El último proyecto en cine de Nicolas López antes de la sentencia

Florinda Meza, Paz Bascuñán y otras figuras locales (Luciano Cruz-Coke, Boris Quercia, Carolina Paulsen y Ariel Levy) protagonizaron Dulce Familia, comedia que se estrenó en México en 2019 y que Prime Video añadió meses más tarde a su catálogo. Fue su última película en la silla de director antes de que se hicieran públicas las acusaciones que lo llevaron ante la justicia y por las que hoy fue condenado a una pena de cinco años y un día de cárcel.



Fue la propia Florida Meza la que comunicó la noticia a través de redes sociales: “Mi bonita vecindad virtual de toda Latinoamérica, les anunció que mi Dulce familia ya está en Amazon Prime. ¡Ahora todos pueden verla!”, celebró en sus redes en septiembre de 2019.

La película en cuestión era su primer proyecto en casi tres décadas y su primera producción audiovisual sin Roberto Gómez Bolaños, su pareja y dupla interpretativa de (casi) toda una vida. Ese rótulo de gran retorno de la actriz de Chespirito y El Chapulín Colorado fue la mejor excusa para promocionar Dulce familia en los cines de México, donde aterrizó en la cartelera en mayo de ese año, previo a su debut en el streaming en la región.

“¡Rompe la dieta!”, fue el lema bajo el que se promocionó una historia sobre la familia y los hábitos alimenticios que tenía a Meza en el rol de una actriz legendaria enfrentada a un nuevo proyecto y, al mismo tiempo, a las tribulaciones de su familia, compuesta por sus tres hijas (Fernanda Castillo, Florinda Meza, Paz Bascuñán) y su nieta (Vanessa Díaz).

El filme de 101 minutos reunió 2,2 millones de espectadores en su recorrido en salas de ese país –fue la tercera más vista del cine local aquella temporada–, volviéndose evidente que gran parte de los asistentes ignoraban o estimaron irrelevante quién firmaba la película como director y guionista: Nicolás López.

En México, donde el realizador y Sobras (la disuelta productora que tenía junto a su exsocio Miguel Asensio) habían entrado con fuerza al mercado cinematográfico con su cinta Hazlo como hombre (2017), no causó mayor ruido que un año antes se hubiera abierto en Chile una investigación de oficio por presunto abuso sexual y acoso en su contra, a raíz de las denuncias de actrices y modelos que publicó revista Sábado. El mismo caso que este lunes terminó con la lectura de un fallo que condenó al director chileno a cinco años y un día de presidio efectivo, tras ser declarado culpable de dos delitos de abuso sexual entre los años 2015 y 2016.

Antes de que la situación estallara, y se conocieran los relatos que apuntaban a un aprovechamiento de su posición profesional para agredir sexualmente a mujeres, el director de Qué pena tu vida y Sin filtro alcanzó a terminar de filmar un último largometraje.

Foto: HANS SCOTT/AGENCIAUNO

Bajo el título provisorio Adictas, la película se grabó en locaciones de Santiago, contando con varios actores chilenos en su reparto. Además de Bascuñán, participaron Boris Quercia, Carolina Paulsen, Ariel Levy, la brasileña Mirella Granucci y Luciano Cruz-Coke. El también político encarnó a un ejecutivo del canal en que trabaja el personaje de Florida Meza y, al igual que los otros rostros locales, tuvo que simular un acento mexicano dentro de una historia ambientada en la capital de ese país.

La comedia completó todas sus escenas previo al escándalo, pero sufrió al menos un revés significativo: Netflix, que tenía un acuerdo para distribuirla, finalmente desistió de participar. Primero, al revelarse las denuncias, puso en suspenso su implicación (“tenemos un acuerdo para uno de sus nuevos proyectos, el cual se encuentra ahora bajo revisión”, detallaron) y luego vino el silencio. Finalmente, ese título terminó en el catálogo de uno de sus principales competidores, Prime Video.

“Es predecible, simplona y nostálgica del pasado”, señaló en su crítica el periódico mexicano El Universal cuando arribó a los cines, junto con interrogar: “¿Una comedia light? Más bien con fecha de caducidad vencida. Intragable”.

El medio Cine Premiere, en tanto, cuestionó la calidad de su escritura: “Para transmitir su mensaje, el guion de Nicolás López (el director) y Guillermo Amoedo coloca a los personajes en el extremo más exagerado del arquetipo que están representando (…) Los personajes viven en un mundo de oposición, donde todo parece ser o blanco o negro”.

Posteriormente se han lanzado al mercado nuevos remakes a partir de cintas de López (Recontraloca, la versión peruana de No estoy loca; Cosas de hombres, la encarnación chilena de Hazlo como hombre, y vienen otras), pero Dulce familia terminó siendo su última película como director antes ser condenado por la justicia chilena.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.