Dave Filoni, director de The Mandalorian: “Intenté ofrecer el conocimiento que me había transmitido George Lucas”

Dave Filoni en el set de The Mandalorian

El cineasta es uno de los más activos en Lucasfilm y uno de los nuevos nombres fuertes de Star Wars. Elegido por el propio George Lucas y conocedor en profundidad del universo de La guerra de las galaxias, según el director Jon Favreau, con quien creó The Mandalorian, “Dave ha sido una mina de oro de información”.



Que es pensilvano, que nació en 1974, que es director de animación y que dejó su trabajo en Nickelodeon —donde hizo King of the Hill y Avatar: The Last Airbender— cuando respondió al llamado de George Lucas para supervisar los proyectos de Star Wars. Que dirigió The Clone Wars, Rebels y ahora The Mandalorian, su primera serie de acción real en la saga. Todas esas cosas se saben de Dave Filoni. Estas otras se saben un poco menos: que, cuando era niño y un temprano entusiasta de la ciencia ficción de fantasía, siempre esperó ver en televisión la calidad de los efectos que mostraba el cine; que, cuando estaba trabajando en La Guerra de los Clones con George Lucas en Skywalker Ranch, el año 2007, escuchó que Jon Favreau estaba allí mezclando una película sobre un cómic poco conocido llamado Iron Man, y que, luego de un par de llamadas intercambiaron el visionado de esas películas —por entonces— ultrasecretas; o que, en su primer día en el set dirigiendo The Mandalorian, la primera persona que vio a través del lente fue al cineasta alemán Werner Herzog. “Conozco este mundo, este universo y a los personajes como el de él, pero, en realidad, nunca los había tenido parados frente a mí y contestándome”, dice en exclusiva a Culto el director.

Filoni, ya lo decíamos, es uno de los nuevos nombres fuertes de Star Wars y algo de eso ha probado con The Mandalorian, la serie que emite Disney Plus por la que conversamos.

¿Qué prefieres, acción real o animación?

—A esta altura no prefiero específicamente a ninguna por sobre la otra, cada una tiene ventajas y desventajas. Me gustan las dos experiencias. Las dos son únicas, si bien hay algo que me encanta de la naturaleza concreta de la acción real. Es increíblemente espontánea. Todo sucederá en ese momento y eso es todo. Hablé mucho de esto con Kathleen [Kennedy], y ella me preguntó qué diferencias experimenté. En la animación, puedo arreglar una pequeña ceja o una sonrisita, y puedo llevarla un poco en una dirección que cambiará drásticamente al personaje. Tienes todas estas variables que tienen que combinarse, pero no lo controlas, sino que más bien lo guías. Con la acción real, miras todo a la vez. Pero en la animación es como una receta a la que puedo seguir agregándole más ingredientes. Afortunadamente, hay mucha flexibilidad en digital. En posproducción podemos hacer mucho. Pero captar ese momento que tienes frente a ti es la verdadera magia, y eso es algo que he tenido muchas ganas de probar. Por suerte, tenemos un elenco y un equipo increíbles que captan esos momentos, pero eso es lo que más aprendí.

¿Sentías que estabas aprendiendo todo por tu cuenta? ¿O había otras personas a tu lado?

—Junto con [la directora de The Mandalorian] Deborah Chow filmamos en bloque nuestros episodios al principio. Fue estupendo para mí tener a Deb allí y poder comunicarme con ella. Podíamos hablar de cuándo iba a filmar ella y de cuándo iba a filmar yo, alternándonos. Fue una enorme ayuda, pero todos fueron fantásticos. Sentí que todos me apoyaron mucho; no solo Jon [Favreau], sino todos. Tengo que decirte que es un sueño hecho realidad. Hay personas que me han dicho durante mucho tiempo que tenía que hacer acción real, pero no me involucro con nada, a menos que piense que puedo manejarlo y tenga el respeto de las personas con las que trabajaré. Bueno, no podría haber terminado en un lugar mejor que este. De verdad. Significa mucho para mí. Desearía que mi padre estuviera aquí. En serio. Estaría muy orgulloso. Lo sé.

Pedro Pascal y Gina Carano

¿Cómo se siente ser parte de algo tan revolucionario para la franquicia como The Mandalorian?

—Es increíblemente emocionante. Cuando era niño veía Star Wars y pensaba: “Lo miraría todas las semanas si fuera un programa de TV”. Y a medida que la televisión se interesó más en el género a lo largo de los años, se ha estado acercando a esa realidad. Recuerdo cuando salió Star Trek: Next Generation con la promesa de mejores efectos visuales en televisión. Hizo falta tomar grandes riesgos. Y como alguien a quien siempre le ha gustado la ciencia ficción de fantasía, siempre esperabas un momento en el que pensaras que las imágenes en televisión eran tan buenas como las que veías en el cine. Había una gran separación entre las dos cuando era niño, pero ahora creo que nos hemos acercado mucho. Es una enorme alegría poder hacer algo como Star Wars para televisión porque la tecnología ha avanzado muchísimo. Ese fue uno de los sueños que tenía George Lucas cuando trabajé con él en La Guerra de los Clones. Hablaba de que el futuro sería un Star Wars por episodios. Eso fue lo que lo influenció, así que significa mucho poder ayudar a hacer The Mandalorian.

Werner Herzog en The Mandalorian. Foto: Disney Plus

¿Cómo describirías tu primer día en el set de The Mandalorian?

—Mi primer día en el set fue mi primer día dirigiendo. Dirigí al hombre de la máscara [el Mandaloriano, interpretado por Pedro Pascal], que le estaba hablando a un títere. Fue días antes de dirigir un rostro humano verdadero, y la primera persona que vi a través de la lente fue a Werner Herzog [que interpreta a un personaje llamado El Cliente]. Fue muy interesante porque conozco este mundo, este universo y a los personajes como el de él, pero, en realidad, nunca los había tenido parados frente a mí y contestándome.

¿Qué aprendiste ese primer día?

—Aprendí mucho. Recuerdo hablar con Greig Fraser, el director de fotografía, muy temprano ese día. Eran las 5:30 AM, y el sol estaba saliendo. Greg dijo: “Bueno, será mejor que comencemos”. Y yo le dije: “¿A qué te refieres?”. Me contestó: “Ahora tenemos un horario. Cuando el sol se ponga, terminamos”. Y yo le respondí: “Ah, cierto, el sol. Limitará lo que pueda hacer aquí hoy”. Eso marcó una gran diferencia para mí en cuanto a la realización. En la animación, no teníamos ese problema: podíamos trabajar cuando queríamos trabajar.

Favreau, Filoni y Lucas

¿Y cómo es trabajar con Jon Favreau?

—Jon tiene un pensamiento muy avanzado. Es increíblemente culto e inteligente, pero también tiene una ética laboral muy sólida. Recuerdo que escribió algunos de los guiones durante la época navideña. Me los enviaba, y yo le decía: “Estoy de vacaciones, Jon”. Pero él estaba muy entusiasmado. En un momento, me envió una foto de sus medias; tenían a Boba Fett. Me dijo: “¡Tardé menos en tejer estas medias que tú en leer este guión!”. Y le respondí: “De acuerdo, de acuerdo. Leeré el guión”. Y luego, tan pronto los había leído, inmediatamente me encantó el hecho de que se sentían como Star Wars para mí. Y no lo digo con ligereza, fue muy emocionante. Sabes, he estado buscando una forma de hacer acción real, y Kathleen también intentaba ayudarme a encontrar una manera. Bueno, es fantástico tener a un mentor como Jon Favreau. No es solo una leyenda de Disney, sino que es un realizador grandioso. Tuve muchísima suerte de poder trabajar con él en esto.

¿Puedes darnos un ejemplo del “pensamiento avanzado” de Jon Favreau?

—Es muy avanzando en cuanto a tecnología y usar herramientas para ayudar a lograr una narración incluso mejor. Lo vi en El Libro de la Selva, que fue inspiradora. Y lo vi en el trabajo que hizo en El Rey León. Para mí fue una gran oportunidad de trabajar con alguien que trabaja con un estilo similar, pero también sentía que Jon me desafiaba en cuanto a creatividad y narración. Siento que siempre necesitas mejorarte así. Es interesante porque veo que todo este camino para mí es muy de Star Wars. He tenido un par de mentores con Jon y George. Soy muy privilegiado.

Jon Favreau y Dave Filoni. Foto: Disney Plus

¿Cuándo conociste a Jon Favreau?

—Yo estaba trabajando en La Guerra de los Clones con George Lucas en Skywalker Ranch en 2007 cuando escuché que Jon Favreau estaba allí mezclando una película pequeña sobre un cómic poco conocido llamado Iron Man. Como soy fan de estas cosas, de pronto recibí una llamada en la que me dijeron que Jon Favreau se contactó y que quería ver si él y su hijo podían venir a ver La Guerra de los Clones. Bueno, en este momento nadie la había visto nunca, así que hice lo que haría cualquier persona con una propiedad ultrasecreta, le dije: “Seguro. Si puedo ver Iron Man, de Marvel, haré ese intercambio”. A lo cual me respondió: “Por supuesto”.

¿Qué más aprendiste de tu experiencia en el set de The Mandalorian?

—Estuve en el set de The Mandalorian cada día durante toda la temporada, de manera que aprendí viendo a cada uno de nuestros directores. Aprendí viendo a nuestro gran elenco y equipo. Aprendí muchísimo cada día. Lo traté como un campo de entrenamiento para aprender este tipo de cinematografía e intenté ofrecer el conocimiento que me había transmitido George Lucas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.