El bolsillo aprieta la vuelta europea

La práctica del Liverpool. En Inglaterra se jugarán 92 partidos sin público.

La Premier League y la Serie A tienen fecha de regreso: 17 y 20 de junio. España alista el anuncio. Jugadores y técnicos temen por la pandemia, pero la presión económica es muy fuerte.




Junio es el mes de la Operación Retorno en el fútbol europeo, porque se reanudarán tres de las grandes ligas: España, Inglaterra e Italia. Ayer se confirmaron las fechas de la vuelta tanto en la Premier League como en la Serie A. Mientras la primera vuelve el 17 de junio, con la disputa de dos partidos pendientes (uno es Manchester City-Arsenal), el Calcio retomará actividad el 20. En España, en tanto, alistan el anuncio: el gobierno aprobó el regreso para el 8 de junio, pero la fecha que estudian es para el 11 del mismo mes.

Entrenamiento del Barcelona.

“Como hemos dicho desde el primer momento, el fútbol se reanudaría solo en condiciones de seguridad. Ahora Italia está volviendo a abrir y es correcto que vuelva también el fútbol”, declaró el ministro de Deportes, Vincenzo Spadafora, luego de una reunión sostenida con los presidentes de la Federación Italiana y de la liga. También se plantea la disputa de las semifinales y la final de la Copa Italia entre el 13 y el 17 de junio.

Es una gran noticia para los fanáticos, aunque no existe un completo consenso en la idea de volver en medio de la emergencia sanitaria, acarreada fundamentalmente por un factor económico, ya que acabar anticipadamente los campeonatos implica altas pérdidas para los clubes. Solo el Manchester United tuvo en el primer trimestre del año pérdidas de 3,3 millones de libras (4 millones de dólares). Sus ingresos fueron de 26 millones de libras (US$ 32 millones), un 51,7% menos que en el mismo periodo del 2019.

Uno de los principales críticos con el regreso de las competencias es Didier Deschamps, el DT campeón del mundo con Francia. Dijo que los partidos de la Bundesliga “se parecen al fútbol”, pero que dejan imágenes “incoherentes”. “Responde evidentemente en primer lugar a una problemática económica… España e Inglaterra, dos grandes países de fútbol, están planificando la reanudación de la Liga y de la Premier, pero han decidido no retomar los campeonatos femeninos, que no generan muchos ingresos. ¡Eso lo dice todo!”, dijo en Le Parisien. Además, apoyó la decisión de cerrar anticipadamente la Ligue 1.

Los propios jugadores han manifestado reparos, incluso con entrenar, por miedo a contagiarse. Es el caso de N’Golo Kanté. El volante del Chelsea recién se integró a las prácticas individuales, pero luego de solicitar una licencia por temor a contraer el virus y así seguir con el entrenamiento en domicilio. “Lo pasó mal durante la cuarentena con síntomas del virus que le causaron ese miedo. Es muy comprensible”, dijo su compañero Willy Caballero. Otro futbolista, Troy Deeney, capitán del Watford, denunció que recibió amenazas contra su bebé de cinco meses luego de que hace semanas anunciara que no iba a entrenar con su club, precisamente para evitar exponerlo (su hijo tiene problemas respiratorios).

En Italia, el plantel del Brescia ha manifestado su oposición a la vuelta del Calcio. “Tenemos miedo. Todos estamos expuestos. No solo los jugadores, sino también los utileros, los fisioterapeutas, los masajistas”, dijo su capitán, Daniele Gastaldello.

El factor económico es clave para entender la vuelta del fútbol. Un estudio de la BBC publicado este mes prevé que las consecuencias financieras a raíz del Covid-19 pueden reportar a los clubes europeos pérdidas de casi 4.000 millones de euros (US$ 4.400 millones) hasta el final de la temporada que viene, pese a que se juegue a puerta cerrada. Solo en Inglaterra, las pérdidas se estiman en mil millones de libras (US$ 1.200 millones).

Los dineros de la TV son un sostén vital de la industria. En la temporada 18-19, los 20 equipos de la Premier ingresaron a sus arcas 2.785 millones de euros (más de US$ 3.000 millones). La UEFA también ha manifestado su distancia con el término anticipado de los torneos, como sucedió en Francia. Quiere que las ligas finalicen en cancha. La necesidad económica también presiona sus intereses.

Comenta