Tipos, materiales y sus partes: Guía para elegir la mochila adecuada

Las mochilas son un accesorio tradicional e indispensable para los escolares. Existen diversos diseños y materialidades. Conozca algunas recomendaciones que debe tener en cuenta antes de comprar una.


Útiles escolares, libros, cuadernos, útiles de aseo o el estuche son algunos de los elementos que se pueden encontrar al interior de la mochila de un escolar. Sin duda, es un accesorio indispensable para la vida diaria de los estudiantes. En el mercado se pueden encontrar diversos tipos de mochilas. De acuerdo a Mauricio Palma Jara, kinesiólogo y académico, existen principalmente tres tipos de mochilas:

  • Mochila: Equipaje que se lleva sobre la espalda por medio de dos correas que pasan sobre los hombros. De preferencia su material debe ser poliéster, ya que tiene mayor resistencia a la deformación. No son aconsejables las de género, mezclilla o de materiales que faciliten la deformación por peso y no distribuyen su carga de manera uniforme.
  • Morral: Equipaje que se cuelga mediante una sola correa de un hombro y que cae al costado del cuerpo. Puede usarse paralela al tronco o cruzada a través del mismo. El morral no es recomendable, debido a su alta deformidad y por qué no distribuye la carga de manera uniforme, debido a su única correa y material de construcción deformable.
  • Carrito con ruedas escolar: Pequeña valija con dos ruedas pequeñas y manija para ser empujada y no arrastrada por el piso. Su inconveniente son las escaleras y terreno irregular.

Materiales

Entre los materiales más usados para la fabricación de las mochilas están:

  • Canvas (Lienzo): Son mochilas prácticamente de tela, por lo tanto, son muy ligeras.
  • Imitación de piel (eco cuero): Es una alternativa a la piel animal. Suelen ser muy resistentes debido al grosor del material
  • PVC / plástico: Son muy resistentes a manchas por líquidos o raspones a diferencia de las anteriores. Sin embargo, al ser plástico pueden llegar a romperse si se llegase a atorar con algo o tirar con mucha fuerza.
  • Poliéster: Son las mochilas enfocadas para el público escolar. Suelen caracterizarse por ser muy resistentes y prácticas, existen algunos modelos que son a prueba de agua.

En búsqueda de la mochila ideal

Una mochila para ser considerada adecuada para un estudiante y que transportará cargas diariamente debe cumplir con ciertos requisitos:

A) La base de la mochila debe ser firme, esto permite que la carga transportada, se mantenga en su lugar y evite la deformación de la mochila, provocando que el peso de la carga pueda llegar más debajo de la cintura.

B) La espaldera de la mochila (zona que está en contacto con la espalda) debe ser firme y acolchada, en ella debería ir un compartimento en la que se debe llevar los objetos de mayor peso.

Además, agrega Palma, debe incluir tirantes anchos y acolchados en los hombros. Por su parte, los tirantes estrechos no son recomendables, ya que se pueden incrustar en los hombros. Esto puede causar dolor y restringir la circulación.

Asimismo, se aconseja que la mochila tenga dos tirantes para los hombros. "Las mochilas de un solo tirante para el hombro que atraviesa el cuerpo en diagonal no distribuyen el peso equitativamente", comenta este académico.

También es fundamental que cuente con un respaldo acolchonado, cuya función es proteger contra bordes filosos de objetos que estén dentro de la mochila y aumenta la comodidad.

Comenta