Patricio Manns: “Estoy en medio del mar con olas muy grandes”

El músico tiene 83 años, enfrenta las consecuencias de una diabetes y hoy será intervenido.

Una de las figuras fundamentales de la canción chilena está internado junto a su mujer, Alejandra Lastra, verdadero motor de su carrera en las últimas décadas. Horacio Salinas habló con él desde la clínica y le dijo esa frase tan precisa como dolorosa.



Patricio Manns, uno de los símbolos de la cantautoría local y fundamental en el desarrollo de la Nueva Canción Chilena en los 60, está internado desde el pasado jueves 3 en la Clínica Bupa Reñaca debido a una serie de complicaciones derivadas de la diabetes que lo aqueja hace unos años. Ayer, el mismo recinto puntualizó en un comunicado que el estado del artista es “estable”.

Su mujer, Alejandra Lastra, con quien está desde 1979 y también una compañera de labores esencial en la difusión de su obra - “su motor”, según define Roberto Márquez de Illapu-, también está internada en el lugar. En su caso, como consecuencia de un cáncer de colon avanzado en etapa 4, bajo una situación calificada como “muy delicada” por el mismo centro asistencial.

“Efectivamente están los dos en una situación delicada, por razones diferentes que no tienen relación con la pandemia ni con el Covid-19, son cosas que vienen de antes”, confirma a Culto Lucio Parada, cercano a la familia y quien durante años también ha funcionado como productor y asesor artístico de la pareja. Manns hoy tiene 83 años.

Además, Parada cuenta que el artista se ha realizado todos estos días una serie de exámenes para una intervención, la que se llevará a cabo hoy, con riesgos asociados a sus patologías crónicas, según dicen desde la clínica.

“Es para evitar mayores complicaciones. Tiene una herida en el pie producto de su diabetes y estamos viendo cuál sería la mejor manera de enfrentar esta situación. Se está evaluando para ser lo menos invasivo posible”, asegura Parada. Aunque califica la situación como “una preocupación grave”, reafirma que el músico no está “en riesgo vital”.

De hecho, está consciente, ha podido hablar por teléfono y ha recibido la visitas de figuras como los diputados Camila Vallejo y Amaro Labra.

Horacio Salinas, uno de sus contemporáneos y actual presidente de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD), también tuvo una conversación telefónica con él y describe: “Estamos viviendo momentos muy dolorosos. Nos duele muchísimo que Patricio, a sus 83 años, esté cruzando este momento tan dramático. Él junto a su mujer, que está a su lado, apagándose con mucha rapidez. Hablé ayer con él, porque puede conversar, y me dijo: ‘Estoy en medio del mar con olas muy grandes’. Y esa expresión demuestra su lucidez y esa capacidad que tiene para escoger las palabras exactas”.

“Todos sabemos lo que es Patricio, lo que representa para el país, sus canciones. Y es doloroso, porque ya nos imaginamos que nos empieza a abandonar, y esa sensación es dolorosa. Es de alguna manera el ocaso de una figura fundamental de la canción”.

Salinas cree que Manns debería haber recibido alguno de los últimos Premios Nacionales que se entregaron, el de Literatura o Música. Desde hace cerca de una década existen campañas para ello, impulsadas por universidades o por cantautores como Mauricio Redolés, quienes resaltan una obra rica y que excede la música, con cimas indiscutidas en las canciones “Arriba en la cordillera” y “El cautivo de Til Til”.

Parada enfatiza que Manns se vio muy golpeado en los últimos días ante su nueva ausencia en tales galardones, sumado al contexto global que ha debido enfrentar con la pandemia, con la mayoría de los artistas sin poder trasladarse o tocar en vivo. El propio autor nacido en la localidad de Nacimiento seguía ofreciendo hasta hace poco presentaciones en lugares acotados.

Por su parte, entidades como el sello Alerce y la misma SCD están gestionando algunas instancias para ir en su ayuda económica de Manns y para apoyarlo en su trance más complejo del último tiempo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.