Una comedia navideña LGBTI: el último estreno de Kristen Stewart antes de ser Diana

Kristen Stewart y Mackenzie Davis en Happiest season. Foto: Hulu/Sony

Dueña de récords en su debut en Hulu en EE.UU., la película Happiest season es la última cinta de la actriz antes de ser dirigida por Pablo Larraín en Spencer, sobre los días en que la Princesa Diana decidió separarse de Carlos. En la comedia romántica que llegó a plataformas encarna a una joven que conoce a la familia de su novia en Navidad, pero que debe esconder que son pareja.



En cinco días de vacaciones, ¿qué desastre podría ocurrir? Se abren muchas opciones si al centro de la película está una relación lésbica y los conservadores padres de una de las protagonistas ignoran tanto la orientación sexual de su hija como la existencia de la pareja. Más explosivo se torna todo si los días juntos coinciden con las fiestas de fin de año y con un momento crucial de la carrera profesional del padre de la historia.

Presentada como una comedia navideña y romántica, Happiest season –disponible en iTunes y Cinépolis Klic con el título Feliz novedad– desarrolla esa trama con Kristen Stewart y Mackenzie Davis (Halt and catch fire) en los roles principales, Abby y Harper, dos jóvenes en una relación estable que, sin planificarlo previamente, terminan pasando unos días en la casa de los progenitores de esta última.

En el transcurso de la historia aparecen desde personajes del pasado de Harper hasta sus dos complejas hermanas (Alison Brie y Mary Holland), pero sobre todo ronda una creciente tensión por no revelar que son pareja en un entorno que creen hostil.

Una premisa familiar que, con el giro de poner a dos mujeres en una relación como protagonistas, parecía destinada a contar con una buena resonancia en la salas de cine durante fin de año. La pandemia gatilló que se transformara en una de las películas más comentadas en el cierre de 2020, pero lejos de la pantalla grande: Hulu, que le compró en exclusiva los derechos de exhibición a Sony, celebró a fines de noviembre que el filme se convirtió en el debut más exitoso de una cinta original del servicio de streaming.

De esa forma, si Netflix colmó los últimos dos meses del año con historias navideñas lideradas por figuras como Vanessa Hudgens y Kurt Russell, y Apple TV+ lanzó un especial con Mariah Carey, en Estados Unidos la plataforma detrás de The handmaid’s tale salió al paso con Kristen Stewart como principal atractivo, junto a un elenco que también integran Alison Brie, Aubrey Plaza y Dan Levy (Schitt’s Creek).

Luego de tropezar en la taquilla con la película de terror Amenaza en lo profundo y una nueva versión de Ángeles de Charlie, la estrella de Crepúsculo se vuelve a entregar a un papel de comedia, pese a que sólo ha incursionado en ese registro en un par de oportunidades (American ultra fue la última de ellas). Lo que la sedujo esta vez fue la propuesta de la directora y actriz Clea DuVall, que ideó un guión basado parcialmente en su propia experiencia y viajó hasta el rodaje de Ángeles de Charlie para convencerla.

“Realmente admiro a Clea por no ser desafiante, por no ser reactiva con el mundo, y hacer algo que es acogedor”, afirmó Stewart a Variety sobre la historia, un cálido filme que en algún punto también la toca de manera personal: la actriz viene desde hace años hablando abiertamente de su bisexualidad y de los obstáculos que pone Hollywood cuando esa realidad se encara de manera pública. “Ella (Duvall) es en gran medida ese personaje (Abby), y se me permitió aportar aspectos de mí misma”, añadió la también protagonista de títulos como The Runaway y Personal shopper.

Su último rol termina siendo otra muestra de la versatilidad de su registro actoral, pero el papel en el que está confirmada desde junio probablemente sea el mayor reto de su carrera: Pablo Larraín se prepara para dirigirla en Spencer, su íntimo acercamiento a los días en que Lady Di decidió separarse de Carlos y sacudió a Inglaterra y sus seguidores en el mundo.

Como Happiest season, también podría ser leída como una –dramática– película de fiestas, porque se sitúa en la finca de Sandringham a inicios de los años 90 durante Noche Buena, Navidad y lo que los británicos denominan Boxing Day o segundo día de Navidad. En ese espacio temporal el cineasta chileno, con guión del inglés Steven Knight (Peaky Blinders), apostará por explorar lo que ha llamado “un cuento de hadas al revés”, donde la princesa desecha su sueño de llegar a ser reina.

Antes de que The Crown reviviera las tensiones entre la familia real y Diana con el estreno de su tercera temporada, Stewart se abrió a comentar el desafío en una entrevista para la edición de octubre de la revista InStyle, realizada por la misma Clea DuVall. Reconociendo la complejidad de acercarse al acento del personaje real, entregó la principal clave de su actuación: “Es una de las historias más tristes que hayan existido jamás, y no quiero simplemente interpretar a Diana, quiero conocerla implícitamente”..

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.