Tardes de cine: mascarillas, alcohol gel y escaso público marcaron la reapertura de las salas chilenas

Tras once meses cerradas, las cadenas de cine volvieron a abrir sus puertas y desde este mediodía comenzaron a recibir público. Con “Tenet” y “Sonic, la película” como principales novedades de la cartelera, el regreso de la experiencia en salas partió con tomas de temperatura, asientos separados y el entusiasmo de los primeros asistentes.



Pese a que ya se había estrenado en Estados Unidos en 2020 y que incluso salió a la venta en formato blu-ray, “Tenet” (2020), la “nueva” odisea del director Christopher Nolan, debutó recién hoy en las salas chilenas, tal y como el quisquilloso director británico hubiera querido. Si bien llegó al país varios meses después de su estreno en Norteamérica, es la primera superproducción que el público nacional ha podido ver en pantalla gigante en casi once meses, en el día uno de la reapertura de los multicines locales.

No fue un caso apartado. Otras cintas como “Sonic, la película”, “Avalancha, desastre en la montaña” y “Baba Yaga, el regreso del demonio”, también forman parte de la cartelera de la reapertura. Una serie de filmes que, si bien llegaron con cierto retraso, constituyen una novedad para una audiencia que estuvo privada de la experiencia cinematográfica en salas por casi un año.

Cuando eran las 14:00 horas en punto se abría el telón. O mejor dicho, la cortina metálica que había estado abajo durante una temporada completa. En este caso, invitando al público a ingresar a las diversas salas disponibles que ofrece el complejo de Cinemark en el mall Alto Las Condes.

Eso sí, en las primeras horas de apertura, no hubo largas filas ni multitudes desesperadas por conseguir un ticket para las limitadas funciones del día, que tenían como último horario las 19:00 horas, para no toparse con el inicio del toque de queda. En su lugar, lo que se vio fue una llegada de asistentes por goteo, que en su mayoría habían adquirido sus entradas a través del sitio web de la cadena; una de las modalidades disponibles pese a las cajas que siguen abiertas y aquellas de autoservicio.

Y en esta llamada “marcha blanca”, las salas tienen un nuevo protagonista: las medidas sanitarias. Nada demasiado distinto de lo que se ha visto en otro tipo de establecimientos en los últimos meses , aunque con algunas particularidades y elementos específicos para el funcionamiento de una sucursal históricamente concurrida.

Siguiendo el ejemplo de países como Bolivia, Paraguay, Brasil y Colombia, la cadena luce estrictas medidas sanitizantes en los siete complejos que reabrió hoy en todo el país. “Hemos sacado muchos protocolos de allá, de sus experiencias. Pero también los cines han estado operando y han sido seguros. Por ende, creo que ser uno de los últimos países en partir la operación nos ayuda a hacerlo mejor”, comenta a Culto Karina Ventura, gerente comercial de la cadena.

Entre las medidas está lo usual y ya visto en el comercio: trabajadores que se encargan de la medición de temperatura apenas se entra al lobby, el uso de alcohol gel en las manos y una alfombra para limpiar la suela de los zapatos. Entre los cambios, el recinto ya no invita a los asistentes a pasar el rato en la recepción previa a las salas, ya que cabinas de fotos instantáneas y las máquinas de dulces están fuera de servicio y así se mantendrán, explican los encargados. Su lugar fue ocupado por litros de amonio cuaternario, ya que la desinfección periódica pasó a cubrir hasta el último rincón del recinto.

La experiencia cinematográfica misma también incluye ciertas novedades y restricciones: con sólo siete proyectores habilitados, el aforo total del recinto hoy es para 350 personas y cada sala está habilitada para recibir un máximo 50 asistentes. Ya dentro de la sala, destacan los asientos que siguen húmedos -producto de la sanitización- así como las butacas vacías o restringidas; un cuadro que se volverá usual en el retorno paulatino de la industria.

Eso sí, desde la misma empresa indicaron durante esta mañana que la próxima semana se abrirán dos recintos más, mientras que en la subsiguiente se sumarían otras dos.

Una vez iniciada la proyección de “Tenet”, la experiencia al interior de la sala no se distancia demasiado de los tiempos prepandémicos. Claro que ahora la cara iluminada de los asistentes revela que algunos mantienen la mascarilla puesta y otros parecen olvidar aquel detalle en medio del ritual del popcorn y la bebida.

Por otro lado, el momento sirve también para zanjar otra polémica que ha marcado la reapetura de los cines en Chile: familias y parejas que asistan juntas a una proyección sí se pueden sentar en asientos contiguos, lo que quedó en evidencia con la presencia de niños, madres y padres. Más distancia hay en los baños, con lavamanos y urinales intercalados -como en el resto del mall- y separaciones marcadas con cintas.

“Me gusta y en realidad lo extrañaba. Escogí cualquier película y para nosotros sí era necesario venir. Si en un avión estás viajando uno al lado del otro, cómo no vas a poder ir al cine, donde puedes tomar la medidas y estás más separado”, comenta Elsa Galván, quien esta tarde fue hasta el complejo de Las Condes para comprar entradas para ver “Avalancha” este sábado.

“Claro que no estoy de acuerdo con el consumo de comida al interior del cine. Nunca me gustó y en esta ocasión sería más conveniente que no, buscar un poco más de protección al no comer”, agrega.

“Si bien la pandemia nos ha obligado a migrar más rápidamente a lo digital, creo que hay cosas que nunca se van a perder y venir al cine nunca será reemplazado por ver una película en casa, es una experiencia desde que se entra”, dice Johnny López, uno de los asistentes a la primera función de “Tenet” en ese recinto.

El inicio de la proyección también incluye algunas sorpresas: durante los videos introductorios antes de la función principal se revelan las novedades que alista la cartelera para las próximas semanas. “Dune”, “Black widow”, “Caos: el inicio”, “Mujer Maravilla 1984” y “Monster hunter: la cacería comienza”, son algunos de los próximos estrenos en una industria que recién da su primer paso en este particular regreso a la experiencia de la oscuridad, las cabritas y el proyector encendido.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.