El príncipe Carlos, heredero del trono durante casi 70 años, se acerca al centro del escenario

La reina Isabel II y el príncipe Carlos en la abadía de Westminster, en Londres. Foto: AP

El príncipe ha adoptado un enfoque diferente al de su padre, el príncipe Felipe, para apoyar a la reina.


La muerte del príncipe Felipe, el esposo de la reina Isabel II durante más de 73 años, agudiza la atención sobre su hijo mayor, el príncipe Carlos, quien tiene cada vez más la tarea de administrar los complejos asuntos privados de la Casa de Windsor, así como asuntos de Estado.

Nadie ha esperado tanto para gobernar el reino británico como el príncipe Carlos. El hombre de 72 años, también conocido como el príncipe de Gales, es el heredero más antiguo al trono británico. Y aunque tanto él como su padre han desempeñado un papel de apoyo para la reina Isabel II durante décadas, han adoptado enfoques diferentes.

Su padre, el duque de Edimburgo, era un exoficial naval que hablaba con franqueza y tenía la virtud de ceder firmemente ante su esposa mientras ayudaba a dirigir los asuntos familiares entre bastidores.

La reina Isabel II y el príncipe Felipe, junto a sus hijos en Clarence House, en Londres, en noviembre de 2007. Foto: AFP

El príncipe se ha esforzado por ajustarse a la convención real de neutralidad política, haciendo campaña sobre temas relacionados con el medioambiente, diseñando su propia ciudad y lanzando una marca de alimentos orgánicos. La visión del príncipe de una monarquía más reducida y de bajo costo está comenzando a tomar forma, pero ha luchado por acorralar a la familia en medio de una serie de percances y escándalos.

Sus esfuerzos por replantear el papel del príncipe de Gales como agente de cambio le han traído tanto elogios como críticas. Las encuestas de opinión muestran regularmente que el príncipe Carlos está a la zaga de otros miembros de la familia real en términos de popularidad.

Su prédica por un cambio radical y al mismo tiempo abrazar una existencia altamente privilegiada irrita a algunos. “Probablemente sea inevitable que si desafías los bastiones del pensamiento convencional te verás acusado de ingenuidad”, escribió el príncipe Carlos en la introducción de su libro de 2010 Harmony.

La muerte del príncipe Felipe trae un momento de tranquilidad y posiblemente conciliación mientras la familia real y el país se unen para rendir tributo al consorte real de Gran Bretaña con más años de servicio. En todo el país, el sábado, las armas saludaron, las banderas ondearon a media asta y los simpatizantes se alinearon frente al Palacio de Buckingham. “Su energía fue asombrosa al apoyar a mi mamá y hacerlo durante tanto tiempo”, dijo el príncipe Carlos a la British Broadcasting Corp.

El príncipe Carlos, los duques de Cambridge y los duques de Sussex asisten al Servicio anual de la Commonwealth en la abadía de Westminster, en Londres, en marzo de 2020. Foto: Reuters

La Casa de Windsor enfrentará un delicado ejercicio de marca en los próximos años, dicen los observadores reales. La reina Isabel II, cuando llegó al trono en 1952, tuvo la suerte de ser una joven glamorosa, dijo Robert Hazell, experto en la Constitución británica y profesor del University College London.

Si es que accede al trono, “Carlos va a ser un anciano poco atractivo por causas ajenas a él”, dijo. El hijo del príncipe Carlos, el príncipe Guillermo, de 38 años, es mucho más popular, lo que genera dudas sobre si en algún momento se haría a un lado para proteger la institución, dijo Hazell.

Otros dicen que los riesgos son exagerados. “Mi corazonada es que será un rey perfectamente exitoso por derecho propio”, dice Philip Eade, autor de The Young Prince Philip.

El príncipe Carlos enfrenta la doble tarea de administrar la política familiar y tratar de remodelar la monarquía mientras la reina de 94 años aún vive. El príncipe Carlos estuvo muy involucrado en las negociaciones después de que su hijo menor, el príncipe Harry, decidiera renunciar a los deberes reales después de casarse con la actriz Meghan Markle.

Esa división se volvió tóxica. El duque y la duquesa de Sussex, ahora con sede en California, durante una entrevista con Oprah Winfrey acusaron a la realeza de racismo en sus filas, acusaciones que la reina dijo que se están investigando en privado. La pareja también se quejó de que el Palacio de Buckingham se había negado a permitirles emprender empresas privadas mientras representaban a la corona.

El príncipe Carlos y su esposa Camilla asisten a la ceremonia de apertura del Parlamento en Londres, en octubre de 2019. Foto: AP.

El príncipe Carlos también ha tenido que manejar las consecuencias de los vínculos de su hermano, el príncipe Andrés, con el condenado delincuente sexual Jeffrey Epstein. Una de las presuntas víctimas de Epstein dice que fue obligada a tener relaciones sexuales con el príncipe Andrés, lo que el príncipe niega rotundamente. A instancias del príncipe Carlos, el príncipe Andrés fue despojado de sus deberes reales. Sin embargo, el príncipe Andrés todavía vive en la propiedad de la reina en Windsor y, a diferencia del príncipe Harry, todavía se llama Su Alteza Real.

Los dos monarcas en espera anteriores que ostentaban el título de príncipe de Gales -los eventuales Eduardo VII y Eduardo VIII (que abdicó para poder casarse con la divorciada estadounidense Wallis Simpson), eran playboys. El príncipe Carlos trabajó duro para llevar el papel en una dirección distinta.

A diferencia de su padre, un valiente héroe de guerra, el príncipe Carlos luchó por estar a la altura del prototipo del heredero masculino. En un internado en Escocia, el joven real fue condenado al ostracismo e intimidado. Fue investido como príncipe de Gales por la reina en 1969. Como es tradicional para los miembros de la realeza, el príncipe Carlos comenzó una carrera en las FF.AA., sirviendo en la Marina durante varios años.

Britain's Prince Charles visits New Zealand
Foto: Reuters

Pero rápidamente se reinventó a sí mismo como un activista real. Al igual que su padre, el príncipe Carlos ha abrazado la idea de que la monarquía del Reino Unido debe ganarse un lugar en el corazón de la gente a través de buenas acciones. En 1976 creó el Prince’s Trust y está involucrado con más de 400 organizaciones diferentes. El enfoque del príncipe Carlos en las preocupaciones sobre el medioambiente, que se remonta a la década de 1960, se considera en muchos sectores como una visión de futuro.

Este papel fue eclipsado durante mucho tiempo por el interés de los medios en su infeliz primer matrimonio con la princesa Diana, quien le dio dos hijos y un divorcio. El príncipe Carlos “estaba atrapado entre el mundo moderno y el mundo de sus padres, su madre en particular”, dijo su biógrafa Sally Bedell Smith.

La muerte de la princesa Diana obligó a la familia real a modernizarse y repensar sus relaciones con el público británico. Eso le dio espacio al príncipe Carlos para reconstruir su vida privada. En 2005, el príncipe Carlos y Camilla Parker Bowles, una divorciada con la que el príncipe tenía una relación de larga data, se casaron en una ceremonia civil en Guildhall, Windsor.

El príncipe de Gales dice que su forma de operar cambiará si llega a ser rey. “La idea de que voy a ir exactamente de la misma manera si tengo que tener éxito es una completa tontería”, dijo el príncipe Carlos en un documental de la BBC sobre su vida que se emitió en 2018. “Las dos situaciones son completamente diferentes”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.