Recetas de Culto: el asesino desayuno de Dexter

El criminalista que oculta su faceta de psicópata en Miami, considera que la primera comida es la más importante del día. Y tiene razón. Dexter no solo tiene vastos conocimientos médico-forenses (usados tanto en el departamento de policía como en su peligrosa adicción), también tiene claro cómo hacer a la perfección un poderoso primer plato.



Todas las series tienen una introducción característica, pero pocas tienen ese Je ne sais quoi (Qué sé yo) que hace difícil apretar el tentador botón de “saltar intro” que los servicios de streaming proveen. Dexter es una de ellas.

La serie de Showtime emitida entre 2006 y 2013 -y actualmente disponible en el catálogo de Amazon Prime-, se centra en Dexter Morgan, un hombre en sus treinta y tantos que trabaja como forense para la policía de Miami, pero que oculta una oscura faceta: es adicto a asesinar.

El hombre que lo adoptó a los tres años -Harry Morgan, un policía- le impartió el ’Código Harry’ tras darse cuenta que su hijo tenía una fascinación con la muerte. Según sus instrucciones, Dexter puede asesinar solo si la víctima es una mala persona, es decir, un asesino, violador, estafador, traficante, etc.

Más allá de los anómalos gustos de Dexter, la introducción de la serie muestra también un dato peculiar de su estructura mental: para él, el desayuno es la comida más importante de día, y la prepara con esmero. De hecho, su primer plato tiene el poder suficiente para sobrevivir su jornada laboral como forense, y para concluir el día restando una vida.

Ingredientes

  • 2 huevos
  • Sal y pimienta
  • Filete de jamón cocido
  • Mantequilla
  • 5 cucharadas de azúcar morena
  • 3 Naranjas o pomelos
  • Café (de preferencia de grano)
  • Kétchup

Preparación

1. Sacar dos sartenes, uno para los huevos y otro para el filete de jamón.

2. Cocinar el filete de jamón (ya que toma mayor tiempo de cocción que los huevos).

3. Calentar un sartén grande a fuego medio y dorar el jamón por ambos lados. Aliñar con sal y pimienta.

4. En el mismo sartén, derretir unas 2 cucharadas de mantequilla y agregar el azúcar morena. Regresar el jamón al sartén y cocinar hasta que esté completamente cocido (volteándolo para asegurar que esté igual por ambos lados).

5. Mientras se termina de cocinar el filete de jamón, comenzar a calentar el otro sartén.

6. Echar unas dos cucharadas de aceite a precalentar y luego echar los dos huevos a freír. Condimentar también con sal y pimienta.

7. Una vez que las claras estén completamente cocidas (y las yemas en su punto), apagar el fuego sin dejar de vigilar el filete de jamón.

8. Servir en un plato el filete de jamón y los dos huevos. Agregar kétchup (si así gusta para replicar la receta de Dexter).

9. Exprimir las tres naranjas (o pomelos) y servir en un vaso.

10. Preparar una taza de café.

11. Sentarse a la mesa y disfrutar antes de comenzar el día.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.