Recetas de Culto: los pastelitos de limón de Sansa Stark

Entre tanto sufrimiento por el que Sansa Stark pasó en King's Landing, había un pequeño goce dulce que de vez en cuando podía disfrutar, algo que la hija mayor de la familia de Winterfell mencionó en más de una oportunidad tanto en los libros como en la serie. A continuación te enseñamos a realizarlo para pasar el frío invierno que se acerca.


Ocurrían muchas cosas en los Siete Reinos. Las muertes estaban a la orden del día y -aunque no lo crean- los dragones no eran las criaturas más extrañas de aquellas tierras. Los caminantes blancos amenazaban desde más allá del muro.

Sin embargo, la trama central estaba en la constante lucha de poder entre las familias más antiguas: los Lannister intentaron mantenerse en el poder ilegítimamente tras la muerte de Robert Baratheon, desde las tierras libres los Targaryen intentaron recuperar lo que creían suyo por derecho, mientras los Stark lucharon por mantener su honor como familia.

En fin, una larga historia que poco tiene que ver con gastronomía, pero que no por eso la deja de lado. El pastel de carne que hizo Arya Stark es memorable, así como los grandes festines que se celebraban en bodas y recepciones.

Si lo que se busca es un toque dulce, la hija mayor de los Stark puede hacer una buena recomendación. Tanto en los libros como en la serie expresó su fascinación por los pastelitos de limón, una delicia que puede acompañar los fríos días del invierno que se acerca.

Ingredientes

Para la masa:

-3 yemas de huevo

-1/3 de mantequilla (calculando un bloque de 250gr)

-6 cucharadas de azúcar

-1 taza de harina

-1 cucharadita de polvo de hornear

Para la salsa de limón:

-1 tarro de leche condensada

-1 taza de jugo de limón

Para el merengue:

-3 claras de huevo

-azúcar a gusto

-Rebanadas de limón

Preparación

Primero la masa:

1. Mezclar la mantequilla con el azúcar hasta que formar una mezcla homogénea.

2. Agregar las yemas de huevo y mezclar hasta que sean una sola.

3. Precalentar el horno a fuego medio.

4. Incorporar la taza de harina y los polvos de hornear, y mezclar hasta que sea una masa consistente que no se pegue en las manos o el recipiente (agregar un poco más de harina de ser necesario).

5. Enmantequillar un molde para muffins (bandejas para horno con seis o más compartimentos) y acomodar la masa en cada espacio.

6. Meter al horno hasta que la masa esté dorada en las orillas.

La salsa de limón:

7. Mezclar la leche condensada con el jugo de limón.

8. Vertir la salsa en cada masa pre-cocida.

El merengue:

9. Batir las claras de huevo hasta que tengan consistencia de nieve (se puede verificar dando vuelta el recipiente, si la mezcla se resbala, le falta batir).

10. Mezclar con azúcar a gusto.

11. Vertir merengue sobre la salsa de limón en cada pastelito y poner media rodaja de limón en medio de cada una para adornar.

12. Poner la bandeja nuevamente en el horno hasta que el merengue esté dorado.

13. Sacar del horno y dejar enfriar.

14. Disfrutar.

Comenta