Blanco y Negro aprueba millonario pago a referentes y compensación al plantel

La concesionaria celebró una reunión extraordinaria de directorio en la que se ratificó la fórmula de pago de derechos de imagen y pase a seis jugadores. Además, se decidió que el resto de los futbolistas reciba las utilidades por la organización de partidos en 2021 y 2022, lo que no cayó bien.




Por cinco votos contra cuatro, el directorio de Blanco y Negro aprobó la fórmula de pago por derechos de imagen y pase a siete de los principales referentes del plantel, que bordea los $ 500 millones. La propuesta fue presentada por el presidente Aníbal Mosa y fue valida por mayoría simple.

De este modo, Esteban Paredes, Carlos Carmona, Matías Zaldivia, Nicolás Blandi, Juan Manuel Insaurralde y Pablo Mouche recibirán estos dineros en cuatro cuotas entre enero y junio del próximo año, luego de que previamente aceptaran esta modalidad tras conversaciones con el gerente deportivo Marcelo Espina.

El desglose de los dineros es el siguiente: Paredes obtendrá $ 89 millones por derechos de imagen, mientras que Mouche, Insaurralde y Blandi se repartirán US$ 227 mil por este mismo concepto. De ellos, este último también obtendrá una parte de los US$ 291 mil destinados a la cuota de pase, que también alcanzarán Carmona y Zaldivia.

La intención del timonel albo era solucionar rápidamente esta situación y no judicializarla, lo que hubiese dilatado bastante el pago, con el fin de buscar una solución expedita y amistosa que ayudara a recomponer las relaciones con el equipo, más allá que dentro del directorio existían opiniones que apuntaban a que durante los tres meses y medios de suspensión laboral no se utilizó la imagen de los futbolistas.

Frente a las voces en las que se pedía una compensación para el resto del plantel y así no generar tensiones, la mesa de la concesionaria aprobó que las utilidades generadas por la realización de dos partidos amistosos en 2021 y 2022 fueran en directo beneficio para este grupo de jugadores y las de un tercer partido, para la plana administrativa, que no tiene el beneficio en sus contratos, a diferencia de sus compañeros. Sin embargo, esta intención no convence a los futbolistas.

Otra alternativa que surgió fue la repartición del dinero de estos beneficiados con el resto. No obstante, por ahora solo el capitán Esteban Paredes ha manifestado su disposición para contribuir con una especie de fondo común para los que ganan menos. Esta situación genera tensión entre los jugadores, porque hay diversas posturas.

Los votos favorables a la iniciativa fueron entregados por Aníbal Mosa, Harold Mayne-Nicholls, Alejandro Ascuí, Edmundo Valladares y José Miguel Sanhueza, mientras que Alfredo Stöhwing, Ángel Maulén, Diego González y Carlos Cortés se opusieron.

Entre los argumentos del grupo que rechazó la medida se encuentra la fragilidad económica del club. De hecho, varios directores creen que hay un peligro de quiebra de la concesionaria, que ya reporta una deuda de $ 35.700 millones y además este año probablemente el club no genere recursos por concepto de recaudación.

Otra de las justificaciones que entregó ese bloque, tiene relación con la incertidumbre acerca de los ingresos que tendrán en 2021. Y, por último, calificaron como “discriminatoria” la repartición, considerando que gran parte del plantel no tendría derecho a esos dineros, al igual que el personal administrativo que vio disminuido su sueldo.

Comenta