El extenso plan digital que prepara el Museo de la Solidaridad Salvador Allende

Equipo archivo. Foto: Lorna Remmele.

Durante el segundo semestre, el MSSA lanzará la plataforma online que albergará su archivo con más de 5 mil documentos. A su vez, trabajan en distintas iniciativas dirigidas a público y artistas durante la crisis sanitaria.


A pesar de tener sus puertas cerradas desde el lunes 16 de marzo, el Museo de la Solidaridad Salvador Allende (MSSA) ha estado trabajando en un amplio plan digital que cuenta con diferentes proyectos. Algunos están siendo trabajados desde hace meses y otros se han incorporado recientemente como una manera de acercarse al público en medio de la contingencia.

El proyecto más ambicioso es la plataforma digital que reunirá el Archivo y Fondo Bibliográfico del Museo, compuesto por catálogos, cartas, recortes de prensa, fotografías, publicaciones, audios, registros audiovisuales y documentación administrativa relacionada con la conformación del museo y las donaciones de obras recibidas a partir de 1971, las que hoy componen su colección. Serán en total más de 5 mil archivos y se espera llegar a un total de más de 10 mil.

La plataforma se enmarca dentro de un macro proyecto denominado Acceso digital, redes de investigación y recursos en línea: un enfoque contemporáneo para la valorización del Archivo MSSA, que se adjudicó el Fondart a mediados de 2019. Esta será lanzada entre agosto y septiembre de este año y en una segunda etapa también se espera incorporar la colección de obras del museo. “El Archivo y la Colección del museo dialogan y se entrelazan, y es importante para el museo mantener ese nexo”, explica María José Lemaitre, coordinadora del área Archivo del MSSA.

Una de las novedades de la plataforma es el software de código abierto CollectiveAccess, herramienta con la que se está trabajando y que fue creada en Nueva York para apoyar a archivos y museos. “Uno de los aspectos relevantes de CA que nos llamó la atención es la visualidad que posee. Estéticamente es muy contemporáneo, lúdico en la forma en la que te relacionas con los documentos, lo que permite que distintos públicos puedan acceder a él”, añade Lemaitre.

Dentro de este macro proyecto, además de la plataforma digital que albergará el archivo, está la preparación de curadurías digitales que buscan visibilizar los vínculos internacionales del museo. “Serán narrativas documentales inspiradas en las figuras de críticos/as de arte, curadores, directores del Museo, artistas e intelectuales internacionales que respondieron desde el afecto, la solidaridad y compromiso a la idea de crear un museo para el pueblo de Chile en 1971”, explica Lemaitre. Entre las figuras estarán el crítico brasileño Mario Pedrosa, la curadora estadounidense Dore Ashton, el curador suizo Harald Szeemann, y el artista argentino Julio Le Parc.

Entre otras iniciativas digitales del MSSA, está la creación de sitio enfocado en el Proyecto Stella que el año pasado permitió, gracias al financiamiento de la Fundación Getty, la restauración de la pintura Isfahan III del artista Frank Stella, una de las obras más relevantes de la colección del museo.

El sitio contará con el registro audiovisual de las conferencias públicas que fueron impartidas por especialistas, videos cortos que dan cuenta de la complejidad del proyecto, y documentos del Archivo MSSA en torno a la obra y el artista. “Se podrá conocer la historia de la obra y cuál es su importancia dentro de la producción de este connotado artista estadounidense; por qué requirió ser restaurada; la visita del equipo al artista a Nueva York y el equipo interdisciplinario de profesionales que evaluó las opciones de intervención y ejecutó los tratamientos”, especifica Caroll Yasky, coordinadora de colección del MSSA.

MSSA y contingencia

Con el objetivo que generar una oportunidad para los artistas en medio de la emergencia sanitaria, otra de las iniciativas que trabaja el MSSA es el programa Residencias Digitales, que apoyará directamente con remuneración a artistas visuales nacionales y la creación de una obra de arte digital para presentar en las redes sociales y plataformas del MSSA. La convocatoria será publicada en junio y buscará perspectivas asociadas a “los conceptos que trabaja el museo actualmente de transformación, resistencia y solidaridad”.

Pero no solo los artistas se han visto afectados, sino que el mismo museo al igual que los distintos espacios culturales del país. En esa línea, una de las exposiciones que quedó pendiente de inaugurar es ROJO, una apuesta experimental cuya curaduría se enfoca en el color rojo. A la espera de la futura apertura física de la muestra, este domingo, con motivo de los 48 años del museo se publicará el filtro web Color en la página de la colección del MSSA. Este permitirá la activación de 11 opciones que desplegará las obras por color.

Diálogo de Ritch Miller (1969). Es de la Colección MSSA y es parte de la exposición Rojo que no ha podido ser inaugurada.

“Esperamos que la comunidad de usuarios digitales del museo puedan participar en su activación, generando sus propias curadurías de obras, proyectos creativos y de investigación”, añade Yasky.

Comenta