La oferta cultural en regiones: de exposiciones de Matta a conciertos de cámara

Autor: Paula Valles

Este fin de semana se expone una colección de grabados del artista surrealista en Pucón, mientras que el Teatro del Lago ofrece música de Tchaikovsky y Mahler. Hasta fines de febrero y abril se extienden otras muestras visuales.


Por estos días, la oferta cultural presenta sus últimas actividades antes de renovar ciclos en marzo, mes insigne de nuevas inauguraciones y temporadas. Exposiciones colectivas e individuales, y conciertos son algunas de las actividades disponibles durante los próximos días en distintos espacios del país.
El domingo pasado el Teatro del Lago comenzó su séptima versión del Curso Magistral de Música de Cámara Internacional (CMMC), programa dirigido por la violonchelista alemana Anna Carewe. Para poner cierre a la actividad, este fin de semana los 30 jóvenes participantes ofrecerán dos conciertos de música de cámara. Ambas presentaciones (sábado y domingo, 19.00 h) incluyen en sus programas obras de compositores como Franz Schubert, Reinhold Gliére, Niccoló Paganini, Tchaikovsky, Gustav Mahler y Robert Schumman. La entrada tiene un valor de $6.000.

Fue uno de los artistas chilenos más importantes y probablemente el más conocido a nivel internacional. Roberto Matta no solo destacó por su pintura surrealista, sino que también por su gran producción de grabados. Algunos de ellos se exponen hasta este domingo en el Gran Hotel Pucón, en la X Región. Son 30 grabados que expone Galería Vala de las series Hom’mere y Las horas más oscuras. “Son aguafuertes con aguatintas, sobre papel japón. Es un papel muy antiguo del año 70”, comenta Marcelo Aravena, director de la galería. El espacio, que además cuenta con colecciones de los premios nacionales José Balmes y Gracia Barrios, no solo tendrá en exposición los grabados de Matta, sino que también la gente podrá adquirirlos. Sus valores van de $ 990.900 a $ 1.900.000.

Roberto Matta, 6 AM – L’arc obscur des heures, 1975.
FOTO: Gentileza Galería Vala.

Un poco más al sur la oferta de artes visuales es amplia, específicamente en el MAC Valdivia, que en marzo cerrará sus puertas para ser remodelado. Mientras tanto, ofrece hasta fines de febrero cinco exposiciones. En la sala Francisco Smythe está Historia de hilos, muestra que reúne a cinco artistas que ahondan en los “desgarros y composturas” con que abordan sus vidas. Obras gráficas, instalaciones y esculturas textiles son algunos de los soportes que el grupo conformados por las artistas Denise Blanchard, Andrea Fischer, Cecilia Juillerat, Fernanda Gutiérrez y Maite Izquierdo exponen.

En el mismo lugar, pero en la sala Juan Downey, se presenta la exposición Lo obvio y lo obtuso. La muestra reúne a ocho fotógrafos locales: Abel Lagos, Anna Da Sacco, Brigitte Leisinger, Carlos Fischer, César Scotti, Edmundo Cofré, Humberto Segura y Marcos González. Distintas miradas y estilos visuales en fotografías que retratan desde la ciudad a la naturaleza. Otra colectiva es la muestra de esculturas Mapasur, que reúne a las escultoras María Angélica Echavarri, Maya Estrada, Macarena Irarrázaval, Soledad Ramsay, Marcela Romagnoli, Paola Vezzani y Soledad Vial. La exposición, ubicada en la sala Bóveda I, busca dar cuenta de variados estilos y materialidades trabajadas. Hay figuras humanas, abstractas y vinculadas al paisajes, así como también materiales como el mármol, granito, bronce y madera.

Otra obra que podrá verse en el MAC Valdivia es la instalación Werkén, del artista Bernardo Oyarzún. La instalación está compuesta por 1.000 máscaras mapuche rodeadas de letreros led donde se proyectan 6.906 apellidos mapuche. Representante de Chile en la Bienal de Venecia 2017, la obra se muestra por primera vez en Valdivia. “Se mostró en Valparaíso, luego en Santiago, y ahora en Valdivia. Si recorre todo Chile sería espectacular, porque hay una utopía detrás de la obra, de alguna manera concientizar a la gente de su identidad mapuche negada, porque la mayoría de los chilenos tenemos vinculación con la sangre mapuche, pero lo negamos”, comenta Oyarzún.

Werkén, Bernardo Oyarzún.
FOTO: Mac Valdivia

Una obra geométrica y de mucho movimiento es lo que ha trabajado a lo largo de su carrera la artista Liliana Iturriaga, quien presenta Implosión lineal en la sala Bóveda II del MAC Valdivia. “La investigación sobre este proceso lineal comienza hace 10 años y buscando mecanismos para expresar estas lecturas. El trabajo comienza con un tendido de pintura sobre un plano que luego voy barriendo con una matriz ranurada”, explica Iturriaga sobre su técnica aplicada luego a cajas de luz. Así, en la oscuridad de la sala donde se exponen sus obras, destacan la luminosidad y los colores de sus figuras geométricas.

FOTO: Liliana Iturriaga

En Chiloé, el Centro Activo de Arte Moderno (MAM) presenta la 31° versión de su muestra anual. En esta oportunidad la curadora Coca González reunió a 12 pintores de diferentes generaciones y con un tema en común, la pintura figurativa. Exponen Francisco Álvarez, Giovanna Ruz, Jorge Vilches, José Triviño, Lorenzo Moya, Loreto Enríquez, Waldo Gómez, Manuel Torres, Andrés Waissbluth, Christel Vega, Ofelia Andrades, y Víctor Castillo.

“Son todos distintos. Y son mundos increíbles los de cada uno. Eso hace que la muestra sea muy llamativa, porque vas pasando por espacios y realidades tan diferentes que es un gusto ver los mundos de estos creadores”, señala Coca González, quien además destaca que la mayor parte de las obras fueron hechas especialmente para la muestra.

Seguir leyendo