasa la cuarentena solo.

Usted interpreta una realidad muy cruda hoy.

Es muy difícil para la gente mayor que vive sola. Además que existe miedo, porque la mayor parte de la gente que fallece son personas mayores. Eso influye en el miedo, y es muy lamentable.

Comenta