Ken Follett: “El mundo se ha convertido en un lugar más peligroso de lo que nunca había sido”

Ken Follett. Foto: Olivier Favre y The Reform Club.

El afamado escritor galés acaba de publicar su nueva novela titulada Nunca, vía Plaza y Janés, la que ya se encuentra en las librerías de nuestro país. En una rueda de prensa en la que estuvo Culto, el escritor habló de este thriller que especula con la posibilidad de una tercera guerra mundial, y de la mirada pesimista que tiene de cara al futuro. "Creo que hay demasiados peligros a los que tenemos que enfrentarnos y somos muy lentos para atajarlos", señala.



Si algo que ha caracterizado la carrera de Ken Follett (72), es la novela histórica. Pero el galés, sin miedo a dar giros, acaba de publicar Nunca. Un thriller que especula con la posibilidad de una tercera guerra mundial, y ambientado en la actualidad.

Eso sí, Follett reconoce que la idea que le disparó la novela, se ubica justamente hace cien años, cuando la Primera Guerra Mundial asoló los campos europeos. “Me sorprendió el hecho que ninguno de los líderes nacionales quería que hubiera una guerra en Europa, pero cada uno de ellos tomaron una serie de pasos que llegaron a ese punto, a la peor guerra de toda la humanidad. Eso hizo que me preguntara: ¿podría esto volver a ocurrir?”, señala Follett en una rueda de prensa en la que pudo acceder Culto.

Bajo la inquietud de saber qué cosas podrían llevar a una tercera guerra, Follett comenzó a documentarse, e incluso pudo conversar con líderes mundiales, incluyendo dos primeros ministros, dos embajadores y un general. La tensión de tomar las decisiones adecuadas o no es el motivo que mueve al relato.

Asimismo, cuenta que tuvo que sortear las dificultades que impuso el coronavirus. “Durante la pandemia no pude viajar, normalmente me gusta visitar los lugares sobre los que escribo. Afortunadamente había estado en China, en Washington , muchas veces, y muchas en la Casa Blanca, también tuve que fiarme de las fotografías y las películas que habían, y por supuesto de un sitio web fantástico, Google Earth, donde se pueden ver puntos de cualquier lugar del planeta. Con esas ayudas pude escribir sobre esos lugares donde nunca estuve”.

De esta forma, Follett plantea que el corazón de la novela es la escalada de decisiones que toman los líderes políticos en la antesala de un conflicto. “Como se toman decisiones que poco a poco llevan a una guerra -señala Follett-. Como en 1941, cuando los japoneses decidieron atacar Estados Unidos, o porque EE.UU. se metieron en Vietnam, cómo pudo George W. Bush pudo estúpidamente organizar una guerra, quien es el Presidente más incompetente que vimos en 100 años. Yo no pretendo tener las respuestas, pero sí ofrezco distintas formas para explicar cómo ocurren las cosas”.

Ahora, otro factor que impulsó la escritura de esta novela, fue el temor. “Toda mi vida he vivido con el temor de una tercera guerra mundial, una guerra nuclear. Pero también hay otras amenazas, como el cambio climático, que podría matarnos a todos, o que un virus mate a toda la humanidad. Yo creo que hoy en en día hay muchas amenazas, hay un entorno de miedo, de peligro. Yo creo que la peor es la amenaza nuclear, porque proviene de decisiones ingenuas que pueden llevar a una conclusión terrorífica”.

¿Influyó la pandemia en la escritura de esta novela?

Influyó en que tuve más tiempo para escribir, por consecuencia, escribí con mayor velocidad que la mayor parte de mis libros. No he ido al teatro hace dos años, ni al cine, no he viajado. No he visto a mi familia que vive en California. Nunca me llevó la mitad de tiempo de lo que suelo ocupar en escribir un libro. En otros aspectos, la pandemia no me ha influido, salvo por el hecho que ha acentuado mi sensación de que el mundo está en peligro.

Poco optimismo

Uno de los rasgos llamativos de la novela, es que Follett puso como Presidente de Estados Unidos a una mujer. “Una de las razones por las que hice que el Presidente fuera una mujer, es porque quería retratarla como alguien muy razonable y moderada. Esto era más convincente si se trataba de una mujer, la mayoría de la gente estaría de acuerdo conmigo en que los hombres están siempre más dispuestos a meterse en peleas que las mujeres”.

“Yo creo que ahora tenemos suficientes mujeres que dirigen el mundo para demostrar que no es necesario que haya un hombre a cargo -agrega Follett-. Acá tuvimos a Thatcher pero hay otras que han ido marcando el camino”.

De todos modos, Follett asegura plantea: “El mundo se ha convertido en un lugar más peligroso de lo que nunca había sido, al menos en todo el tiempo que llevo en el planeta, y pensé que sería una argumento estupendo para una novela”.

Consultado si tiene optimismo de cara al futuro, Follett plantea: “No me siento muy optimista, creo que hay demasiados peligros a los que tenemos que enfrentarnos y somos muy lentos para atajarlos. Hay mucha gente que está siendo muy perezosa a la hora de tomar precauciones contra el virus en mi país, que no lleva puesta mascarilla, estamos muy retrasados con combatir el cambio climático. Parece que ya no vamos a hacer las cosas que tenemos que se supone que tenemos que hacer, y además tenemos armas nucleares, de forma que me preocupa bastante. Sobre todo me preocupa la actitud desinteresada que tiene la gente en estos problemas”.

Esta es su vigésima segunda novela, al menos dentro de las que viene publicando con su nombre, desde 1978, y sucede a la aclamada Las tinieblas y el alba (2020).

Nunca, publicada en castellano vía Plaza y Janés, ya se encuentra en las librerías de nuestro país.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.