Historia de la terrorífica ola de 85 metros que arrasó con un poblado completo

The Wave

En The Wave —disponible en HBO GO como La última ola—, un geólogo descubre que el derrumbe de una montaña sobre un fiordo ha provocado un gigantesco tsunami que amenaza con destruirlo todo en Geiranger. Pronto, descubrirá que tiene apenas diez minutos para avisar a todo el pueblo y escapar.



Una trágica tradición de tsunamis, algunos terribles como el ocurrido en 1934, cuando una avalancha de rocas impactó en un fiordo desde 700 metros de altura, generando un enorme tsunami que acabó con la vida de 40 personas; guarda la historia de Noruega.

En 2015, el director Roar Uthaug ficcionó cómo sería hoy, en un fiordo noruego a orillas del pequeño poblado de Geiranger, de poco más de 250 personas, una terrorífica ola de 85 metros.

En la película The Wave, disponible en la señal del streaming de HBO GO, Uthaug recrea un asfixiante escenario de incertidumbre y vigilia permanente entre paisajes paradisíacos y costumbres escandinavas.

Espectacular desde lo técnico y correcto desde lo narrativo, el filme mezcla hábil la tensión con la ciencia detrás de un desastre natural de las proporciones de un megatsunami.

La última ola

The Wave muestra al pequeño pueblo de Geiranger en temporada de turistas, en los días en que un geólogo encargado de controlar los movimientos de la montaña, acaba de conseguir otro trabajo en una petrolera, y junto a su familia deberá mudarse a la gran ciudad.

The Wave

Mientras hacen las maletas, sabemos lo que el hombre intuye: aunque la montaña sigue intacta algo lo perturba. Los años han afinado su instinto: los instrumentos arrojan números que lo desconciertan, las aves dibujan un vuelo errático en el aire.

De pronto, a la manera de Virgilio, lo que ha de suceder, sucederá. El geólogo descubre que la llegada de un inminente tsunami producto de una avalancha afectará directamente al pueblo, que no recibirá la advertencia a tiempo. Y son apenas diez minutos los que tendrá para salvar lo que más quiere. O morir en el intento.

Comenta