La Oreja de Van Gogh: “Después de 3 años sin tocar y con pandemia, tenemos unas ganas que ya no damos más”

La banda española liderada por la voz de Leire Martínez, lanzó en septiembre de este año su octavo disco de estudio: Un susurro en la tormenta. Grabado en enero en el estudio francés Le Manoir, el grupo de “El último vals” alistó una gira mundial que tuvieron que postergar debido a los estragos del coronavirus. Desde España, Leire y el baterista Haritz Garde, repasan para Culto el proceso creativo tras su más reciente álbum, analizan los 12 años juntos desde la partida de Amaia Montero y anticipan el trabajo que preparan para sus fans.



Son las 5 de la tarde en San Sebastián, España. Una premisa que inevitablemente rememora al nombre A las cinco en el Astoria (2008), el primer disco de La Oreja de Van Gogh con Leire Martínez como vocalista.

Una producción que no solo marcó un “renacer” en la carrera de la banda española que comenzó con Amaia Montero al frente. También significó un hito en la vida de Leire, una joven artista que no tanto tiempo atrás participaba del programa The X Factor.

12 años después, la voz de “El último vals” describe a la banda como una familia.

Y es que La Oreja de Van Gogh, el conjunto que saltó a la fama a comienzos de los dosmiles con éxitos como “Cuídate” y “La Playa”, acaparó popularidad con la producción Lo que te conté mientras te hacías la dormida, gira que los llevó a recorrer Latinoamérica, Estados Unidos y Europa.

En 2007, a poco de lanzar su producción Guapa -con canciones como “Muñeca de trapo” y “Dulce locura”- Amaia Montero anunció que dejaba el grupo para seguir una carrera como solista. Sus compañeros, con la determinación de continuar componiendo y tocando, encontraron la voz perfecta para seguir su camino: Leire Martínez.

Cuando el reloj marca las 5 de la tarde con 10 minutos en el País Vasco, Leire se conecta a través de zoom con el lejano Chile para conversar con Culto. A los pocos segundos se suma a la pequeña reunión Haritz Garde, baterista de La oreja..

En septiembre de 2020, el quinteto publicó su octavo disco de estudio: Un susurro en la tormenta. Una producción de 11 canciones grabadas en los estudios franceses Le Manoir en enero de este año.

Llegó marzo, y con él, una pandemia que obligó a posponer la gira mundial que traían entre manos y cambiar los videoclips que tenían pensado filmar. “Tuvimos que improvisar ¿no?”, dice Leire Martínez desde su casa en San Sebastián.

-¿Cómo fue el proceso de grabación de este disco, Un susurro en la tormenta?

-Haritz Garde: Hemos estado en ello casi dos años, dos años y medio. Desde que terminamos la gira anterior, después nos pusimos a componer, y en enero de este año nos metimos en el estudio en Le Manoir allí en Francia. Realmente es muy cerca de nuestra casa, decimos Francia, pero está cerca. Nos permite aislarnos, pero sin hacer un viaje tan largo. La grabación fue un proceso maravilloso. Estábamos los cinco ahí metidos con nuestro productor, Carlos Salazar, y bueno, ha sido muy intenso, pero maravilloso. En la grabación aprendimos mucho. Y creemos que el resultado merecía la pena. Estamos encantados. Once nuevas canciones que hablan un poco de todo y es un poco la fotografía del grupo ahora mismo.

-¿Su música se ha visto o se verá influenciada de alguna forma por la pandemia?

-Leire Martínez: Cuando comenzó todo, el disco ya estaba grabado y estaba escrito y cerrado. Ya desde primeros de este año, desde enero. Entonces, en ese sentido, no ha habido cambios. Sí hemos tenido que adaptarnos en cuanto a los videoclips. Todos los clips estaban sin hacer. Y tuvimos que improvisar ¿no? El video de “Abrázame”, por ejemplo, porque justo el dia que ibamos a rodar, en España se declaró el estado de alarma y hubo que posponer y dejar todo aquello. Y bueno, afortunadamente nuestra productora, con la que hemos trabajado muchas veces, nos propuso algo, una idea, que tenía que ver con el arte del disco, y nos gustó y estamos muy contentos con el resultado. Pero como te digo, a nivel de composición, no se alteró nada. Solo esa parte como artística que te decía. Sí creo que la pandemia, evidentemente, es un hito histórico que nos va marcar a todos, y quien sabe, quizás hay reflexiones que hagamos en el futuro que puedan aparecer en canciones, porque siempre hablamos de las cosas que nos afectan, que nos importan, que nos hacen plantearnos situaciones, o la vida y cómo la vivimos. Quizás aparezca, pero por ahora, ni idea. Por ahora, nos preparamos para estar listos cuando llegue el momento de salir y ya, sobre todo porque necesitamos terminar una etapa para empezar la siguiente. Y mientras la etapa de este disco siga viva, pues probablemente no nos vamos a centrar en otras historias.

-Tuvieron que posponer una gira también...

-Haritz: Eso es lo que más nos ha afectado, porque el disco se puede sacar, interactuar por redes y hacer la promoción como la estamos haciendo ahora. Pero lo que sí afecta totalmente es la gira, que es lo que más queremos hacer, y por la gente que quiere vernos. Teníamos ya para este año que desde mayo arrancábamos la gira en Estados Unidos, luego por España, en otoño-invierno a Sudamérica... Todo tuvimos que posponerlo. Esperamos para 2021. Tenemos todas nuestras ganas en eso, ensayando y preparando los conciertos, para en cuanto se pueda visitarlos y tocar para ustedes.

-¿Cómo fue el proceso de escribir el dueto de Leire con Xabi, “Durante una mirada”, el segundo del tecladista? ¿Podemos esperar más duetos en el futuro?

-Haritz: Si bien Xabi ya había cantado en discos anteriores, esta era la primera vez que componemos una canción dueto desde la base, digo, pensando desde un comienzo que habría dos voces, una historia contada por dos personas. Xabi siempre tuvo la idea de que la cantara otro, algún amigo nuestro o lo que fuera, pero nosotros desde que nos la mostró, enseguida supimos que debía ser él, quién mejor que él para sentirla. Y bueno, además cuando la cantó en el estudio, quedó de maravilla, y más con la voz de Leire. Y no descartamos que en discos futuros hayan más. Sí nos gusta que sea dé de forma natural, que surjan o que te encuentres un día con un conocido cantante y que fluya. Que no sea la disquera quien te diga con quién trabajar.

-¿Tienen en mente otras colaboraciones?

-Leire: Ya en el disco Primera Fila hicimos un poco esa entrada. Quiero decir, nunca habíamos hecho un disco que incluyera duetos o colaboraciones con otros artistas, y en el Primera Fila ya habíamos incluido cuatro. Y lo otro es que sobre los escenarios invitamos a artistas de los países donde estamos tocando, hemos invitado a muchos amigos y conocidos. En Chile, Argentina y Perú... Es algo que solemos hacer o que llevamos un tiempo haciendo. Si bien no se descarta, no hay nada pensado ahora mismo para poder decirte. Son de estas cosas que probablemente vuelvan a surgir solas.

-Han pasado 12 años desde que Leire tomó el rol de voz de la banda. ¿Cómo resumen esta década como parte del grupo?

-Leire: No te voy a negar que los comienzos fueron mucho más inseguros quizás. Pero así son los comienzos hasta que te adaptas y entiendes dónde estás, hasta que aceptas y canalizas todo lo que estás pasando. Porque el cambio en mi vida fue muy grande, casi de la noche a la mañana, en muy poquito tiempo. Entonces es inevitable que eso te afecte y te genere cierta inseguridad, porque quieres estar a la altura. Pero la verdad, te das cuenta que el tiempo pone todo en su sitio. El tiempo hace que vayas aprendiendo, y todo se reubica y relaja. El día de hoy, los chicos son mi familia y, qué quieres que te diga, soy feliz.

-Haritz: Para nosotros, la verdad, es que fue como un renacimiento maravilloso. Estábamos en una deriva en la que sentíamos que solo nos dejamos llevar. Había pasado todo lo anterior tan rápido, a tal velocidad, que no habíamos tenido el tiempo de pararnos a pensar. Y estábamos un poco cómodos. La llegada de Leire fue un bocanada de aire fresco. Volvernos a enchufar con esas ganas de volver a hacer cosas, y de enseñar y compartir. Creo que nosotros no notamos esas inseguridades que dice ella, no nos las transmitía. Y el mérito fue ese, porque de hecho nos transmitía tranquilidad. Evidentemente lo que llevaba ahí dentro era mucha responsabilidad, mucha presión, mucha gente que no queríamos defraudar. Le agradecemos que no se le notaba nada porque, como Leire dice, ahora somos una familia. Y para ella no fue nada fácil asumir ese papel. Hablo por mí, y la verdad es que creo que por todos, y es que estamos felices y tranquilos, en el sentido de que estamos seguros en el grupo con ella. Teníamos listas las canciones y una cantante con la que estábamos al 100% seguros de su capacidad. Y nos transmitió eso, no dudamos ni un minuto de que iba a salir bien.

-¿Cómo ha sido enfrentar la nostalgia de quienes quizás se quedaron con la primera etapa de La Oreja de Van Gogh?

-Haritz: Son etapas que hemos tenido. Y en nuestro caso, dadas las circunstancias de que se fue Amaia y luego llegó Leire, nosotros lo vimos en realidad como una etapa, no como “un antes y un después”. El grupo ha seguido contando historias. Vemos los discos pasados y nos fijamos más en las épocas que en quién canta o no. Para nosotros, el grupo ha sido una línea, hemos seguido siendo cinco amigos que nos gusta contar historias y hacer música.

-“Jueves”, acaso la canción más famosa del debut de Leire en la banda, se inspiró en el atentado terrorista ocurrido en el Metro de Madrid en 2004. ¿Cómo fue el proceso creativo de una obra que buscaba ser un homenaje tras una tragedia de repercusión nacional?

-Haritz: Dejamos pasar un tiempo para no ser oportunistas, no caer en el oportunismo que odiamos, y para tratar el tema con respeto y un poco de distancia, con todo el cariño hacia las víctimas. Y bueno, no molestar. Nuestra idea era acompañar, abrazar a la gente que la había pasado mal. Parte del mérito vuelve a ser de Leire, de la interpretación y encima casi “venir de nuevas”, y nos enamoró con esa interpretación. El cómo fluye la canción, es la interpretación de la voz. Fue muy duro para el país y la verdad es que todavía lo sentimos.

-Leire: Creo que siempre pasa. Cualquier canción con una carga emotiva y más en este caso que tiene un hecho verídico con una repercusión mundial. Son estas historias que te gustaría no tener para escribir, pero que desgraciadamente ocurren, y Xabi escribió esa maravillosa letra con una maravillosa melodía. Es de estas canciones que te cuesta cantar, que cuesta soltar el nudo en la garganta para poder articularla, porque lo que cuenta es muy duro. Al margen que está escrita en base a una historia de amor en un tren. Es de las canciones que incluimos en el disco obviamente, pero es verdad que no quisimos darle especial importancia, y voló solita conquistando al público. Solita se fue convirtiendo en un himno, o de esas canciones que sí o sí hay que tocar, y por las que las personas seguramente nos recordarán.

-¿En qué están trabajando actualmente? ¿Podemos esperar música nueva en el futuro cercano?

-Haritz: Básicamente trabajando en la gira. Trabajamos un concierto como si fuera el mes que viene, pero no sabemos cuándo será. Lamentablemente el mes que viene no, pero estamos ya trabajando, intentando hacer partes nuevas, enlaces, mejorando las canciones, y para cuando esté preparado todo, dar el mejor espectáculo que podamos y dar lo mejor de nosotros mismos. Esperamos que sea cuanto antes, pero depende de la autoridad sanitaria y el virus. Ojalá poder visitaros. Las ganas son monumentales porque después de 3 años sin tocar y con pandemia, tenemos unas ganas de subir al escenario que ya no damos más.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.