De desechados a figuras: futbolistas que se convirtieron en estrellas tras el rechazo de otros clubes

Un listado de jugadores que recibieron portazos en sus primeras pruebas en el medio local y terminaron escribiendo su nombre en la historia de sus respectivos equipos o países. Algunos lograron finalmente llegar al club que deseaban. Otros recalaron en el archirrival.




No importa cómo se empieza, sino cómo se termina. Una frase que puede aplicarse tanto en la vida como en el fútbol. Porque pese a que es un deporte en el que existe una diversidad de casos, no todos los soñadores logran ser lo suficientemente persistentes para cumplir sus anhelos. Aún más cuando el principio del camino se hace difícil. Y en el balompié, las historias de jugadores que fueron rechazados en un principio para luego destacar en el profesionalismo son varios. Con los años, algunos de ellos finalmente lograron llegar al club en el que probaron suerte por primera vez, mientras que otros recalaron en el archirrival.

El pasado cruzado de Chupete

FOTO: CAPTURA DE PANTALLA.

Antes de su éxito con la selección chilena y Colo Colo, Humberto Suazo realizó sus inferiores en la Universidad Católica. No obstante, su personalidad y su indisciplina terminaron sacándolo del club. Años más tarde, hizo su debut con la camiseta de Ñublense. Luego pasó por Magallanes, San Antonio Unido, donde fue figura en el 2002, y San Luis de Quillota. Su buen nivel lo llevó a Audax Italiano y luego al Cacique, donde jugó la final de la Copa Sudamericana 2006 y fue campeón tres veces. Con 10 dianas, fue el máximo goleador de la Roja en las clasificatorias al Mundial de Sudáfrica 2010. También es el mayor anotador en la historia del Monterrey, con 121 conquistas.

La vuelta larga de Beausejour

La ilusión de convertirse en futbolista de Jean Beausejour comenzó en la Universidad de Chile, cuadro en el que milita actualmente. Eso sí, no fue sencillo para el lateral volver a vestir la camiseta de la U. Antes, tuvo que pasar por la UC, club donde debutó, y Colo Colo, los dos máximos rivales de su actual equipo. A nivel de selecciones, el Bose formó parte de los planteles que conquistaron la Copa América de 2015 y 2016 y ha jugado dos veces la Copa del Mundo (2010 y 2014), consiguiendo marcar en ambas un tanto.

El período albo de Orellana

Fabián Orellana, campeón de América con Chile en 2016, es otro de los que no pudo completar su etapa formativa en el club que lo recibió por primera vez. En su caso, Colo Colo, donde coincidió en inferiores con Matías Fernández y Francisco Silva. El autor del histórico gol a Argentina en 2008 e integrante del plantel de Audax Italiano que llegó a la final del Clausura 2006 comenzó a desarrollarse como futbolista en el Monumental, donde años más tarde fue desechado por sus características físicas. Fue campeón de América en 2016 y hoy es de las buenas figuras del Eibar español.

El primer acercamiento de Bam Bam al Monumental

Pese a que Iván Zamorano finalizó su carrera en Colo Colo, el cuadro albo pudo amarrar sus goles años atrás. Antes de su debut en el profesionalismo con Cobresal, en 1985, Bam Bam fue a probarse a las inferiores del Cacique, club del que ha manifestado públicamente ser hincha. Pero su juego, en ese entonces, no convenció en Macul. Años más tarde, luego de debutar en Cobresal, el ariete fue figura del Real Madrid y del Inter de Milán. Recién en 2003 se concretó su llegada a Pedrero, donde se retiró luego de una temporada en la que anotó ocho goles. Un final feliz para otro que tuvo que dar una vuelta larga antes de llegar al club de sus sueños.

Galaz, el goleador del mundo que dejó escapar la UC

Patricio Galaz, el máximo anotador de la Primera División en una temporada en 2004 y quien fue goleador del mundo ese mismo año, hizo todas sus inferiores en la Católica, club en el que alcanzó a debutar y a salir campeón en 1997, pero que lo desechó luego de una temporada. Pese a que fue borrado de San Carlos de Apoquindo, con los años su capacidad de anotar le permitió conquistar tres títulos con Cobreloa, además de formar parte de la Roja que disputó la Copa América 2004. En 2007, fichó por el archirrival del club que lo formó, la U, donde no mostró su mejor nivel.

El breve paso por la precordillera de Turboman

FOTO: AGENCIA UNO.

Al igual que Beausejour, Eduardo Vargas fue otro de los jugadores que fueron fundamentales en las dos veces que Chile se consagró como campeón de América, finalizando como ambos torneos como el goleador del certamen. Otro de sus mejores logros en el fútbol es la Copa Sudamericana que ganó con la U en 2011. En junio de ese mismo año, Turboman celebró su primer título como profesional con los azules, tras vencer a la UC, el club donde estuvo un corto período en sus inicios como jugador, en la final del Apertura por un global de 4-3. Y es que antes de incorporarse a las inferiores de Cobreloa, el oriundo de Renca entrenaba sobre el césped de San Carlos de Apoquindo, donde finalmente no continuó. El destino lo ubicó en la vereda de en frente.

El largo recorrido de Kalule antes de volver a su casa

FOTO: AFP.

Rodrigo Meléndez hizo sus inferiores en Colo Colo, pero no alcanzó a hacer su debut ahí. Antes, fue borrado del equipo, por lo que su lucha por ser jugador de fútbol la continuó en Magallanes y luego en Cobreloa, donde sumó sus primeros minutos como profesional. Luego de su paso por el conjunto nortino, Kalule partió a Argentina para jugar por Quilmes, en 2003, y, un año después, por Estudiantes de la Plata. Recién en 2006 fue anunciado como fichaje de los albos, cuadro en el que estuvo hasta 2010 y en el que conquistó siete torneos nacionales siendo una de las figuras del equipo.

Mauro Camoranesi, de rechazado por Wanderers a campeón del mundo

FOTO: AFP.

Uno de los casos más conocidos de jugadores que fueron rechazados y luego se convirtieron en figura es el del ítalo-argentino Mauro Camoranesi. En 1995, el exvolante ya había debutado con la camiseta del Santos Laguna mexicano, pero aún así seguía buscando otras oportunidades. Un año después, viajó hasta Valparaíso para probarse en Santiago Wanderers, donde estuvo a prueba y, finalmente, no quedó. Tras ello, militó en Montevideo Wanderers de Uruguay, Banfield y el Cruz Azul. Eso sí, su vida cambió radicalmente cuando fue contratado por el Hellas Verona italiano en el 2000. Luego de buenas actuaciones en ese club y también en la Juventus, donde luego firmó, el transandino se nacionalizó italiano, lo que le permitió representar a la selección de ese país en el Mundial de Francia 2006, torneo en el que fue campeón.

Desechado en su niñez y luego buscado: las veces que el Matador pudo ser albo

Marcelo Salas debutó en 1993.

Marcelo Salas es uno de los máximos ídolos de la U y de la Selección. El atacante, quien jugó su primer partido oficial con la camiseta azul en 1993, logró representar a equipos importantes como River Plate, la Lazio o la Juventus. No obstante, su carrera pudo haber tomado otro rumbo. Antes de llegar al conjunto universitario, el Matador probó suerte sin éxito en Colo Colo durante su niñez. Luego, Leonardo Véliz, el entrenador que lo citó por primera vez a la Roja Sub 17 en 1991, tuvo intenciones de llevarlo al Cacique, pero finalmente la U se le adelantó. Es el segundo goleador histórico de la Roja, con 37 dianas.

Comenta