Carmen Gloria Larenas, directora general del Teatro Municipal : “Irónicamente la cuarentena provocó un desconfinamiento cultural”

Después de un 2019 marcado por grandes deudas y baja de público tras el estallido, el principal recinto clásico del país conquistó una nueva audiencia con su plataforma online. Su directora cuenta la experiencia y dice que parte del desafío es llevar esos espectadores al teatro en el 2021.



En menos de un año, Carmen Gloria Larenas (1968) ha tenido dos regresos al Teatro Municipal. En noviembre del 2019 volvió como directora general al recinto del que fue jefa de comunicaciones hasta el 2007. Pero ya en este 2020, retornó el jueves 23 de julio para anunciar la Temporada 2021 tras cinco meses de teletrabajo en casa.

En aquel regreso por un día, Larenas y el alcalde de Santiago Felipe Alessandri dieron a conocer un 2021 plagado de grandes hits clásicos, desde óperas como Carmen a ballets como El lago de los cisnes.

Es evidente que la misión y el mandato parecen ser reconquistar al público tras un mal año financiero 2019 (con la salida del ex director Frédéric Chambert) y un sombrío 2020, con una cuarentena que negó los ingresos económicos del público.

De vuelta a casa otra vez, Larenas conversa con Culto.

¿Qué va quedando de la programación que diseñó Chambert?

Debido a la antelación con que se trabaja en la ópera, aún quedan algunos títulos. Por ejemplo, La traviata, de Verdi, que daremos el 2021, es una de ellas. También lo es Madama Butterfly, de Puccini. Las conservamos por su popularidad. Queremos que todo el mundo que nos conoció a través de la plataforma online Municipal Delivery pueda vernos en vivo.

No se pueden hacer apuestas en medio de la crisis sanitaria.

Tiene que ver con eso, con que esas obras siempre han tenido más éxito y con que el 2021 va ser complejo otra vez. Nosotros tendremos un aforo reducido de 35 por ciento. Por otro lado, sabemos que el país no está bien económicamente. Por eso las entradas parten desde los $ 600 y los mil pesos. De alguna manera nos queremos adelantar a los cambios en el hábito del consumo cultural. Hay más funciones, con horarios desde las 15 horas, y títulos más “amigables”.

¿No disminuyeron abonados después de que anuncios como West Side Story se descartaron?

No. La mayoría de los abonados está en un tiempo de espera. Y están los que donaron sus abonos o algunas de sus entradas. Hay muchos que querían saber cómo venía la temporada y estamos contactándolos para explicarles esta programación.

¿Cómo se puede hacer una temporada 2021 con pandemia?

Estamos trabajando en dos frentes: el público y los artistas. Con respecto al primero, venimos desarrollando protocolos desde hace un tiempo y ateniéndonos a las indicaciones del Ministerio de las Culturas. Pero la labor con los artistas es mucho más compleja. Habrá medidas para cada cuerpo estable. Por ejemplo, en el caso del ballet, los ensayos no pueden ser con más de 10 bailarines. La ópera es otra historia: el próximo año serán óperas en concierto, no escenificadas. Hay que ver si se pueden usar espacios como los palcos para tocar o cantar.

¿Cuándo sería el retorno de los trabajadores al teatro?

Queremos que sea a partir de septiembre. En cualquier caso será un regreso paulatino.

¿Cómo se sustenta el teatro sin ingresos por entradas?

Cuando asumí en noviembre del 2019, la Municipalidad ya había empezado a hacer levantamiento de fondos y contención de gastos. A pesar del estallido social, hubo muy buenos resultados. Cuando vino la pandemia, hubo que volver a la contención financiera: existió una rebaja de un 20 por ciento en los sueldos de los trabajadores. Por otro lado, a pesar de que no hay ingresos, los auspiciadores siguieron. Lo mismo pasó con nuestros socios. Puedo decir que llegaremos a fin de año de una manera justa, pero lo lograremos. Gracias al esfuerzo de todos, estaremos respirando en diciembre.

¿El Municipal recibe más ingresos por entradas o por abonados?

La proporción es de 70 por ciento por entradas y 30 por abonos.

¿Cómo valoran la experiencia del Municipal Delivery?

Se da la paradoja de que el confinamiento sanitario provocó una suerte de desconfinamiento cultural del teatro. La plataforma nos ha permitido llegar a un público que estaba allí y que no conocíamos.

¿Cuáles son sus expectativas con respecto al retorno del público?

Creo que las personas tienen muchas ganas, pero nadie puede cantar victoria. Lo que sí tengo claro es que se ha demostrado que la cultura es clave para mantener viva a una sociedad en problemas. Espero, en ese sentido, que surja alguna ley o política pública que pueda entregarles a los creadores una mínima estabilidad.

El Ministerio de las Culturas aporta al presupuesto del teatro. ¿Están preparados para un eventual recorte de recursos en 2021?

Creo que debemos seguir trabajando para relevar el rol de la cultura, que ha sido proactiva y comprometida con la situación del país. Por eso, espero que el presupuesto de Cultura se mantenga para el 2021. Pero seguimos trabajando para buscar apoyos del sector privado y en ser más atractivos para los públicos.

Alejandra Urrutia dirigirá por primera vez a la Filarmónica en marzo. ¿Es parte de una política para darle más espacio a las mujeresl?

Me gustaría que las mujeres tengan la misma presencia en el teatro que las que ostentan en otras partes del mundo, tanto en ópera como en conciertos. El teatro debe ser un espejo de tendencias en el mundo, donde hay grandes directoras que se están subiendo a un podio para conducir orquestas u ópera. Espero que en el 2022 podamos reflejar mejor aquello.

La Contraloría encontró duplicidad de rendiciones de gastos de parte de la Corporación Cultural de Santiago (que maneja al Teatro Municipal) a la Municipalidad de Santiago y al Ministerio de las Culturas. ¿Cuál es la explicación?

Por un error administrativo, se duplicó parte de la rendición de los gastos de la Corporación correspondientes a remuneraciones de marzo de 2019. Este error ya fue rectificado ante la Municipalidad de Santiago e informado al Ministerio de las Culturas. Adicionalmente a esto realizamos una revisión de los gastos del año y, a fin de aumentar la eficiencia de nuestro sistema de rendiciones, iniciamos la contratación de una consultora que nos apoyará en este proceso.

Comenta