Tengo Miedo Torero logra 170 mil espectadores en dos días de exhibición

Alfredo Castro es la Loca del Frente en Tengo miedo torero, de Rodrigo Sepúlveda.

La película con Alfredo Castro, que se estrenó virtualmente el fin de semana, es hasta ahora el segundo filme local más visto del año tras Pacto de Fuga, que llevó 230 mil en salas. Tengo Miedo Torero vendió 50 mil entradas y sus productores realizan la proyección de 3 a 4 espectadores por ticket comprado.



La buena respuesta de público de Tengo miedo torero se podía intuir desde que el 19 de junio se lanzó su primer trailer y en una semana semana logró 110 mil visitas. Luego se agotaron las entradas para las funciones online del sábado 12 de septiembre, el día de su pre-estreno. Finalmente se agregó otro día de pre-estreno el domingo 13 y las adiciones en esta suma de aciertos sorprenden incluso hasta a los responsables de la película: 170 mil espectadores en total el fin de semana es una cantidad que ya quisiera cualquier filme chileno normal.

“Habíamos tenido una muy buena venta de entradas, pero hay que reconocer que no esperábamos una respuesta así de grande”, comenta a La Tercera su realizador Rodrigo Sepúlveda. La información del número de espectadores en la plataforma Punto Play que entregan los productores de Tengo miedo torero fue realizada a partir de una proyección de 3 a 4 espectadores por entrada vendida: en este caso equivalieron a 50 mil.

Según estos datos, el filme queda sólo bajo Pacto de fuga en cantidad de espectadores durante el año. A nivel de recaudación, en cualquier caso, los 230 mil tickets de Pacto de fuga están bastante por arriba de cualquier producción local hasta el momento y según sus productores el box office llegó al millón de dólares aproximadamente.

La cinta de David Albala, que sintomáticamente también tiene al Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) en la trama, logró 230 mil asistentes a inicios de este año. Eso sí, su estreno fue en salas y el coronavirus le jugó en contra. Según su productor Carlos Núñez, podría haber alcanzado los 300 mil si la pandemia no la hubiera sacado de las salas de exhibición.

Tras Venecia

Estrenada en el Festival de Venecia hace cuatro días, la película de Rodrigo Sepúlveda protagonizada por Alfredo Castro logró en general muy buenas críticas en el encuentro y el fin de semana fue trending topic en Twitter. Basada en la novela homónima de Pedro Lemebel, Tengo miedo torero describe la historia de la Loca del Frente (Alfredo Castro), un transexual pobre y sin demasiada conciencia política que en el año 1986 se relaciona sentimentalmente con Carlos (Leonardo Ortizgris), un militante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. A diferencia de la novela, la cinta de Sepúlveda se concentra en este lazo afectivo y deja a un lado la subtrama de Pinochet y su esposa Lucía Hiriart.

“Creo que esta película apunta más bien a una lectura entrañable, respetuosa y cariñosa de una novela determinada, y me parece que la gente captó muy bien esa mirada”, dice Sepúlveda, que espera se agreguen más días de funciones online próximamente. “Es el momento y uno hace películas para que las vea el público”, agrega.

La cinta no es, por cierto, la única mirada cinematográfica a los años en que el FPMR tenía protagonismo en el acontecer nacional. Eso sí, es la que aborda el tema de manera más oblicua: en el fondo es un melodrama.

En el terreno documental, El Negro, de Sergio Castro, también se decanta por la historia del Frente. En este caso se trata de una larga entrevista a Ricardo Palma Salamanca, ex militante y autor material del asesinato del senador Jaime Guzmán. Desde su estreno hace dos semanas, ha sido vista por 15 mil personas, una cifra importante de acuerdo a las estándares de la no ficción en el medio local

La cartelera chilena aún aguarda más historias similares. Una de ellas es la esperada Matar a Pinochet, filme de Juan Ignacio Sabatini basado en el libro Los fusileros de Juan Cristóbal Peña, aún sin fecha de estreno en el segundo semestre. El otro es Evasión, un trabajo de Cristián Jiménez (Bonsái) que todavía está en fase inicial y que contará la historia de un preso político que forma parte de la fuga de 1990. En principio el filme mezcla distintas épocas e incorpora también la técnica de animación.

Comenta