Cuando la dupla 'Za-Sa’ causaba furor

Goles, goleadas, eliminatorias y un Mundial para repasar en cuarentena. El dorado historial de Zamorano y Salas, una de las delanteras más temidas de los 90', reunidas de nuevo durante el Teletón.




En medio de la edición 2020 de la Teletón, una de las más complejas desde su debut en 1978 debido a la pandemia del coronavirus, se dio el reencuentro de dos de los jugadores más importante de la historia del fútbol chileno: Iván Zamorano y Marcelo Salas. Dos nombres que los fanáticos del balompié nacional manejan a la perfección.

Por un lado, Bam Bam. Un ariete nacido en Santiago que debutó en 1984 vistiendo la camiseta de Cobreandino. Un 9 temido por los rivales que llegó a la élite, representando a clubes como el Sevilla, el Real Madrid y el Inter de Milán. Por otro, un oriundo de Temuco que rompió redes y celebró campeonatos en clubes de la talla de la Juventus, la Lazio y River Plate. Formado en la Universidad de Chile, club con el que jugó su primer partido como profesional en 1993. Conocido internacionalmente como un Matador del área.

Quienes alguna vez comandaron la ofensiva de la Roja no compartían pantalla desde hace seis años y, en el marco del evento benéfico que los juntó por última vez en la televisión en 2014, lo hicieron a través de una videollamada, en la que Salas destacó el constante apoyo de su excompañero a la Teletón. Como respuesta, Zamorano le recordó la química que ambos tenían dentro de la cancha. "Bam Bam siempre ha estado apoyando a la Teletón. Todos los años ha estado presente. Aquí no hay camisetas, tenemos todos la Roja, como la tiene Iván ahora”, dijo el también apodado Fenómeno. “Todos necesitamos una conexión y Marcelo fue mi gran conexión en la selección chilena. Atrás nuestro habían nueve leones y eso es trabajo en equipo”, le contestó el ex Colo Colo desde Miami.

Pese a que cada uno cuenta con su propio historial de goles y campeonatos, en la selección nacional de Chile ambos escribieron una sola historia, la de la dupla “Za-Sa”. Para conocer el inicio la pareja que hizo festejar a los fanáticos del Equipo de Todos en un total de 71 ocasiones, hay que remontarse al 29 de marzo 1995. Ese día, la Selección que en ese entonces dirigía Xabier Azkargorta se midió en Estados Unidos ante México. Se dice que lo que comienza bien termina de la misma forma. Y así fue. Apenas 13 minutos del partido y Zamorano habilitó a Salas, quien de zurda batió a Jorge Campos y puso el 0-1.

El Tri logró empatar el cotejo, pero una falta en el área sobre Marcelo Vega le permitió al otrora atacante albo establecer el 1-2 de penal en los 77′. Las 59.188 personas que estuvieron en Los Ángeles para ver el duelo presenciaron lo que fue el principio de dos artilleros que de a poco se consagraron como líderes del camarín rojo. El Matador con el 11 y Bam Bam con el 9. Dos camisetas que con los años harían vibrar a más de una garganta nacional.

La época dorada de los Za-Sa fue en el proceso clasificatorio para el Mundial de Francia que se disputó en 1998. Un periodo de alegría para el hincha de la Roja que confiaba plenamente en su delantera. Y las esperanzas no fueron en vano. Entre ambos, esas eliminatorias marcaron 23 de los 32 goles que la Roja anotó en todo el proceso y cumplieron con las expectativas: instalaron a Chile en una nueva cita planetaria después de 16 años. En el torneo de selecciones, Salas anotó dos veces frente a Italia, una ante Austria y otra ante Brasil, completando un total de 4 cuatro dianas. Zamorano, en tanto, no logró ninguna.

Los “Za-Sa” tuvieron su última aparición destacada el 15 de agosto del 2000, cuando Chile se impuso por 3-0 a Brasil, por las clasificatorias al Mundial del 2002 que se disputó en Corea del Sur y Japón, y que no contó con la participación de la Selección. Fabián Estay, Zamorano y Salas marcaron para el combinado nacional ese día.

El fin definitivo de la dupla fue el 1 de septiembre de 2001, cuando Bam Bam oficializó su retiro de la selección chilena, luego de un partido ante Francia, vigente campeón del mundo en esa época. La Roja se impuso por 2-1 ante 65.000 personas en el Estadio Nacional. Fue reemplazado en el 84′ por Claudio Núñez para recibir una ovación inolvidable. Salas no jugó ese encuentro, pero aquel día se supo que no se les volvería representando a su país juntos. El Matador jugó su último duelo por la Selección el 21 de noviembre del 2007, en la derrota por 0-3 frente a Paraguay.

El deporte y los amigos que este deja los volvió a juntar. La última vez que ambos compartieron una cancha fue en 2019, en la despedida del ex futbolista mexicano Rafael Márquez, donde Salas anotó un golazo para demostrar que su calidad sigue intacta. Y como en tantas ocasiones, el primero en llegar al abrazo del festejo fue Zamorano, el hombre con el que Matador vivió sus mejores años en el fútbol de selecciones. Una dupla única en su especie que ocupa gran parte de los libros sobre el fútbol chileno.

Comenta