El poder del delantal blanco: la alta cuota de doctores en el gobierno de Boric

En la nómina del nuevo gabinete, cinco de las figuras designadas son médicos. Y si bien no son pocos los que han incursionado en la política, el caso de la doctora Izkia Siches es el más disruptivo de la historia política reciente: de dirigente gremial a liderar la cartera de Interior. Las designaciones, explican, pueden estar dadas por características particulares de las doctoras, pero principalmente por la influencia mediática de la pandemia.


“¿Quieres sacarte la foto con o sin delantal? ¿tenemos dos delantales? Es que yo te lo sugiero, porque eso en este país sigue siendo grito y plata”.

La conocida frase es de la médica y expresidenta Michelle Bachelet en el contexto de su primera campaña a la Presidencia en 2005. En el documental “La hija del general” de María Elena Wood se puede ver cómo la exmandataria se fotografiaba -en ese entonces- con distintos candidatos al Parlamento. Y fue en ese contexto que le consultó al también médico Guido Girardi Brière, padre del senador PPD Guido Girardi, si prefería o no salir con el atuendo de doctor.

Ejemplos de facultativos que han saltado del pabellón a la política no son pocos. La misma doctora Bachelet llegó a ocupar la primera magistratura de la nación tras haber sido ministra de Salud y de Defensa en el gobierno de Ricardo Lagos, y el expresidente Salvador Allende ocupó La Moneda luego de tres intentos fallidos. Si este panorama se mira a nivel parlamentario, la cifra fácilmente se multiplica.

Gabinete de médicos

Así, el gabinete de ministros escogido por el Presidente electo, Gabriel Boric, tiene una particularidad: cinco secretarias de Estado son médicos. Izkia Siches (Interior), Jeannette Vega (Desarrollo Social y Familia), María Begoña Yarza (Salud), Marcela Hernando (Minería) y Maya Fernández (Defensa), aunque esta última posee el título de médico veterinaria.

En las subsecretarías, hasta ahora se ha confirmado que el médico PS y diputado Manuel Monsalve asumirá la de Interior, acompañando a Siches. Y en la cartera sanitaria, como es usual, el espacio de la subsecretaría de Salud Pública sería ocupado por el salubrista Cristóbal Cuadrado (RD).

En ese sentido, el nombramiento de Siches es el disruptivo con el cargo. Durante la campaña, la doctora parecía la sucesora natural de Enrique Paris en Salud. Luego, se perfiló como vocera, pero finalmente se convirtió en la primera mujer en asumir la cartera de Interior.

“Muy prontamente después de ganar el presidente electo me señaló que quería que participara en el comité político, obviamente eso requería alejarme de mi área más natural que es salud y con posterioridad me planteó esta innovadora idea de ser la primera mujer en asumir interior (...) di un paso al frente”, señaló la doctora en el video de presentación del ministerio.

Quien vio de cerca la transformación de Siches como figura gremial a figura política fue el secretario nacional y compañero de directiva en el Colegio Médico (Colmed), José Miguel Bernucci. Dice que la cercanía entre salud y cargos políticos no es nueva.

“Hay una mezcla de cosas: la medicina en general tiene una rama científica sobre políticas públicas. Y en ese sentido, hay una rica historia de médicos que han participado en reformas de salud y sociales en el país. El doctor Sótero del Río formó parte de varios gabinetes, no solamente de salud; el doctor Cruz-Coke fue parlamentario y junto con (Salvador) Allende crearon el Servicio Nacional de Salud. El gremio médico ha sido parte de las grandes reformas, y lo que está pasando ahora es parte de esa historia. Sin embargo, existen cualidades personales tanto en la doctora Siches como las otras doctoras del gabinete”, asegura.

Por otro lado, la futura ministra de Salud, Begoña Yarza, asegura que no es necesariamente el “delantal” el que hace preferible a una persona para un cargo sobre otro, sino que las aptitudes, y que en su cartera, “cada vez es más necesaria la mirada multidisciplinaria, incorporar más profesiones y más disciplinas que las de la salud”.

Influencia de la pandemia

A favor de la figura de Siches -comenta Bernucci- jugó que durante la pandemia la futura jefa política del gabinete se posicionó como una contraparte técnica y política tanto del exministro Jaime Mañalich como del ministro Enrique Paris.

“La ciudadanía interpretó que esta contraparte estaba dada por un interés en proteger a la población y fue probablemente esta empatía lo que marcó este despegue como figura política”, añade Bernucci.

El diputado PS, Juan Luis Castro coincide con Bernucci y señala que “no es tanto el delantal blanco, sino que la fuerza y convicción de este grupo mujeres que son médicos, que algunas vienen del Parlamento y tienen un modelo de liderazgo muy particular que yo creo que pesó en el Presidente Boric, más allá del delantal. Coincidió en que estas mujeres son doctoras, de edad media o jóvenes como Izkia Siches, y que tienen una fuerza política potente”.

Castro añade que “ella fue el alter ego de los ministros Mañalich, Paris e incluso de Piñera. No cabe duda que su salto al estrellato fue durante la pandemia, pese a que ella lidera el Colmed desde 2017″.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.