Importaciones siguieron imparables en julio, con alzas de 131% en transporte y 91% en combustibles

26 de ENERO DEL 2014/SAN ANTONIO Tras llegar a un acuerdo entre trabajadores portuarios, empresario y el gobierno, se reanudaron las faenas en los puertos de Chile, en la imagen el puerto de San Antonio operando. FOTO: JUAN MANUEL OLIVARES/AGENCIAUNO

De acuerdo al Servicio Nacional de Aduanas, las compras al exterior subieron 58,7% el mes pasado. Respecto de las exportaciones destaca el saltó de 57% de los envíos a Estados Unidos, aunque no resulta suficiente para acercarse a lo que se dirige a China, que se queda con el 40% del total de los envíos.


La actividad económica doméstica repunta con fuerza y el comercio exterior no es ajeno a esta tendencia. Así ha quedado de manifiesto en el reporte de julio elaborado por el Servicio Nacional de Aduanas, que muestra un incremento interanual del intercambio comercial de 46,4% en julio al alcanzar los US$ 15.305 millones, y anota un aumento de 35% en lo que va transcurrido del año, totalizando 94.222,5 millones.

El mes pasado el punto alto volvieron a marcarlo las exportaciones, que lograron escalar 58,7% con US$ 7.703 millones. Su componente más importante, los combustibles, es uno de los grandes impulsores, gracias a saltos como los de 223,2% en petróleo crudo o de 83,1% en gas natural, de manera tal que ese grupo de productos en su conjunto registra un alza de 91% llegando a US$ 1.178,9 millones

Otra área que destaca en el reporte son las importaciones de transporte, que trepan 131,8% hasta los 924,7millones. En este caso, sobresalen los aumentos de 192% de automóviles para mercancías, 148,3% de automóviles para pasajeros y 124% de tractores. Mientras que no se queda muy atrás el alza de 119,2% de chasis, carrocerías, partes y accesorios de vehículos automóviles.

Exportaciones al alza

Las cuentas positivas de las importaciones, donde también se vieron aumentos relevantes en vestimenta (71,9%), alimentos (54,6%) y maquinarias (19,3%), también se replicaron en las exportaciones, aunque con aumentos un poco más acotados. En este caso el incremento observado el mes pasado fue de 39,9%, hasta llegar a los US$ 8.300,1 millones.

En el análisis por sector, es la minería la que vuelve a dar la nota más alto con un incremento de 56%, totalizando US$ 5.554,9 millones. El componente más importante, los minerales de cobre y sus concentrados, generaron un importante impulso gracias a envíos por US$ 3.078,5 millones, que equivalen a un alza de 85,5%, mientras que igualmente sobresalen los aumentos de 120% en el litio y 64,6% en el hierro. Esto, en un contexto de precios más altos que los registrados hace un año.

Por otra parte, también destacaron los envíos de forestales, que subieron 34,2% a US$ 576,4 millones. Más acotadas fueron los avances de 10,8% en productos del mar, 1,2% en frutas y 15,9% en otros alimentos, mientras que los envíos de productos vitivinícolas cedieron 2,8%.

En tanto, la fotografía respecto a los destinos de las exportaciones también muestra una dinámica interesante, gracias a que la potente recuperación de Estados Unidos quedó plasmada en los envíos nacionales con un salto de 57,4% hasta llegar a los US$1 293,7 millones. Sin embargo, esto está lejos de ser suficiente para alcanzar a China.

El gigante asiático en julio siguió ocupando el trono entre nuestros socios comerciales, al acaparar el 40% de todos nuestros envíos. Solo el mes pasado los bienes exportados a China llegaron a US$ 3.370,2 millones, un aumento de 35,9%.

De esta manera, en el conjunto del año, el podio de los destinos de exportación queda estático con China en el primer lugar con US$ 20.277 millones, seguido de Estados Unidos con US$ 8.207 millones y Japón con US$ 4.067 millones. En tanto, en el vecindario es Brasil la que encabeza el listado con US$ 2.483 millones, seguido de Perú con US$ 889 millones y México con US$ 776 millones.

Balance positivo

En lo que va transcurrido del año las importaciones chilenas crecen 47% hasta US$ 45.931,3 millones, mientras que las exportaciones lo hacen en 27,3% a US$ 51.906,9 millones. De esta manera la balanza comercial sigue positiva, en US$ 5.975,6 millones, aunque más acotada que en enero-julio del año pasado cuando marcaba un saldo a favor de US$ 9.538,1 millones.

La positiva fotografía del comercio exterior chileno fue celebrada por las autoridades. Para Alejandro Weber, Subsecretario de Hacienda, “las estadísticas de estos primeros 7 meses del año con crecimiento de doble dígito en exportaciones e importaciones reflejan el escenario de recuperación económica que se encuentra Chile y que se va a seguir sintiendo con fuerza en el segundo semestre de este año”. En ese marco, destaca que “el comercio exterior ha sido parte importante de este proceso de reactivación y esperamos que nos siga aportando en empleo y mayor recaudación”.

En tanto, el director Nacional de Aduanas, José Ignacio Palma, plantea que “la meta como servicio fiscalizador y recaudador es seguir siendo un soporte del comercio exterior y de la reactivación económica de Chile, por lo que las cifras de importaciones y exportaciones nos tienen muy satisfechos”.

Cabe destacar que el comercio exterior ha aportado, en términos de recaudación de impuestos, un total de US$ 9.432,9 millones, un aumento de 37,7% en relación al mismo periodo del año anterior. Se está cumpliendo plenamente con los objetivos que nos hemos propuesto desde el inicio de la pandemia en el 2020 y durante el transcurso de todo este año”, indicó Palma.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La Tercera Noche


En medio de la mejoría de los indicadores epidemiológicos, el gobierno ha anunciado que no renovará el Estado de Excepción Constitucional. Con todo lo que ello implica, en La Moneda y Salud ya alistan ajustes al plan "Paso a Paso", pues el análisis que realizan es que -por ejemplo- tanto la fase de Cuarentena y de Transición no serían aplicables, pues la alerta sanitaria, por sí sola, no permitiría las restricciones de movimiento. Según trascendidos, se mantendría un plan con "fases", pero más acotadas que las cuatro etapas actuales y los aforos podrían modificarse, pero se mantendrían como una medida sanitaria para evitar aglomeraciones.