Recetas de Culto: el strudel de manzana de Hans Landa

El cine de la joven Shosanna fue elegido para proyectar una película ante Adolf Hitler, lo que le dará la oportunidad de planear una explosiva venganza contra quienes asesinaron a su familia. El coronel nazi conocido como "El matajudíos" conversa con ella en un restaurant -sin saber que es judía- y le recomienda un exquisito postre de la repostería alemana.



Dirigida por Quentin Tarantino y estrenada en 2009, Bastardos sin gloria se centra en la época nazi y dos planes en paralelo que tienen por objetivo aniquilar a quienes idolatran a Adolf Hitler y su anhelado Reich.

Shosanna Dreyfus es la protagonista de uno de estos planes. La joven de origen judío vio cómo el Coronel Hans Landa asesinó a su familia. Años después, como propietaria de un pequeño cine en Francia, llama la atención de Fredrick Zoller -el asistente del ministro de Propaganda Joseph Goebbels-.

Zoller, además de cortejar a Shosanna, sugiere que usen su cine para proyectar una película con Hitler y sus seguidores como público. La joven propietaria ve en aquel evento la oportunidad de planear su venganza contra los asesinos de sus padres.

Una memorable -e incómoda- escena previo a la proyección de la película, muestra una reunión entre Hans Landa y Shosanna en un restaurant. Landa quiere arreglar los detalles de esta ‘premiere’, entre ellos, pedirle a la joven que el proyeccionista -Marcel, un hombre afroamericano- no esté presente.

Durante el encuentro, Landa le recomienda a Shosanna que pruebe el strudel de manzana, el que califica como “no terrible”. Si el coronel nazi hubiese sabido que Shosanna era en realidad judía, que Marcel era su pareja, y que elaboró un explosivo plan en su contra; lo más probable es que no hubiesen compartido tal postre alemán.

Ingredientes

  • 3 manzanas grandes
  • 50 gramos de pasas
  • 50 gramos de nueces
  • 3 cucharadas de azúcar
  • Canela en polvo
  • 1 copa de vino blanco (cepa a elección)
  • 300 gramos de masa de hoja
  • Harina
  • 2 cucharadas de azúcar flor
  • Mantequilla para el molde
  • 1 huevo

Preparación

1. Pelar las tres manzanas y cortarlas en cuadritos.

2. En una cacerola cubrirlas con agua, echar tres cucharadas de azúcar, la canela en polvo (a gusto), las pasas y agregar la copa de vino blanco. Dejar a fuego medio hasta que las manzanas estén cocidas.

3. Espolvorear harina sobre un mesón limpio y extender la masa de hojas. Formar un rectángulo largo y delgado y vertir las manzanas y pasas (frías y sin jugo) con trocitos de nueces picadas.

4. Cerrar cuidadosamente envolviendo el relleno con los extremos de la masa (como si fuera una manta).

5. Enmantequillar un molde para horno y poner el strudel con los pliegues hacia abajo.

6. Con un cuchillo hacer cortes a lo largo del strudel. Batir un huevo y barnizar la masa con la mezcla.

7. Hornear a fuego medio (180-200 grados) por aproximadamente media hora.

8. Espolvorear con azúcar flor y/o agregar crema (como recomienda Hans Landa en la película).

6. Disfrutar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.