Los nuevos días de Polimá WestCoast: “Me gustó mucho hacer reggaetón, pero siento que no es música de nosotros, de Chile”

Uno de los exponentes más representativos de la escena chilena del trap habla con Culto de su último single, "Enigma", y de los planes de una carrera que, pese a la pausa pandémica, siguió funcionando.



“Enigma”: no es casualidad que el último single de Polimá WestCoast -ya disponible en plataformas digitales- sonara diferente respecto a trabajos anteriores, pues el tema sirve de entrada a lo que será una nueva etapa dentro de su carrera. La idea es volver a sus raíces, a los inicios de su trayectoria y al tipo de canciones que lo llevaron a su primer Lollapalooza en 2019. De esta forma, “Enigma” se convierte en una especie de preludio sobre lo que se podrá escuchar en “Las Crónicas de Ngangu II”, su próximo trabajo.

“En este momento estoy en un proceso de experimentar. Estoy muy enfocado en que esto resulte, que la gente conecte y lo disfrute, creo que eso es muy importante”, explica el artista a Culto.

En cuanto a lo que inspiró la letra de su último single, el cantante asegura que es una manera de agradecerle a Dios por todas las cosas buenas que se le han presentado. “Acá le agradezco por el don, por mi carrera y también por lo que se viene, que estoy seguro que será positivo, pero para mí no deja de ser un enigma”, comenta.

Durante este último periodo, Polimá también comparte algunas de las reflexiones que vivió durante la pandemia, sin poder hacer shows y sin continuar un rumbo artístico que parecía destinado al estallido más masivo : “Siento que hubo parte de mi carrera donde estuve influenciado por otras cosas, que no estuvo mal, me gustó mucho hacer reggaetón y ese tipo de cosas, pero siento que no es música de nosotros, de Chile”.

Además, agrega: “Mi idea era hacer música nueva y que digan ‘este producto es chileno’, porque gracias al internet todo lo que sacamos sale a nivel global y quiero que mi música tenga el sello chileno”.

De igual forma, la pausa de introspección lo ayudó a idear proyectos paralelos a la música; por ejemplo, algunas iniciativas vinculadas a la ropa y la moda. A pesar de que aún no quiere adelantar mucho, asegura que invirtió gran parte de su tiempo en esa otra faceta, trabajo que irá revelando a través de su Instagram.

Volviendo a “Enigma”, la canción también llegó con su correspondiente videoclip. La pieza audiovisual estuvo a cargo de la directora Javiera Eyzaguirre y muestra al cantante en distintos roles, y de forma simultánea; primero como un niño espectador, luego como padre, después aparece en la televisión como conductor y posteriormente encarna otros papeles totalmente distintos.

Las imágenes hacen una sátira respecto a los medios de comunicación y las fake news, pero también recoge una atmósfera propia del rap de los 2000. Respecto a este tema, Polimá comenta: “Soy fan de la comedia y de actores como Will Smith, me encanta lo que hacen y quise traer algo de eso. Por otro lado, también lo conjugamos con una crítica hacia los medios que tergiversan la información”.

Bajo esa línea, el cantante revela una situación particular que vivió el año pasado: “Canal 13 mostró un video mio donde supuestamente estaba grabando un video sin respetar las normativas del COVID, después me llamó a mi mamá para preguntarme y todo, se formó un gran problema y al final no era yo el que estaba grabando. Entonces, de cierta manera, quise tomar con humor este tipo de anécdotas”.

Sin embargo, según subraya, se trata de un problema que parece frecuentar a los artistas de trap: “No se siente tan bien porque estamos haciendo música y la música es arte, no estamos en algo malo, y se siente una especie de hostigamiento”.

Otra de las reflexiones del cantante se vinculan con valorar la tecnología actual y sacarle partido a las herramientas existentes. En ese sentido, comenta que existe una generación muy vinculada con el mundo del internet y las redes.

“Creo que ahora estamos muy sumergidos en la era virtual, yo trabajo con un productor que tiene 17 años y en verdad es que se nos ha hecho muy fácil el proceso de escribir y grabar. Musicalmente lo hacemos muy rápido, quizás tardemos 40 minutos en grabar una canción, pero aún con ese ritmo, le dedicamos todo el amor del mundo”.

En torno a sus metas inmediatas, uno de los nombres más reconocibles del trap nacional no se lo toma de forma personal, ni mucho menos individualista: “Me encantaría que el trap chileno y el género urbano llegue hacia afuera, que en algún punto podamos encontrarnos y relacionarnos con artistas norteamericanos y europeos, que se llegue a un nivel superior en la música, ese sería mi mayor sueño”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.