Kim Jong Un perdió peso y los norcoreanos están alarmados

Esta combinación de fotos de archivo proporcionadas por el gobierno de Corea del Norte, muestra al líder norcoreano Kim Jong Un en las reuniones del Partido de los Trabajadores en Pyongyang, Corea del Norte, el 8 de febrero de 2021, izquierda, y el 15 de junio de 2021 a la derecha. Foto: AP

Los observadores de Pyongyang no sospechan que se trate de un problema de salud, pero la implicancia es que el líder se está apretando el cinturón junto con sus ciudadanos que enfrentan escasez de alimentos.


Kim Jong Un ha perdido algo de peso y gran parte de Corea del Norte ahora está llorando. Fotografiado recientemente en las reuniones del Partido de los Trabajadores, Kim se ve más delgado, lo que provocó que los medios estatales cuidadosamente coreografiados del régimen realizaran entrevistas con ciudadanos norcoreanos, quienes expresaron su preocupación por el líder del país en la empobrecida nación.

“Nos rompió el corazón cuando vimos que nuestro querido secretario general se había vuelto demacrado”, dijo un hombre norcoreano de mediana edad, que llevaba un sombrero de paja y se refería a uno de los títulos oficiales de Kim. “Las lágrimas salieron naturalmente”.

Ningún tema dentro de la altamente censurada Corea del Norte se encuentra más prohibido que la salud del gobernante Kim. Los funcionarios surcoreanos han dicho recientemente que no notaron ningún cambio significativo en la salud de Kim. Esos comentarios siguieron a una evaluación de la agencia de espionaje en noviembre que señalaba que el dictador, a pesar del tabaquismo crónico y la obesidad, parecía estar bien.

Pero los observadores de Pyongyang sienten que la figura más delgada de Kim tiene un potencial trasfondo político, ya que entrega imágenes crudas de que el líder supremo se encuentre sufriendo junto con sus ciudadanos que enfrentan escasez de alimentos y una crisis económica. Kim reconoció recientemente la situación alimentaria de Corea del Norte e instó a los líderes del país a resolver la escasez resultante de una menor producción agrícola, que atribuyó en gran parte a las malas cosechas causadas por los tifones del verano pasado.

El líder norcoreano Kim Jong Un habla en la sesión plenaria del octavo comité central del Partido de los Trabajadores de Corea en esta imagen fija tomada de las imágenes de KRT el 16 de junio de 2021. Foto: Reuters

“No podemos descartar que Kim escuchó a su médico y perdió peso”, dijo Nam Sung-wook, profesor de estudios norcoreanos en la Universidad de Corea del Sur. “Su régimen, sin embargo, está tratando de generar simpatía pública por él a través de esas entrevistas a medida que la situación económica empeora”, dijo.

Kim, que se cree que mide alrededor de 1,70 cm, inclina la balanza en un estimado de 140 a 150 kilos, dijo la agencia de espionaje de Seúl. Eso es casi el doble del rango de peso normal para alguien de la altura de Kim

Después de que su padre, Kim Jong Il, muriera hace casi una década, Kim Jong Un, que entonces tenía 27 años, pesaba 90 kilos relativamente esbeltos en su primer año al frente de Corea del Norte. Desde entonces, ha ganado alrededor de 6,3 kilos al año, dijo la agencia de espionaje de Seúl.

El aumento de peso de Kim fue para ayudarlo a parecerse mejor a su abuelo, dicen los observadores del régimen de Kim, ya que despierta la nostalgia de tiempos mejores entre los norcoreanos. Kim Il Sung, el padre del país y abuelo de Kim, nunca perdió los kilos que ganó después de la Guerra de Corea de 1950-53 antes de su muerte, en 1994.

Independientemente de lo que haya detrás de la reciente pérdida de peso de Kim, algunos expertos surcoreanos dicen que es poco probable que haya perdido peso adrede. “En Corea del Norte, el sobrepeso es una señal de autoridad y poder”, dijo Kim Chun-sig, un exalto funcionario de Seúl que supervisó la política de Corea del Norte. “Es por eso que Kim Jong Un ganó peso en primer lugar y por qué es poco probable que haya perdido peso a propósito”.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, habla durante la sesión del cuarto día de la Tercera Reunión Plenaria del Octavo Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea en Pyongyang, Corea del Norte, en esta imagen publicada el 18 de junio de 2021. Foto: Reuters

La salud de Kim, y de sus predecesores, durante mucho tiempo ha atraído la especulación mundial, que se complica aún más por la insularidad del régimen reprimido por la información. El año pasado, una ausencia de casi tres semanas a la vista del público encendió un juego de adivinanzas mundial sobre si Kim estaba vivo o muerto. Más tarde salió, sonriendo y fumando, en la inauguración de una fábrica.

La atención no es infundada. Una desaparición repentina de un gobernante como Kim, si se llegara desencadenar una revuelta interna o un caos político, podría significar que Estados Unidos, sus aliados y China tendrían que prepararse para un repentino flujo de refugiados. También podría requerir un posible despliegue de tropas para evitar que las armas nucleares de Pyongyang caigan bajo el control de un reemplazo deshonesto.

Los funcionarios de inteligencia deberían tratar de obtener más información sobre por qué Kim ha perdido peso y cuánto ha perdido, dijo Cho Tae-yong, exviceministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur y ahora legislador conservador que forma parte del comité de inteligencia de la legislatura de Seúl.

Una foto combinada de imágenes fijas tomadas de videos del KRT muestra al líder norcoreano Kim Jong Un hablando en la reunión plenaria del 8 ° comité central del Partido de los Trabajadores de Corea el 16 de junio de 2021 y en la segunda reunión plenaria del 8 ° Comité Central de los Trabajadores 'Fiesta el 12 de febrero de 2021. Foto: Reuters

“La salud de Kim Jong Un en sí misma es una señal de la situación interna de Corea del Norte”, dijo Cho.

Los medios de comunicación estatales de Corea del Norte rara vez comentan sobre la salud del gobernante Kim. En 2014, Kim Jong Un había estado ausente durante semanas y reapareció caminando con un bastón. Los medios estatales comentaron que Kim no se había sentido bien.

En 2008, los medios estatales de Corea del Norte habían guardado silencio sobre una misteriosa enfermedad de su padre, Kim Jong Il. Los detalles surgieron después de que un neurocirujano francés, que dijo que trató en secreto al líder norcoreano, concedió entrevistas a los medios en las que mencionó que Kim había sufrido un derrame cerebral.

Los medios estatales no proporcionaron muchos detalles sobre la condición médica de Kim Jong Il hasta su muerte en 2011. Kim murió de un ataque cardíaco mientras viajaba en un tren, informaron los medios estatales.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La Tercera Noche


En medio de la mejoría de los indicadores epidemiológicos, el gobierno ha anunciado que no renovará el Estado de Excepción Constitucional. Con todo lo que ello implica, en La Moneda y Salud ya alistan ajustes al plan "Paso a Paso", pues el análisis que realizan es que -por ejemplo- tanto la fase de Cuarentena y de Transición no serían aplicables, pues la alerta sanitaria, por sí sola, no permitiría las restricciones de movimiento. Según trascendidos, se mantendría un plan con "fases", pero más acotadas que las cuatro etapas actuales y los aforos podrían modificarse, pero se mantendrían como una medida sanitaria para evitar aglomeraciones.