Diez veces en que leyendas del fútbol perdieron la cordura en la cancha

Tras cumplirse un nuevo aniversario de la agresión de Zidane a Materazzi en la final del Mundial de 2006, repasamos otras situaciones donde grandes jugadores perdieron los estribos en el campo de juego.




Maradona y la batalla del Bernabéu frente al Athletic

La final de la Copa del Rey entre Barcelona y el Atletic de Bilbao de 1984 fue uno de los partidos más polémicos en la historia del fútbol español. Hasta antes del encuentro ya había un pronóstico hostil. El entrenador del equipo vasco era Javier Clemente, reconocido por sus frases contra los argentinos, mientras que en la banca del equipo azulgrana estaba César Luis Menotti, campeón del mundo con la Albiceleste en 1978. ¿Y en la cancha? Maradona ante Goikoetxea, el mismo quien meses antes lesionó al Diego, provocándole una fractura de tobillo. El partido que se disputó en el estadio Santiago Bernabéu terminó en 1-0 en favor de los vascos. Tras el pitazo final, Maradona, quien jugó su último encuentro con el club culé, se descontroló y golpeó a Núñez y Sola. Ahí el conflicto estalló hasta transformarse en una verdadera batalla campal, que tuvo como espectadores a los reyes de España.


El día que Cantona apuntó a la tribuna

El francés Eric Cantona fue una de las figuras de la Premier League en los años 90, pero un hecho extrafutbolístico lo llevó a la fama mundial. En 1995, en el encuentro entre Crystal Palace y Manchester United, un hooligan del equipo local conoció de cerca los estoperoles del zapato del delantero de los Diablos Rojos. Tras recibir la tarjeta roja al inicio del segundo tiempo, con su equipo ganando por 0-1, Cantona abandonó el campo y fue ahí cuando recibió una serie de insultos por parte de la tribuna. El francés perdió el control y saltó para patear al hincha. “Patear a un fascista no se saborea todos los días. Me arrepiento de no haberle pegado más fuerte”, declaró después. Tuvo nueve meses de suspensión, 30 mil dólares de multa y 120 horas de trabajo comunitario.


Chilavert y una grosería ante Roberto Carlos

En la fecha 14 de las Eliminatorias rumbo a Corea-Japón 2002 se enfrentaron Brasil y Paraguay. En una jugada, Roberto Carlos realizó su clásico disparo potente al arco del José Luis Chilavert. El paraguayo reaccionó con gestos, asegurando que no le anotaría. La Verdeamarela se impuso por 2-0 y fue al término del partido donde se vío la imagen que marcó la fecha. Chilavert se acercó a saludar al lateral y lo sorprendió con un escupitajo en el rostro frente a las cámaras de televisión.


El duro choque entre Rijkaard y Völler en Italia 1990

Alemania y Holanda protagonizaron el duelo más llamativos de los octavos de final del Mundial de Italia. El encuentro, final anticipada entre dos de las mejores selecciones europeas, registró uno de los duelos más ásperos de la cita. En el primer tiempo, el holandés cometió una fuerte entrada contra el delantero germano y recibió la tarjeta amarilla, hecho que aumentó su furia y se desquitó con un escupitajo contra el Völler. El alemán recibió la amarilla por reclamar. En la jugada siguiente, el teutón chocó con el arquero holandés y comenzó otra pelea con Rijkaard. El árbitro argentino expulsó a ambos jugadores por la indisciplina demostrada en la cancha. Los golpes continuaron en el túnel.


Ruggeri y su intento fallido ante Chilavert

El 6 de agosto de 1996 se vivió uno de los cruces más violentos del fútbol argentino. Vélez Sarfield, que vivía su época dorada en esos años, recibió a San Lorenzo, que contaba con el defensor Óscar Ruggeri, uno de los más duros del torneo trasandino. En la última jugada del encuentro, el arquero paraguayo salió a cortar una jugada del rival y se llevó el balón con los pies a un costado del área. La situación provocó la furia de Ruggeri, quien se lanzó con todo para lesionar al meta por atrás. El arquero fue avisado por un rival y alcanzó a eludir el golpe. “Me tiré para lesionarlo”, declaró el campeón del mundo, quien ni siquiera fue amonestado.


El peor momento para perder la cabeza

Zidenine Zidane comandó a Francia hacia la final de la Copa del Mundo de 2006. El exmediocampista ya había anunciado que se retiraría del profesionalismo luego del torneo, a pesar de mantenerse aún en un alto nivel competitivo. Abrió la cuenta ante Italia en la definición por el título, marcador que luego empataría el defensor Marco Materrazi, el otro protagonista de esta historia. Tras el 1-1 en los 90′, el partido se fue al alargue. En los 110′, Zidane no soportó el palabreo de Materazzi, a quien golpeó fuertemente con la cabeza. El árbitro argentino Horacio Elizondo no dudó en expulsar a Zizou, quien abandonó el campo de juego por útima vez como futbolista profesional. Italia se impuso por 5-3 en penales y conquistó su cuarta corona mundial.


El triste adiós de Bam Bam

El exdelantero Iván Zamorano volvió a Chile en 2003 tras una exitosa carrera para finalizar profesionalmente en el equipo que siempre soñó jugar: Colo Colo. El histórico excapitán de La Roja jugó gratis en el Cacique, que en ese tiempo vivía una profunda crisis económica. Su último partido fue en la final del Apertura 2003, entre Cobreloa y los albos. En la vuelta el equipo minero se impuso por un contundente 4-0 para quedarse con el título. Sobre el final, el goleador golpeó al árbitro Carlos Chandía y fue expulsado. Recibió una sanción de 11 partidos sin poder jugar, hecho que adelantó su retiro.


El puñetazo de Romario a Simeone

El partido entre Sevilla y Barcelona, de la temporada 1993-1994 de la Liga de España, dejó uno de los momentos más especiales del certamen. El Barcelona llega al encuentro luego de golear por 5-0 al Real Madrid, con tres goles del brasileño Romario. En el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, un jugador durísimo enfrentó al equipo catalán: el argentino Diego Simeone. El delantero brasileño ingresó en el segundo tiempo y le propinó un tremendo combo en el rostro al trasandino. Fue sancionado con cuatro partidos de suspensión. “Insultó a mi madre y dijo que yo no tenía sangre humana, sino de cucaracha”, declaró el astro brasileño.


El mordisco de Luis Suárez

En el duelo entre Italia y Uruguay, por la fase grupal del Mundial de Brasil 2014, se vivió una de las escenas más llamativas del certamen. En el minuto 78, el delantero uruguayo mordió en el hombro al defensor Giorgio Chellini y luego se lanzó al suelo haciendo gestos de dolor en su dentadura. El árbitro no amonestó a nadie, pero las sanciones no tardarían en llegar. La marca Adidas terminó el contrato con Suárez, quien fue castigado con cuatro meses sin jugar y privado de nueve encuentros con la selección charrúa. Era la tercera vez que mordía a un rival, ya había practicado en Holanda e Inglaterra.


La frustración de Messi y Medel

La definición del tercer puesto en la Copa América de Brasil 2019, entre Chile y Argentina, dejó algo más que los clásicos goles anecdóticos de un partido que cada vez menos jugadores quieren disputar. En el primer tiempo, un encontrón entre Gary Medel y Lionel Messi aumentó rápidamente de intensidad. El Pitbull, reconocido por su temperamento, encaró al astro argentino, quien reaccionó con firmeza corporal pero sin agresiones. Ambos jugadores fueron expulsados. “El árbitro se equivocó y nos expulsó mal a los dos”, declaró el defensor de La Roja.

Comenta