Tras recuperarse de coronavirus, J. K. Rowling publica una serie de cuentos infantiles

La escritora británica redactó hace más de 10 años varias historias sin relación con Harry Potter. Solo sus hijos conocían la existencia de estos escritos, hasta ahora. Rowling decidió dar acceso gratuito a los relatos breves, los que posteriormente serán publicados como libro para recaudar fondos en ayuda de las víctimas de Covid-19.


J. K. Rowling ha tenido días ajetreados. A comienzos de abril dio a conocer que tuvo síntomas de coronavirus -de los que ya se recuperó- y recientemente publicó una serie de escritos inéditos. Al menos inéditos para el público.

Hace una década, cuando ya había sido publicada la saga completa de libros de Harry Potter -y estaba por estrenarse la última película- la autora británica escribió varios cuentos dirigidos a sus hijos pequeños: se los leía para que fueran a dormir.

The Ickabog se ambienta en el país imaginario denominado Cornucopia, dirigido por el Rey Fred El Valiente, cuyo mandato se ve amenazado por el mandato de un monstruo que vive en el pantano y se alimenta de niños y ovejas.

Hace solo unas semanas, el manuscrito estaba acumulando polvo en el ático de JK Rowling. Pero la escritora decidió recuperarlo, editarlo y sacarlo a la luz.

En noviembre The Ickabog será publicado como un libro en formato físico, cuyas ganancias serán destinadas en ayuda de la lucha contra el coronavirus. En paralelo, organizaron un concurso para niños con el objetivo que envíen dibujos para ilustrar los cuentos, los que serán publicados en internet y pasarán a una etapa de selección en cada país.

Los ocho capítulos estrenados hasta ahora están disponibles en el sitio web The Ickabog, y la publicación completa de las historias está prevista para el 10 de julio.

Si bien, aún no están disponibles en español, te dejamos la traducción de la primera parte del primer capítulo, denominado Rey Fred, El Valiente.

Capítulo 1

Había una vez un pequeño país llamado Cornucopia, que había sido gobernado durante siglos por una larga fila de reyes de cabello rubio. El rey se llamaba Rey Fred El Valiente. Había anunciado el ‘Valiente’ en la mañana de su coronación, en parte porque sonaba bien con ‘Fred’, pero también porque una vez había logrado atrapar y matar una avispa solo. Eso sin contar los cinco lacayos y el chico de las botas.

El Rey Fred El Valiente llegó al trono en una gran ola de popularidad. Tenía hermosos rizos rubios, finos bigotes y se veía magnífico con los pantalones ajustados, los dobletes de terciopelo y las camisas con volados que los hombres ricos usaban en ese momento. Se decía que Fred era generoso, sonreía y saludaba cuando alguien lo veía y se veía terriblemente guapo en los retratos que se distribuían por todo el reino para colgar en los ayuntamientos. La gente de Cornucopia estaba muy contenta con su nuevo rey, y muchos pensaron que terminaría siendo incluso mejor en el trabajo que su padre, Ricardo el Justo, cuyos dientes (aunque a nadie le gustaba mencionarlo en ese momento) eran más bien torcido.

El rey Fred se sintió secretamente aliviado al descubrir lo fácil que era gobernar Cornucopia. De hecho, el país parecía funcionar solo. Casi todos tenían mucha comida, los comerciantes hicieron ollas de oro y los asesores de Fred se ocuparon de cualquier pequeño problema que surgiera. Todo lo que le quedaba a Fred era vigilar a sus súbditos cada vez que salía en su carruaje y salía a cazar cinco veces por semana con sus dos mejores amigos, Lord Spittleworth y Lord Flapoon.

Spittleworth y Flapoon tenían grandes propiedades en el país, pero les resultaba mucho más barato y divertido vivir en el palacio con el rey, comer su comida, cazar sus ciervos y asegurarse de que el rey no fuera demasiado aficionado a cualquiera de las hermosas damas en la corte. No deseaban ver a Fred casado, porque una reina podría estropear toda su diversión. Durante un tiempo, a Fred le había gustado bastante Lady Eslanda, que era tan morena y hermosa como Fred era justo y guapo, pero Spittleworth había convencido a Fred de que era demasiado seria y aficionada para que el país la amara como reina. Fred no sabía que Lord Spittleworth tenía rencor contra Lady Eslanda. Una vez le pidió que se casara con él, pero ella lo rechazó.

Comenta