Lotty Rosenfeld: el registro de sus acciones por el mundo, de Venecia a Washington

La instalación Una Milla de Cruces Sobre el Pavimento (1979), una de las obras emblemáticas de Lotty Rosenfeld, aquí en pleno trabajo frente a La Moneda.

Las cruces sobre el pavimento de Lotty Rosenfeld recorrieron Chile, Estados Unidos, Francia, Alemania y otros países. Sin embargo, su obra fue mucho más que eso. Sus acciones con el colectivo CADA y el impacto de la consigna No+ son algunas de sus emblemáticas intervenciones.



La primera vez que Lotty Rosenfeld realizó su obra Una milla de cruces sobre el pavimento fue en diciembre de 1979. La artista intervino las lineas discontinuas de la avenida Manquehue entre las calles Los Militares y Avenida Kennedy, formando una hilera de cruces que alcanzaba los 1.700 metros de longitud. La acción fue registrada y seis meses después se proyectó en pantalla gigante en el mismo lugar a vista de los transeúntes que pasaban por allí.

Lotty Rosenfeld falleció a las 06.45 de la madrugada de este viernes “por cáncer pulmonar y al lado de sus dos hijos”, comunicó su hija Alejandra Coz. La artista, reconocida por su obra de carácter político y su participación en el Colectivo de Acciones de Arte (CADA), fue candidata el Premio Nacional de Artes Visuales el año pasado y en 2015 participó en la Bienal de Venecia junto a la fotógrafa Paz Errázuriz.

No, no fui feliz (2015). Video instalación. Bienal de Venecia. Lotty Rosenfeld.

Su obra Una milla de cruces sobre el pavimento es probablemente la acción de arte más reconocida. No solo tuvo lugar en aquella desértica Avenida Manquehue de fines de los 70, sino que se replicó en lugares emblemáticos alrededor del mundo. En Chile, en 1985, la acción se recreó frente al Museo Nacional de Bellas Artes y frente al Palacio La Moneda. Ese mismo año también realizó la intervención en la Plaza de La Revolución en La Habana.

A Estados Unidos también llegó con sus cruces sobre el pavimento, las que fueron instaladas en 1982 frente a la Casa Blanca en Washington D.C. Replicó la instalación a un costado del Museo Guggenheim de Nueva York en 2009. La Puerta de Alcalá en Madrid, el Arco del Triunfo en París, el India Gate en Nueva Delhi, y la Puerta de Branderburgo en Berlín fueron otros de los lugares que intervino y que fueron registrados in situ.

Sus obras forman parte de las colecciones de los museos MoMA de Nueva York, Reina Sofía de Madrid, Stedelijk de Ámsterdam y de Arte Moderno de Medellín, entre otros. En Chile, existen trabajos suyos en el acervo del Museo de Bellas Artes, de la Solidaridad, de Arte Moderno de Chiloé, Museo de la Memoria, MAC y MAVI, entre otros.

No+

“Toda su obra era política. La gente ve las cruces nomás, pero en los tiempos de la dictadura fue parte del CADA, y además con Diamela Eltit hicieron muchas cosas, como el No + y el Somos +, y el libro Crónica del sufragio femenino (1994), que me tocó producir. Lotty era feminista, hizo muchos documentales sobre la historia del voto de la mujer chilena, y le hizo tremendas entrevistas a Elena Caffarena y Olga Poblete”, cuenta a La Tercera PM la fotógrafa Kena Lorenzini, amiga y compañera de trabajo de Rosenfeld.

En efecto, la consigna del No+ fue otra de las creaciones más importantes en las que participó Lotty Rosenfeld. La acción impulsada por el Colectivo CADA comenzó en septiembre de 1983 y consistió en plasmar la frase en distintos muros de la ciudad.

El slogan No+ (1983) fue creado en dictadura por el colectivo C.A.D.A., en el que participaban, entre otros, Lotty Rosenfeld y Raúl Zurita.
Consigna No+, creada por el Colectivo CADA.

De ahí en adelante la consigna tomó relevancia y se transformó en un signo universal. Fue utilizada en un lienzo que conmemoraba el primer aniversario de la organización Mujeres por la Vida, formada en noviembre de 1983, y en la cual Lotty Rosenfeld participó activamente registrando y realizando acciones. En octubre de 1985 también comienza a usarse la frase Somos+ con el objetivo de visibilizar la situación social del momento.

“Su obra va a aparecer en estos días como el despliegue de las imágenes en las que se movilizan las mujeres y los marginados en Chile y en el mundo. Ella es la fuente del No+, que se ha agitado enarbolando banderas de todos los colores en la Plaza de la Dignidad. Ella fue la articuladora del Colectivo de Acciones de Arte y de una parte importante de la resistencia a la dictadura desde el arte. Su obra más conocida, Una milla de cruces sobre el pavimento, recorrió el mundo entero. Marcó las calles en todos los continentes, imprimiendo su huella en Roma, Washington y Kassel. Viajó durante cuarenta años desde su primer acto en la avenida Manquehue hasta su último proyecto, que consistía en hacer una cruz de dimensiones cósmicas en el estrecho del Bósforo, usando barcos, puentes y satélites”, cuenta Fernando Balcells, quien participó junto a la artista en el CADA.

En 1979, el colectivo CADA, que integraba Lotty Rosenfeld, realizó Para no morir de hambre en el arte. Fueron cuatro acciones simultáneas; una de ellas consistió en la repartición de bolsas de leche de 1 litro con la inscripción “1/2 litro de leche” en una población de La Granja. Foto: Memoria Chilena.

Otra de las acciones en las que participó Lotty Rosenfeld fue en la comuna de La Granja, cuyo registro fue adquirido por el Museo Reina Sofía. “Tengo mucha pena. Conocí a Lotty Rosenfeld como grabadora, tenía un taller compartido en la casa de Delia del Carril,en Michoacán. Y de pronto la Lotty salta a formas muy experimentales en su vinculación con el CADA, con personas tan fuertes como Diamela Eltit o Raúl Zurita, que eran verdaderos líderes conceptuales y poéticos. Con el CADA hicieron obras que dieron mucho que hablar, por ejemplo, Para no morir de hambre en el arte, que una parte se exhibió en la Galería Espacio Siglo XX”, recuerda Francisco Brugnoli, director del Museo de Arte Contemporáneo (MAC).

Su compañero del Colectivo de Acciones de Arte (CADA), el poeta Raúl Zurita despide a la artista con estos versos:

“Casas de 40 pisos

muchedumbres de color

millones de circuncisos

y dolor dolor dolor

Adiós Lotty Rosenfeld”

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.