Pedro Aznar vuelve a Chile: “El calor del público no se reemplaza por nada”

pedro-aznar

Pedro Aznar

Es parte viva de la historia del rock argentino. Su paso por bandas icónicas como Serú Girán y Spinetta Jade cimentaron el camino artístico de quien hoy es uno de los nombres más reconocidos de la música trasandina contemporánea. Tras dos años sin pisar tierras chilenas, el bajista retornará en marzo al Movistar Arena, en lo que él mismo define como “un reencuentro de poetas”. Allí, compartirá escenario con artistas nacionales como Manuel García, Elizabeth Morris y Nano Stern. En entrevista con Culto, se refiere a su retorno a los escenarios, su próximo show en Chile y la política del continente.



Pedro Aznar lleva veinte días sin tocar un solo acorde. Radicado en su casa de descanso, ubicada en algún bosque del territorio argentino, el músico se encuentra disfrutando de sus vacaciones, acompañado de Angelina, Chardonnay y Filippo, sus tres gatos. Y afirma que, por el momento, no ha sentido la necesidad imperiosa de agarrar su guitarra. “A veces me vienen ganas, pero me digo ‘bueno, sí, después’. Pero luego tal vez se me pasan y me quedo mirando una película o cocinando. O caminando por el bosque o la playa”, afirma.

“Creo que esa ligereza de espíritu es una de las lecciones que nos ha dejado la pandemia, de no estar aferrados a las cosas”. Aznar se reconoce a sí mismo como una persona proactiva, cuya mayor felicidad es estar inmerso en su trabajo, en la producción, conciertos, giras y grabaciones. En escribir y componer. “Es muy fácil perderse en ese torbellino de trabajo. Y la pandemia me sirvió para aprender a ser sin hacer. Soltarme a ser”, confiesa.

Sin embargo, su agenda para los próximos meses está cargada de nuevos conciertos. A fines de enero se presentará en el Festival de Cosquín, para luego abocarse a una extensa gira de 15 conciertos en la Patagonia argentina, programada para marzo próximo. El 12 de ese mes llegará al Movistar Arena, en un concierto que tendrá como invitados a Manuel García, Elizabeth Morris, Nano Stern, Víctor Heredia y los ex Bipolares Camilo Salinas, Danilo Donoso y Fernando Julio; más otros artistas que aún quedan por confirmar.

“En un poema que escribí recientemente hablé de la ‘tierra de poetas’. Y este va a ser un encuentro de poetas”, adelanta Aznar. Su relación con el público de nuestro país es estrecha -refiere a Chile nada menos que como su “segunda casa”-, y este concierto será su regreso a Santiago luego de dos años. A raíz de la situación sanitaria, el año pasado sólo agendó recitales en su país.

La vuelta a la presencialidad lo emociona. “Propone una cosa distinta que es muy hermosa y que se extrañaba mucho, que es el aplauso, el cariño en directo. Ese calor del público que es único. Eso no se reemplaza por nada”, confiesa, aunque pone paños fríos a las expectativas. Afirma que sus proyecciones de trabajo son a corto plazo y que no van más allá de los tres meses. “Estamos cruzando los dedos para que este sea el año en que el virus se vaya reduciendo y desapareciendo. En el caso de que así sea, volveremos a trabajar con más intensidad. Y si no, seguiremos regulando las cosas de esta manera. Y tomarlo con calma”.

Aznar fue uno de los artistas en sacarle más provecho al formato del streaming. Transformó su casa en escenario, e hizo de los recitales online la fórmula perfecta para compartir con sus fanáticos. Tanto así, que no planea dejar dicha modalidad de lado.

“Tiene un lenguaje propio, muy propicio para algunas cosas, particularmente aquellas que manejan la intimidad, el detalle, la cosa más pequeñita y como más susurrada, más dicha al oído. En muchos de estos conciertos mezclé literatura con música que es un formato que me gusta mucho. Antes lo había hecho en ferias del libro en Argentina y Chile, y fue muy bien recibido”, explica el músico, cuyas influencias literarias se mueven entre nombres como Borges, Cortázar, Neruda y Sylvia Ipaguirre.

***

Para Aznar, los cantores populares tienen una responsabilidad política y social muy grande, pues su palabra y las historias que comunican a través de su música son escuchadas con mucha atención por la gente. Es por esto que el artista ha seguido de cerca el panorama sociopolítico de nuestra región. A principios de diciembre pasado, dedicó a nuestro país un escrito titulado Carta de amor urgente a la tierra de mis hermanos. A través de varios versos, el músico dejaba ver su apoyo al hoy presidente electo, Gabriel Boric.

“Estoy contentísimo con el resultado de las elecciones porque el ahora presidente Boric y yo tenemos un pensamiento muy parecido en muchísimas cosas. Me complace sentir que un país que yo quiero tanto como Chile, un país con el que somos vecinos y con el que tenemos una familiaridad sanguínea muy cercana, vaya a ser presidido por alguien que tiene una mirada de justicia social, inclusiva. Una mirada de futuro interesante, de respeto por la ecología. Es un enorme alivio después de estas elecciones tan reñidas”, expresa.

Aznar explica que esta “fractura ideológica” no es algo que haya sucedido solo en nuestro país, sino que es una realidad que se extiende a todo nuestro continente. Aunque le parece que no es fácil generar un diagnóstico, sí apunta a que detrás de esto hay una desilusión con la democracia.

“El desencanto que se produjo a través de cómo la gente vio traicionados muchos ideales, cómo han visto a la democracia ser un juego muy peligroso de coquetear con las corporaciones y dejarse llevar de la nariz por ellas”. Para él, el giro hacia la derecha más conservadora vivido hace unos años en países como Colombia, Brasil, Argentina y Estados Unidos, podría estar justificado en el voto castigo.

“Allí hay un gran resentimiento de una buena parte de la sociedad que se manifiesta de una manera completamente reactiva e instintiva. En ese voto castigo, la gente muchas veces vota posiciones extremas, aún sin estar completamente de acuerdo. Y eso es pegarse un tiro en el pie”, reflexiona.

Es enfático en señalar que sus ideales siempre estarán de parte del bien común de todos los seres humanos, a favor de toda la gente. Así, cree que su independencia respecto de no alinearse con algún partido político en particular es fundamental en su rol como comunicador y en su libertad como artista. Sin embargo, le parece que “ya es hora de despertarse. Ya vimos lo que pasa con los Trumps, los Bolsonaros y demás. Me alivia enormemente que Chile no haya dado ese paso en falso, y creo que es un gran ejemplo para toda la región”.

Próximamente, Argentina y Brasil iniciarán procesos eleccionarios. Aznar confía en que el escenario chileno impacte a todo nuestro continente. “Y espero que los pueblos de Argentina y Brasil estén atentos a eso”, sentencia el músico, quien próximamente volverá al escenario del Movistar Arena para reencontrarse con sus fanáticos nacionales tras una larga espera.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.