Gimme fuel, gimme fire: la colección de autos de James Hetfield

James Hetfield

James Hetfield. FOTO:FRANCISCO LONGA/AGENCIAUNO

En un video, el cantante y guitarrista de Metallica presenta su otra pasión: los automóviles. Parte de su colección se exhibió en el Petersen Automotive Museum, de Los Ángeles.


“Estoy obsesionado con los autos”, reconoce James Hetfield en el video que compartió hace algunos días el Petersen Automotive Museum de Los Ángeles, California. Precisamente, ese fue el lugar en que el líder de Metallica reapareció públicamente en enero, tras ingresar nuevamente a un programa de rehabilitación para tratar su alcoholismo en septiembre de 2019, lo que obligó a postergar varias fechas que su banda tenía comprometidas.

Precisamente, en esa ocasión el artista inauguró una exposición -suspendida por ahora debido a la pandemia del Covid-19- en que se exhibieron 10 ejemplares de su preciada colección de automóviles clásicos. Porque como músico millonario, no solo se puede dar el gusto de mandar a fabricar guitarras personalizadas (se hizo armar una con pedazos de madera tomados de una antigua sala de ensayo de su banda), sino que pudo adquirir valiosos automóviles.

El músico, que creció en California, cuenta que el gusto “tuerca” viene de familia. “Mi padre solía buscar siempre algún nuevo proyecto, un bote, un auto, siempre estaba en el garaje”, relata en el video de cuatro minutos de duración. De allí a que desarrolló un interés que acrecentó al unirse a un club de aficionados por los autos, tras perder a sus padres. El vínculo era, ante todo, emocional.

“Mi padre nos dejó cuando tenía 13 y mi madre murió cuando tenía 16 -recuerda Hetfield-. Como mi familia se desintegró, rápidamente busqué pertenecer a algo que me diera un sentido de familia, entonces me uní a un car club, y a la banda, obviamente para crear mi propia familia”.

Según el cantante de Metallica, tanto la música como los autos tienen algunas cosas en común en su proceso creativo. De allí a que decidiera invertir tiempo -y mucho dinero- en reparar y personalizar diseños de automóviles a partir de modelos clásicos americanos como Lincoln, Ford, Packard, y Buick.

En la colección que Hetfield facilitó al Petersen Automotive Museum, por ejemplo, hay un Ford Coupe “Crymson Ghost” de 1937, un Packard “Aquarius” de 1934, un Lincoln Continental de 1961, Ford Roadster “Blackjack” de 1932, entre otros.

Comenta